Trabajadora de cafetería escolar ayuda a niño con enanismo al mejorar bastante su carrito de almuerzo

·3  min de lectura
 (KGW8)
(KGW8)

Una trabajadora de la cafetería escolar de buen corazón y su esposo hicieron una gran diferencia para un niño de seis años en Oregon que tiene enanismo al hacer que su carrito para el almuerzo mejore bastante.

Enedelia Mottram, que sirve almuerzos en el distrito escolar de Beaverton, notó a Julian Worsham durante su primera semana en primer grado.

Si bien Julian ama todas las cosas que hace cualquier otro niño de seis años (Super Mario, Taekwondo, jugar con su hermano), también tiene acondroplasia, que es la forma más común de enanismo.

“Nació en un mundo que, de alguna manera, no está hecho para él”, dijo el padre de Julian, Brett, a KGW8.

Su madre, Heather, declaró que sabía que cuando él entrara a primer grado tendrían que hacerle muchas adaptaciones, pero no había considerado la cafetería de la escuela. Julian necesita ayuda para moverse y no puede ver lo que hay en el mostrador.

Aquí entra Mottram, quien vio que el carrito temporal para el almuerzo de Julian era una caja de leche al revés con ruedas, unida con cinta adhesiva.

“Solo quería ayudar a Julian, su cabeza apenas llega a la línea del mostrador. No puede ver nada”, aclaró Mottram.

Habló con su esposo, James, un trabajador metalúrgico, quien expresó sus ganas de ayudar.

“Pensé que podíamos hacer mucho más por él, ya sabes. Quería hacer algo genial que él estaría feliz de empujar y de lo que estaría orgulloso”, agregó .

A pesar de no haber realizado nunca un proyecto como este, él y un equipo de herreros de Wright Manufacturing en Portland utilizaron su tiempo libre para ayudar a Julian.

Mientras tanto, la escuela pudo encontrar otro carrito, pero el equipo pensó que podrían construir algo más personalizado para él.

Después de dos semanas, entregaron un carrito ajustable muy especial con agarraderas de manubrio como una motocicleta, llamas en los costados, placas de matrícula personalizadas y un taburete a juego para que Julian lo use para ver qué hay disponible en el mostrador, que se puede almacenar dentro del carrito cuando no se usa.

Los padres de Julian están impresionados y no se dieron cuenta de lo asombroso que sería el carrito al final. Julian también es un fanático, ama las llamas y la placa.

“Se tomaron el tiempo para conseguir esas placas con su nombre, se ve que en realidad le pusieron mucho corazón. Entonces, cuando lo vi, lo primero que en realidad fue una foto de James y su equipo que hicieron el carrito y lloré. Es algo tan dulce”, aseguró Worsham, madre de Julian.

“La increíble cantidad de amabilidad que se nos dio, sobre todo a mi hijo Julian, fue increíble”, aseveró su esposo.

Mottram dice que Julian ahora es independiente, mientras que antes tenía que ser asistido por un miembro del personal.

Esta no es la única vez que Julian recibe tanta amabilidad. Una plataforma en la que se suponía que podía descansar las piernas debajo de su pupitre no funcionaba, por lo que su maestra le pidió a su cuñado que hiciera algo para reemplazarla.

“Hay personas maravillosas en este mundo que, ya sabes, tienen los ojos abiertos. Ven necesidades que deben satisfacerse y las satisfacen. Así que espero que otros niños puedan satisfacer sus necesidades a del mismo modo”, expresó Worsham.

Ella finalizó: "Me siento muy agradecida".

Relacionados

En una casa, dos hermanos con discapacidad tuvieron experiencias pandémicas opuestas

Mujer sorda revela con lágrimas que se le negó el servicio en Dunkin’ Donuts debido a su discapacidad

Departamento de Educación abre investigación de derechos civiles a estados que prohíben medidas contra COVID

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.