Trabajó décadas en planta procesadora. Murió de coronavirus

PATTY NIEBERG
·4  min de lectura
Carolina Sánchez muestra una foto que se tomó con su marido Saúl Sánchez en Lake Tahoe, Nevada, en noviembre del 2019. Saúl Sánchez falleció tras contagiarse del coronavirus. La foto es del 12 de octubre del 2020, tomada en la casa de los Sánchez en Greeley, Colorado. (AP Photo/David Zalubowski)

CORONAVIRUS MEXICANO EEUU

Carolina Sánchez muestra una foto que se tomó con su marido Saúl Sánchez en Lake Tahoe, Nevada, en noviembre del 2019. Saúl Sánchez falleció tras contagiarse del coronavirus. La foto es del 12 de octubre del 2020, tomada en la casa de los Sánchez en Greeley, Colorado. (AP Photo/David Zalubowski)

GREELEY, Colorado, EE.UU. (AP) — Saúl Sánchez se vino de México a Estados Unidos para tratar de salvar la vida de su hija menor. Encontró una nueva vida para él y su familia, un jefe que ofreció pagar por el tratamiento médico de su hija y una comunidad rural que quiso mucho.

Se pasó décadas trabajando junto a otros inmigrantes y refugiados en la planta procesadora de carne JBS de Greeley, que resultó un foco de infecciones del coronavirus. Cuando falleció en abril por el virus, la comunidad abrumó a su familia con muestras de cariño y relatos sobre su compasión.

Su hija mayor, Estela Hernández, dice que no sabía hasta qué punto había llegado la bondad de su padre hasta que un indigente se presentó a darle su pésame y le contó que en una ocasión le había dado una frazada y le había pagado para que le limpiase la nieve en un invierno.

“Nunca haremos todo lo que hizo él, ni tendremos su impacto. Ha sido un gran ejemplo”, expresó Betty Rangel, la segunda hija de Sánchez.

Su familia cuenta que Sánchez fue un hombre humilde, devoto de sus hijos, que les enseñó a mostrarse agradecidos de las oportunidades que se les presentaban, se preocupó siempre por su educación y vio cómo su hija menor, Patty, superaba su problema y se recibía de enfermera.

A principios de la década de 1970, Patty sufría de problemas renales y Sánchez, quien por entonces administraba 15 farmacias, necesitaba ayuda para pagar por su atención médica. Se fue de Ciudad Juárez en 1972 para trabajar en jardinería en Parker, Colorado. Su familia se le unió en 1976.

“Pasó de lucir traje y corbata a plantar semillas y trabajar en un oficio muy duro. Jamás se quejó. Siempre nos dijo que debíamos apreciar las oportunidades que se nos presentaban”, expresó Betty Rangel.

Cuando vino a Estados Unidos para ganar suficiente dinero como para pagar los gastos médicos de Patty, encontró un jefe dispuesto a ayudarlo. El dueño de la empresa de jardinería pagó por el tratamiento “porque valoraba a mi papi”, dijo Rangel.

Cuando la familia se mudó a Greeley, abrió la primera panadería mexicana en 1992. Su padre fue escalando en la planta procesadora de carne de JBS USA y patrocinó a equipos deportivos de la zona, como había hecho en Juárez.

“No se quedaba con nada, quería darle todo lo que podía a la comunidad, a nosotras”, dijo Estela Hernández.

Cuando escaseó el dinero, Betty y Estela ofrecieron dejar los estudios y trabajar para ayudar a pagar las cuentas. Pero su padre se opuso. Su educación era la gran prioridad, les dijo.

En una ocasión Patty Rangel le dijo a su padre que no podía costear los libros de estudio.

“Él me entregó el dinero y me dijo, ‘no te preocupes, tu educación y lo que estás haciendo es lo importante. Te apoyaré siempre que lo necesites’. También me decía, ‘no compres usado, compra nuevo’”, relató Patty.

Sánchez trabajaba muchas horas extras. En el poco tiempo libre que le quedaba, le gustaba leer, hacer ejercicio y salir a caminar por la mañana. Una vez le dio una serenata a Patty frente a su casa por su cumpleaños... a las siete de la mañana.

Era muy bromista —tenía surcos en su rostro producto de tantas risas— y entretenía a su familia con su sentido del humor; le decía a su esposa que sus tortillas y sus frijoles eran los mejores que había comido en su vida y le gustaba lucir la camiseta de los Broncos de Denver, el equipo de fútbol americano.

En su casa, llena de fotos de la familia y de artefactos cristianos, se hacían todos los festejos de la familia y se reunían los sábados. La casa era un regalo. Se la dejó a Sánchez una señora a la que él cuidó.

“Eso era lo que lo hacía feliz a mi papi. Tenernos a todos allí, todo el tiempo”, dijo Betty Rangel. “Nos enseñó que la familia es muy importante”.

Tras la muerte de su padre, la familia, junto con otras familias de empleados de JBS y del sindicato de trabajadores de las procesadoras de carnes, denunciaron a la empresa, acusándola de no tomar medidas para proteger a los empleados del virus.

Seis empleados han muerto, incluido Sánchez, y el sindicato está tratando de que la empresa pague compensaciones a sus familias.

JBS dice que no está claro dónde se contagió Sánchez, quien fue admitido en un hospital el 24 de marzo. Su prueba de coronavirus dio positivo.

Patty Rangel, la hija menor, trabajaba en el hospital como enfermera. La familia no pudo verlo para evitar contagios, pero ella sí. Se puso equipo protector y estuvo sentada a su lado cuando le desconectaron el respirador. Tenía 78 años.

“¿Fue una bendición haber estado allí? Sí. ¿Fue algo muy duro? sí. Pero no puedo imaginarme no haber visto a mi padre antes de su muerte. No puedo”, dijo la hija.

___

Nieberg es parte de la iniciativa Associated Press/Report for America Statehouse News. Report for America es un servicio nacional sin fines de lucro que procura cubrir noticias que no están siendo cubiertas.