El trágico origen del Día de los Santos Inocentes

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes, en referencia a la orden que dio el rey Herodes el Grande de asesinar a todos los menores de dos años que vivieran en Belén, esto tras enterarse del nacimiento de Jesús de Nazaret. Sin embargo, con el paso del tiempo, se tornó como una fecha en que se hacen diferentes bromas.

"El rey Herodes el Grande, ante la noticia del nacimiento de Cristo comunicada por los Magos, ordenó matar a los niños menores de dos años que vivieran en Belén y su comarca, temiendo que su poder se viera desplazado por la venida del Mesías anunciado por los profetas. El hecho provocó la huida a Egipto de la Sagrada Familia", documentó el investigador Francisco de Asís García, de la Universidad Complutense de Madrid en su artículo "La matanza de los inocentes".

El investigador documentó que ese episodio está presente en diferentes fuentes: "Entre los evangelios canónicos, tan sólo el de Mateo recoge el episodio: ‘Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: Un clamor se ha oído en Ramá, / mucho llanto y lamento: / es Raquel que llora a sus hijos, / y no quiere consolarse, / porque ya no existen’".

"El culto prestado al martirio de los Inocentes y su auge en la espiritualidad cristiana supuso sin dudad uno de los factores decisivos en la difusión del tema. Los orígenes de tal conmemoración litúrgica, en torno al siglo IV, se hallan en el ciclo de Navidad y Epifanía, del cual se desgajó para cobrar entidad autónoma en la centuria siguiente", detalló el especialista.

Durante la Edad Media, este acontecimiento se combinó con la "Fiesta de los locos", convirtiéndose en una celebración pagano-religiosa. Actualmente en diferentes países del continente americano y España, en el continente europeo, esta fiesta evolucionó hasta convertirse en lo que hoy conocemos como el Día de los Santos Inocentes, fecha en la que se acostumbra realizar bromas, aunque el origen de esta tradición no está del todo claro.

Esta costumbre se mantiene vigente en países como México, Colombia, Venezuela, Perú y Ecuador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Bolivia y Chile.

En el caso de México, al terminar la broma, se suele decir: "Inocente palomita que te dejaste engañar".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.