Una explosión seguida de un voraz incendio en un hospital de Bagdad dejó 82 muertos, la mayoría enfermos de Covid

·4  min de lectura
El incendio en el hospital Ibn Khatib en el área del Puente Diyala de la capital iraquí
El incendio en el hospital Ibn Khatib en el área del Puente Diyala de la capital iraquí

BAGDAD.- Por lo menos 82 personas murieron y 110 resultaron heridas en un incendio este sábado en un hospital en el sudeste de Bagdad que había sido equipado para albergar a pacientes con Covid-19, un drama que provocó la cólera de los iraquíes y llamados a la dimisión de los responsables, en un país con un devastado sistema de salud.

El siniestro se produjo debido a la explosión de unos tanques de oxígeno que estaban “almacenados sin respetar las condiciones de seguridad” en el hospital Ibn al Khatib de Bagdad, en el área del Puente Diyala de la capital iraquí, explicaron fuentes médicas a la AFP.

El señor de las armas que está en la mira de la unidad de elite de killers rusos

“El ministerio del Interior anuncia la muerte de 82 personas y 110 heridos en el incendio accidental” del hospital, dijo en un comunicado difundido por los medios de comunicación estatales. Numerosas víctimas estaban conectadas a ventiladores cuando estallaron los tubos de oxígeno, causando un incendio que se extendió rápidamente, según médicos y bomberos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esta tragedia generó una ola de indignación entre los iraquíes, después de que fuentes médicas la atribuyeran a la negligencia, vinculada con frecuencia a la corrupción endémica que azota al país.

En las redes sociales del país circulaban las palabras clave “dimisión del ministro de Salud”. Poco después, el primer ministro iraquí, Mustafa al Kazimi, anunció que suspendió al ministro de Salud, Hasan al Tamimi, quien será interrogado como parte de la investigación del incendio.

El primer ministro ya había suspendido de sus funciones al jefe de Salud del sector oriental de Bagdad, al director del hospital y a los jefes de la seguridad y del mantenimiento técnico. “Están siendo interrogados y nadie -dijo- quedará en libertad ‘hasta que se juzgue a los culpables’”.

Iraquíes transportan el ataúd de un familiar que murió durante la explosión registrada ayer en el hospital Ibn Al Khatib en Bagdad
Agencia AFP


Iraquíes transportan el ataúd de un familiar que murió durante la explosión registrada ayer en el hospital Ibn Al Khatib en Bagdad (Agencia AFP/)

Al Kazimi anunció tres días de duelo nacional y la apertura de “una investigación inmediata”, cuyos resultados quiere “en 24 horas”.

Sin protección

En medio de la noche, cuando había decenas de familiares junto a “treinta pacientes en una unidad de cuidados intensivos” reservada para los casos más graves en Bagdad, las llamas se propagaron a las plantas, informó una fuente médica.

”El hospital no tenía un sistema de protección contra incendios y los falsos techos permitieron que el fuego se propagara a productos altamente inflamables”, informó la Defensa Civil. “La mayoría de las víctimas murieron porque fueron desplazadas y privadas de ventiladores, y otras, asfixiadas por el humo”, añadió.

Fuerzas de seguridad iraquíes en la puerta del Hospital Ibn Al Khatib de Bagdad tras el incendio
Agencia AFP


Fuerzas de seguridad iraquíes en la puerta del Hospital Ibn Al Khatib de Bagdad tras el incendio (Agencia AFP/)

Videos colgados en las redes sociales muestran a los bomberos intentando apagar las llamas mientras los enfermos y sus familiares tratan de salir del edificio, situado a las afueras de Bagdad.

Amir, de 35 años, relató a la AFP haber “salvado por las justas a sus hermanos que se hallaban en el hospital”. “La gente se encargó de sacar a los heridos”, dice. Es un “crimen”, denunció la comisión gubernamental de derechos humanos. “Contra pacientes extenuados por el Covid-19 que pusieron sus vidas en manos del ministerio de Salud y que en vez de curarse murieron por las llamas”.

Población joven

Horas después del incendio, y antes de la suspensión del ministro titular, el ministerio de Salud se jactó de haber “salvado a más de 200 pacientes” y prometió “un balance preciso de muertos y heridos más tarde”.

Irak, un país de 40 millones de habitantes, con escasez de medicamentos, médicos y hospitales desde hace décadas, superó el miércoles el millón de casos de Covid-19, pero registra un número de muertos relativamente bajo, debido probablemente a que su población es una de las más jóvenes del mundo.

Chips de chocolate: la “dulce” diplomacia de Joe Biden con miembros del Congreso

La misión de la ONU en Irak expresó “su dolor” y se declaró “conmocionada” por la tragedia, y el papa Francisco, que efectuó una visita histórica al país en marzo, instó a “rezar” por las víctimas del siniestro.

El sistema de salud de Irak, ya arruinado por décadas de sanciones, guerra y negligencia, está desbordado por la crisis del coronavirus. El número total de personas infectadas con Covid-19 en el país es de 1.025.288, incluidas 15.217 muertes, dijo ayer el Ministerio de Salud.

Agencias Reuters y AFP