El Toro Loco Churrascaría, la irresistible mezcla de la carne asada con el sabor del Caribe

La carne asada en Miami era patrimonio de los restaurantes argentinos y de alguno que otro brasileño, pero al influjo de estos locales han brotado otros de ese estilo, regentados por empresarios cubanos. Hay varios ejemplos pero el que manda la parada es El Toro Loco Churrascaría, que siguiendo la línea empresarial de los argentinos Novecento o Baires Grill, ya es una cadena con cinco sucursales. Para escribir esta crónica, para vivir la experiencia de comer en este renombrado restaurante, acudimos al más reciente de sus locales, El Toro Loco de la Calle 8 y la Avenida 19, a cinco cuadras del Parque del Dominó.

Vista externa del local del Toro Loco en la Calle 8.
Vista externa del local del Toro Loco en la Calle 8.

Es domingo a la tarde, mejor dicho a media tarde. A la entrada luce un grupo de mesas desiertas debido al calor de septiembre y en un extremo, una boteriana réplica de un toro negro tamaño natural, ícono de la casa, claro. En el interior el ambiente es luminoso y algo festivo, familiar. Los meseros y meseras recorren el local de manera incesante, sonrientes, vestidos de negro. Este Toro Loco fue inaugurado a principios de año. El visitante del restaurante no tarda en llevar la mirada a una preciosa barra de licores, que a sus espaldas tiene parrillas a la vista, donde se cocinan las delicias que son el leitmotiv del lugar: carnes vacunas de todo tipo y origen, esto último sin exagerar ya que algunas provienen de Japón y Nueva Zelanda.

Aldo Espinosa, chef y propietario de la cadena de restaurantes El Toro Loco.
Aldo Espinosa, chef y propietario de la cadena de restaurantes El Toro Loco.

Se puede empezar la experiencia pidiendo una entrada consistente en croquetas con queso manchego; las mismas se pueden untar en una deliciosa salsa de guayaba. Cuestan $10. Otro appetizer recomendable es el pulpo a la gallega “estilo El Toro Loco”, o sea, cocinado a la parrilla. El calor de la tarde invita a probar un cóctel fresco, área donde reinan los mojitos a un precio de $16. Siempre en el rubro de bebidas con alcohol hay shots de tequila saborizados en $8. Mirando el valor de cada licor se comprueba una de las virtudes más promocionadas del lugar, que son los precios, bastante razonables.

Chef y propietario Aldo Espinosa.
Chef y propietario Aldo Espinosa.

El fenómeno de El Toro Loco Churrascaría no se entiende sin el empuje y el ángel de su propietario. Se trata de Aldo Espinosa, un chef y empresario cubano que comenzó a darle forma a esta empresa en el 2014 con un carro de comida o food truck, ubicado frente a la sede de FIU, en la avenida 107 del suroeste. De aspecto saludable, fornido, aficionado a la lucha libre, y con una coleta en el pelo que recuerda a un colega suyo conocido internacionalmente, el turco Salt Bae. Pronto Aldo hará crecer este mini imperio gastronómico con la apertura de un Toro Loco en Doral y otro en Hammocks, pegado a Kendall.

Cocina a la vista del público.
Cocina a la vista del público.

El Toro Loco de La Pequeña Habana bulle. Tiene capacidad para 160 comensales. En las paredes cuelgan pantallas que transmiten imágenes de paisajes idílicos. El entusiasmo mayor llega con las bandejas y platos con carne, omnipresentes en todas las mesas. Se puede pedir en distintos formatos: sola; con dos acompañantes; o en una parrillada clásica o “picada” con varios cortes. El rango de precios de las picadas varía entre los $21 para una sencilla y los $178 para una de carne “wagyu”, un tierno, sabroso y saludable corte de origen japonés que se ha puesto de moda. El resto de cortes son, entre otros, la picaña brasileña (tapa de cuadril o tapilla de ternera) o el filete de costilla “tomahawk”.

El Toro Loco Churrascaría, que siguiendo la línea empresarial de los argentinos Novecento o Baires Grill, ya es una cadena con cinco sucursales, cuenta con un ambiente para toda la familia.
El Toro Loco Churrascaría, que siguiendo la línea empresarial de los argentinos Novecento o Baires Grill, ya es una cadena con cinco sucursales, cuenta con un ambiente para toda la familia.

Otros destacados en el apartado de las carnes son el churrasco de ternera, el bife de chorizo, las chuletas de cordero y de cerdo, el pollo envuelto con tocino, el filete miñón, la hamburguesa Angus o los perros calientes Wagy. Como acompañante se puede solicitar un choclo o maíz cocinado en mantequilla, queso parmesano y aceite de trufa. También están disponibles los más tradicionales y caribeños arroz, frijoles negros, maduros y tostones, además de papas fritas y ensaladas. En el menú también hay sopas y sandwiches.

Ensalada de aguacate.
Ensalada de aguacate.

La lista de vinos también es contundente. Hay californianos y españoles. Hay un merlot marca “El toro loco” que vale solamente $25 por botella. Un malbec argentino llamado “Cordero con piel de lobo”, $28. Hay un vino argentino denominado “Patria y vida”, como la canción. Este cronista probó una copa de un cabernet Sauvignon Austin Hope, originario de California, que hace perfecto maridaje con la picaña.

El restaurante cuenta con una larga lista de cocteles.
El restaurante cuenta con una larga lista de cocteles.

Para el final queda la degustación de un postre. Uno se puede decantar por una torreja, insignia del lugar, elaborada con una mezcla de pan francés, azúcar caramelizada y tres leches. También hay disponibles churros con canela, más los tradicionales flan y helado, entre otros. Un cóctel digestivo puede cerrar la visita, algo así como un licor de naranja. También es tentador el Espresso Bombón, con un toque de leche condensada. El restaurante está abierto todos los días, a partir de las 11 am. La visita es más que aconsejable porque tiene razón uno de los managers del local, Jeanpierre Cisneros, quien afirma: ”En El Toro Loco nos gusta tratar a los clientes como nos gustaría que nos traten a nosotros”.

El Toro Loco Churrascaría, 1970 SW 8 St., Miami, FL 33135, (305) 569-2929. De lunes a jueves de 11 a.m. a 11 p.m. Viernes y sábado de 11 a.m. a 12 a.m. Domingos de 11 a.m. a 11 p.m. eltorolocochurrascaria.com

El restaurante El Toro Loco cuenta con un ambiente festivo.
El restaurante El Toro Loco cuenta con un ambiente festivo.
Sopa del restaurante El Toro Loco.
Sopa del restaurante El Toro Loco.
Parrillada clásica o “picada” con varios cortes de carne.
Parrillada clásica o “picada” con varios cortes de carne.
Barra de El Toro Loco en La Pequeña Habana.
Barra de El Toro Loco en La Pequeña Habana.
Aldo Espinos, chef y propietario de El Toro Loco, hará crecer este mini imperio gastronómico con la apertura de un Toro Loco en Doral y otro en Hammocks, pegado a Kendall.
Aldo Espinos, chef y propietario de El Toro Loco, hará crecer este mini imperio gastronómico con la apertura de un Toro Loco en Doral y otro en Hammocks, pegado a Kendall.