Tormenta de ideas tuiteras sobre cómo cambiar los funerales para que dejen de ser “tristeza prefabricada”

Hace no mucho, Dani Sanchez-Crespo (@DaniNovarama) saltó al mundo de los virales tras una visita a Port Aventura y un hilo con sugerencias para ‘gamificar’ los parques temáticos y de atracciones. Ahora, unos cuantos hilos después, ha lanzado otro que está dando mucho juego en Twitter y que ha generado una prolífica lluvia de ideas para hacer que los funerales y entierros dejen de responder a un patrón de “tristeza prefabricada”.

Empieza @DaniNovarama, que reconoce contar con cierta experiencia en esto de acudir a entierros y que incluso ha tenido que enfrentarse a organizar dos de familiares cercanos, que quizá habría que darle una vuelta a la organización de estas despedidas para que fuesen mejores. Uno de los principales problemas son los tiempos. “¿Cuándo se diseña un funeral? Al menos en Barcelona se hace en el mismo hospital tras la muerte: acaban de darte la noticia, y ya te envían corriendo a la funeraria a decidir todo. Y nada hecho con prisas sale bien: elegimos cualquier cosa para salir del paso”, comenta. En Madrid y Toledo, por ejemplo, es similar.

Además, a esto se une que “al ser un cuasi-monopolio, las opciones son escasas: elige ataúd, elige flores, elige violinista. Más genérico, imposible. Y, cuidado, porque si ponen creativos, es peor. Una vez nos ofrecieron convertir al muerto en una joya. True story. Casi me muero yo del susto”, añade. La conclusión, que él mismo hace, no es complicada: “El organizador y el momento son incorrectos”.

Por eso, propone una alternativa que consiste básicamente en que cada uno organice “su propio funeral con calma en vida, para elegir una forma personalizada de irse del mundo. Y que luego un amigo o familiar sea quien lo lleve a la práctica”. De hecho, hay gente que lo deja todo bien atado y planeado antes de morirse.

Para quienes no son tan ‘previsores’, @DaniNovarama propone un ejemplo que nada tiene que ver con lo que se hace en España. “En Ghana”, comenta, “los ciudadanos encargan ataúdes temáticos antes de palmarla que reflejen cómo eran. Vas al funeral y ves un pez gigante con el muerto dentro. ‘Pues sería pescador, con dos cojones’. Sin bromas: mucho mejor que nuestros funerales genéricos”. Y en Taiwán “es tradición que la comitiva vaya escoltada por strippers para alejar los malos espíritus”. Sexista, añade, pero también original.

Como sugerencias para mejorar la despedida al fallecido, propone opciones como colocar “unos paneles en el hall y que los asistentes cuelguen fotos de la vida del difunto al llegar. Así conviertes el funeral en una exposición improvisada, surgen conversaciones sobre las fotos, es algo personal, y luego la familia se las queda”. Otra propuestas consiste en obligar a la gente a hablar porque “si metes gente en silencio en una sala, y pones música triste, drama garantizado. Si la gente habla, se distrae y no llora. El combo silencio + música triste no aporta nada: el muerto no se va más feliz porque montemos un drama”.

Servir comida también sería, desde su punto de vista, una buena opción. Además de porque comer levanta “el estado de ánimo” porque con ello “evitas que lo único a hacer sea ‘mirar el ataúd durante media hora’”. A quien elige el hilo musical le pide que deje “de poner Imagine y What a Wonderful World, por caridad os lo pido: existen otras canciones”.

La propuesta de este tuitero ha sido muy bien recogida entre los internautas, que se han animado a proponer más opciones e indicar cómo les gustaría a ellos irse de este mundo. Algunas, como la de donar el dinero de las coronas de flores a asociaciones, con carácter solidario. También hay quien ha mencionado, en el caso de funerales religiosos, las típicas palabras del sacerdote de turno.

Un hilo de Twitter ha generado multitud de ideas para que los funerales y entierros dejen de ser algo tan genérico y falto de personalidad. (Foto: Getty Images)