Torbellino de casos nuevos en Florida crea duda sobre la reapertura

Agencia EFE

Miami, 15 jun (EFE News).- Los más de 6.000 casos nuevos de COVID-19 contabilizados en Florida desde el pasado sábado y hasta este lunes, como remate de dos semanas de crecimiento diario por encima del millar de casos, ponen en cuestión los tiempos de la reapertura del estado y llevan a algunas autoridades locales a plantearse incluso una marcha atrás.

Al menos hoy la cifra de nuevos casos (1.758) estuvo por debajo de los dos millares, al contrario que el sábado (2.581, nuevo récord) y el domingo (2.016).

Desde el 1 de marzo, fecha en que se confirmó oficialmente el primer caso, hasta este 15 de junio se han registrado en Florida 77.326 casos y 2.938 muertes por COVID-19, de acuerdo con la cuenta del Departamento de Salud estatal.

Sin embargo, en esa cuenta no están incluidas más que las personas que han dado positivo en las pruebas de COVID-19, no en las de anticuerpos y si se agregan estas, la cifra se eleva a 85.478 positivos desde el 1 de marzo, de acuerdo con una nueva plataforma denominada Mapa del Coronavirus de la Comunidad de Florida.

CIFRAS Y TIEMPOS EN TELA DE JUICIO

Esta iniciativa ha partido de una exempleada del Departamento de Salud de Florida, Rebekah Jones, que ayudó a crear el portal estatal de datos del COVID-19 pero fue despedida en mayo pasado, según ella, porque a sus jefes no les gustaba su "transparencia".

Jones incluye en su nuevo portal datos que no están en el "oficial", como el número de recuperados en las últimas seis semanas (22.592), el de camas disponibles en unidades de cuidados intensivos disponibles (1.620) y el de casos registrados en las últimas seis semanas (40.711).

No solo las cifras de las autoridades estatales están en cuestión, también los tiempos de la reapertura "inteligente, segura y paso a paso" que inició en mayo el gobernador, Ron DeSantis, y está ya en la Fase Dos en la mayor parte del estado, para poner la economía florida de nuevo "en pie".

DeSantis atribuye el hecho de que los nuevos casos diarios sean muy superiores a los que había en la etapa de confinamiento a que ahora se hacen más pruebas de COVID-19 y en lugares que no son solo los focos principales, donde al principio de la pandemia se centraron los esfuerzos.

Sin embargo, científicos y periodistas se preguntan si la reapertura no ha sido demasiado pronto y si los floridanos no han bajado la guardia en lo que se refiere a la prevención del contagio.

Los alcaldes de Miami, Francis Suárez, y de Miami-Beach, Dan Gelber, tienen prevista para hoy una rueda de prensa en la que se prevé que anuncien medidas para contener el aumento de los contagios.

Desde Orlando, centro de Florida, hoy se informó del cierre temporal de bares y otros negocios reabiertos porque algunos empleados dieron positivo al nuevo coronavirus.

REBROTES

En Florida, que no es el único estado en desescalada donde se están registrando rebrotes en la últimas semanas, se han realizado pruebas de COVID-19 a 1.431.164 personas -Florida tiene 21,4 millones de habitantes- y un 5,4 % han dado positivo, según el Departamento de Salud.

Aunque Miami-Dade, Broward y Palm Beach siguen siendo los focos principales, el aumento de los nuevos casos no se circunscribe a esos tres condados, como indican los datos oficiales.

Suárez, que fue uno de los primeros contagiados de COVID-19, ha sido el primero en plantear la posibilidad de dar marcha atrás en el proceso de reapertura.

Según el portal de la comunidad, Miami acumula 12.766 casos.

Suárez ha dicho que le preocupa el efecto en la cuenta de COVID-19 local de las manifestaciones que se realizan a diario contra el racismo y la brutalidad policial y las concentraciones que hubo en el Memorial Day, el último domingo de mayo, que marca el inicio de la temporada estival en este país.

"Estar abiertos no significa que la amenaza del coronavirus haya desaparecido. Es más crucial que nunca para los miamenses comportarse de manera responsable", escribió en su cuenta de Twitter en las últimas horas.

A lo largo de la pandemia, Suárez ha chocado con el alcalde del condado de Miami-Dade porque consideraba que algunas de las medidas de éste eran demasiado tempranas u osadas, y retrasó su aplicación en la ciudad, además ordenar el confinamiento antes.

En las últimas 24 horas los casos confirmados de Miami-Dade se incrementaron en 280 y ahora totalizan 22.197, los del vecino condado de Broward crecieron en 158 hasta 9.086 y Palm Beach agregó a su cuenta 182 casos y acumula ahora 9.015.

Eso significa que de los 1.758 casos nuevos de hoy en todo el estado, solo 620 corresponden a este foco principal, situado en el sureste de la península.

Condados que en lo tableros de datos aparecían hasta ahora en tonalidades claras se ven ahora de color intenso como ocurre con Collier, en el suroeste, debido a la aparición de focos en las zonas agrícolas donde los jornaleros latinos, muchos indocumentados, han seguido trabajando codo con codo durante la pandemia por ser considerados "esenciales".

(c) Agencia EFE