‘Hay tora’: Así vivió Félix Salgado el virtual triunfo de su hija Evelyn a la gubernatura de Guerrero

·6  min de lectura

Félix Salgado Macedonio debió pensar si era posible perder otra vez una elección en su estado natal. Ha sido tres veces aspirante a gobernador de Guerrero. La última ocasión, con los comicios de este año ya en curso, el INE le anuló la candidatura, pero el morenista encarnó sus anhelos en su primogénita, Evelyn Salgado Pineda, una abogada sin trayectoria política y sin experiencia en cargos públicos a la que los resultados preliminares de la jornada del domingo han dado el triunfo electoral sobre el candidato del PRI.

Salgado Macedonio, que es senador con licencia y ha sido alcalde de Acapulco, no aparecía en la boleta, pero, tras el cierre de la jornada, supervisó los resultados como si los votos hubieran sido para él. No era casual: los morenistas guerrerenses dan por sentado que él tendrá una participación tras bambalinas en el gobierno de su hija, y asumen que ésta es una seguidora fiel de las ideas de su padre.

La casi absoluta ausencia de la candidata del lugar donde ayer Salgado Macedonio y simpatizantes morenistas seguían la evolución del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), tras el cierre de la votación, abonó a la creencia de que el padre es la persona a cargo.

Lee: NL cierra sin fiestas y con dos ganadores, aunque Samuel García se impone por 10 puntos

Por si fuera poco, hasta en el último momento, éste subrayó la idea de que su hija es una versión mejorada de él. Ésta, por su parte, ha dicho que ha aprendido siguiendo los pasos de su padre, a quien llama líder y referente moral.

“No hay mal que por bien no venga; yo creo que (Evelyn) resultó mejor (candidata). Es mejor que yo; es abogada, tiene maestría”, decía ayer Salgado Macedonio mientras esperaba a la abanderada afuera de la casilla donde ésta emitiría su voto, como quien espera a un menor salir de una audición o una difícil prueba escolar.

—¿No se siente mal por haber perdido la candidatura? —se le preguntó al político calentano.

—No, porque el éxito de un hijo es el triunfo del padre. Me siento más que feliz —dijo.

A partir de las 8 de la noche, con las casillas cerradas, Salgado Macedonio se sentó a ver el avance del conteo preliminar de votos del PREP en una pantalla instalada en un jardín de Chilpancingo.

Para entonces, la candidata morenista a la gubernatura registraba una muy marginal ventaja respecto de su adversario priista, Mario Moreno, y Félix Salgado ya decía que no le extrañaba que quisieran robarles la elección.

“El PRI usa sus órganos para manipular (la votación), mete primero las actas donde va ganando; yo sé de esto en 30 años de carrera política, me lo hicieron en el 99”, dijo acordándose de la elección a la gubernatura en la que perdió contra el priista René Juárez.

La abanderada de Morena se había marchado más de una hora antes. Y aquí se mantuvo el padre entre sus simpatizantes, que son los de su hija. Se cambió la playera y se puso una guayabera que le regalaron. Le dio hambre y le trajeron de cenar unos tacos de barbacoa, luego un pan de dulce.

Con la candidata ausente, Salgado Macedonio se mantenía pendiente de cada actualización del PREP. Con el avance a cuentagotas, celebraba cada pequeña suma a la cuenta de su hija, una distancia que después se hizo más grande:

“¡Eahh! ¡Evelyn, Evelyn!”, exclamaba él y daba brinquitos. “¡Ahí vamos!”, animaba a los morenistas. Por momentos atendía llamadas en las que sus operadores le reportaban triunfos regionales: “¡Evelyn ganó la Sierra!”, anunciaba al público. “¡Se ganó en toda la tierra caliente!”. “¡En la Costa Grande arrasó Evelyn!”. Y estallaban unos aplausos y unas porras que la candidata no escuchó: “¡Evelyn gobernadora, hay tora, hay tora!”.

Te puede interesar: Detectan fallas técnicas en PREP de Guerrero; si no funciona se cancelará: INE

La energía de Félix Salgado fue desvaneciendo. La algarabía se iba a ratos. La diferencia entre ambos punteros a veces se reducía dramáticamente, a 45, a 28 votos. Cuatro horas después del cierre de la jornada electoral, el padre no tenía el triunfo en el bolsillo.

“¡No se mueve ese pinche PREP!”, deploraba. Y luego añadía, como un consuelo para sí mismo: “Si nos hubieran querido chingar, ya lo hubieran puesto en primer lugar (al priista Mario Moreno)”.

La incierta claridad respecto del triunfo electoral morenista retrasó varias horas los festejos previstos. A diferencia del rival del PRI, que convocó a la plaza municipal de Chilpancingo para cantar victoria, Salgado Macedonio se mesuró, habituado ya a la frustración de su meta.

Fue hasta las 10 de la noche que decidió invitar a sus seguidores a un convite con música, tacos y tortas en lo que solía ser un autolavado y que fue bautizado como “Jardín del Toro”. Fue allí donde Félix Salgado comenzó a acariciar el fantasma de la derrota o del fraude. El legislador con licencia comenzó a decir, ante unas 300 personas, que el Instituto Electoral de Guerrero estaba haciendo un PREP “a modo”, declaración que contrastaba con la postura que había emitido horas antes, por la mañana, cuando dijo que el confiaba “mil por ciento” en el árbitro local y en el conteo preliminar, luego de que el INE había cuestionado la confiabilidad del programa.

“El PREP tuvo problemas de instalación, fueron problemas reales, y ya se corrigió”, decía temprano el excandidato.

“Un PREP es un conteo preliminar que se debe dar a conocer antes del conteo final;

Si el PREP está lento y está como va, van a terminar en Semana Santa; este PREP no sirve, valió queso, y nosotros estamos contando con actas en la mano, vamos a demostrar que nuestro triunfo es irreversible”, dijo por la noche.

El guerrerense señaló que el Instituto local estaba promoviendo la idea de que entre los dos punteros había un empate técnico, aun cuando las tendencias favorecían a su hija, y advirtió que defendería su triunfo.

“Nosotros estamos hablando en base a las actas que están en poder de nuestros representantes de casilla, así que el triunfo es nuestro, desde luego, y aparte ese triunfo se va a defender por parte del pueblo (…), vamos al cotejo final y vamos a estar muy alertas y atentos, porque ya saben cómo se las gastan ellos, pero aquí estamos”, sostuvo.

En una improvisada asamblea, los morenistas comenzaron a recitarle cifras y resultados de actas de escrutinio que habían recibido por WhatsApp y que, le decían, demostraban el triunfo de Morena 2 a 1 respecto de la alianza PRI-PRD.

Salgado Macedonio comenzó a sentirse relajado cuando, anoche, la diferencia entre su hija respecto del priista alcanzó una cifra más amplia de miles de votos en el PREP.

Entonces dijo que sí habría festejo por el triunfo en el Zócalo de Chilpancingo, donde horas antes el priista Moreno había celebrado. El senador con licencia encabezó el acto al filo de la medianoche, hasta que, con retraso, reapareció la candidata, la Salgado cuyo nombre sí estuvo en la boleta, quien subió al templete, agradeció a su padre, que quedó parado a sus espaldas, y entonó una canción de Selena —“Como la flor”— a la que le cambió un verso con motivo de la ocasión: en lugar de cantar “yo sé perder”, Evelyn Salgado dijo: “yo sé ganar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo ‘Hay tora’: Así vivió Félix Salgado el virtual triunfo de su hija Evelyn a la gubernatura de Guerrero apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.