Circulación restringida. Patricia Bullrich: "Debe aprobarse en el Congreso, no es potestad de un monarca"

LA NACION
·4  min de lectura
Coronavirus en la Argentina: duras críticas de la oposición al "toque de queda" nocturno de Alberto Fernández
Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique Villegas

Dirigentes de la oposición cuestionaron hoy con dureza la decisión del presidente Alberto Fernández de restringir la circulación en todo el país, entre las 23 y las 6, para contener el rebrote de casos de coronavirus registrado durante las últimas subas.

"Las medidas que tomará el gobierno de Fernández son la clara demostración del fracaso de la estrategia sanitaria", lanzó el diputado nacional de Juntos por el Cambio y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo.

Además, el exgobernador de Mendoza, uno de los dirigentes de la oposición más críticos con la gestión de la pandemia de la Casa Rosada, alertó sobre el impacto de las medidas que prepara el Gobierno en la actividad económica. "Son el tiro de gracia a la economía de los argentinos. Restringir libertades y responsabilizar al otro, kirchnerismo puro y duro", opinó el referente del radicalismo.

En tanto, la presidenta de Pro, Patricia Bullrich, sostuvo que "el toque de queda debe aprobarse en el Congreso, no es potestad de un monarca". "¿Quiénes pagan el fracaso de la política sanitaria del Gobierno? Millones de argentinos que no pueden trabajar. ¡Otro golpe a los trabajadores!", expresó.

Desde la Coalición Cívica, la fuerza que lidera Elisa Carrió, también salieron a criticar las restricciones a la circulación nocturna que dispondrá el Presidente para contener la propagación de los contagios de Covid-19.

Coronavirus en la Argentina: cuáles son las nuevas limitaciones que dispondrá el Gobierno para contener la suba de casos

"El toque de queda que quiere imponer el Presidente, sustentado en una interpretación muy caprichosa del Código Penal, es muy peligroso. Permite los abusos que hemos visto por parte de las fuerzas de seguridad y de los feudales", alertó la diputada nacional Paula Oliveto (Juntos por el Cambio-CABA), uno de los alfiles de Carrió en el Congreso.

Oliveto dijo que el Gobierno debería aumentar la cantidad de testeos y reforzar los protocolos de prevención para contener el rebrote de casos, en lugar de restringir la circulación. "Prohibir no es la solución. Testear y protocolo", manifestó.

Juan Manuel López, otro integrante de la bancada de la CC y del interbloque de Juntos por el Cambio, advirtió: "Prohibición de salir, aislamiento nocturno, toque de queda solidario, arrestos sanitarios, estado de sitio estival... No se me ocurre qué cínico eufemismo estará imaginando Vilma Ibarra (secretaria de Legal y Técnica) para escribir la nueva norma que el Presidente más desvalido de gestión quiere implementar".

Por su parte Alvaro de Lamadrid, diputado nacional de la UCR, también cuestión las restricciones en la circulación. "Están acostumbrados a gobernar con discrecionalidad y por decreto. El toque de queda restringe libertades de circulación. Por eso, es una medida excepcional que sólo puede dictar el Parlamento por plazo acotado y seguridad. El gobierno hasta ahora sólo buscó evitar protestas", dijo.

El Gobierno confirmó hoy que restringirá la circulación de modo "uniforme" en todo el país, entre las 23 y las 6, para frenar la suba de casos de coronavirus. La medida regirá desde mañana, con la publicación en el Boletín Oficial de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmará Fernández durante las próximas horas.

La decisión de imponer nuevas limitaciones a la circulación fue debatida ayer durante una reunión entre el Presidente y los gobernadores. "En la reunión de ayer entre el Presidente y los gobernadores hubo acuerdo en la necesidad de restringir la circulación en horario nocturno", afirmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Durante la videoconferencia con Fernández y el resto de los mandatarios provinciales, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, coincidió con la necesidad de cerrar los comercios por la noche, pero rechazó la posibilidad de restringir la circulación. En la Ciudad se inclinan por recuperar "la responsabilidad social".