Este fue el toque que el príncipe Harry dio al 'look' nupcial de Meghan

Un día antes de contraer matrimonio con Meghan Markle, el príncipe Harry se preocupó no solo de su estilismo nupcial -formado por el uniforme de la Caballería blues and Royals de la Guardia Real-, sino también del de su futura mujer. También en esos instantes, en los que a cualquier novio le embarga el nerviosismo y las prisas, el ya duque de Sussex tenía la intención de ser partícipe, de algún modo, en el estilismo elegido por Meghan para su gran día. Por eso, poco antes de dar el 'sí, quiero', Harry se dirigió al Palacio de Kensington con una intención muy clara: cortar unas flores para el ramo nupcial de la novia.

VER GALERÍA

Así, estuvo eligiendo personalmente unas cuantas del jardín privado de su casa en Kensington sin que Meghan tuviera conocimiento alguno de este gesto. Posteriormente, se las entregó a la florista Philippa Craddock, encargada de toda la decoración floral de la boda y, por tanto, de confeccionar el sencillo, bonito y personalizado bouquet con el que Meghan Markle sorprendería horas después, ya en el Castillo de Windsor. Un detalle tan romántico que ha terminado por conquistar a todo el mundo. 

VER GALERÍA

Lo cierto es que, pese a su discreto tamaño, naturalidad y simplicidad, el bouquet estaba cargado de significado y simbolismo. Además de las flores cortadas personalmente por Harry, otras especies componían un ramo en el que todos sus elementos tenían un por qué. Uno de ellos hacía clara referencia a Diana de Gales, madre del novio. Se trata de una selección de nomeolvides blancas, una de las especies favoritas de la Princesa que ha hecho que su recuerdo esté más presente que nunca.

Los homenajes a Diana en la boda de Harry y Meghan

VER GALERÍA

Los detalles en el bouquet de Meghan no terminan ahí. La flor de Mirto de Osborne House (en la isla de Wight), imprescindible en los ramos de todas las bodas reales británicas desde la época de la reina Victoria, también estuvo presente en la boda de Harry y Meghan, tal y como lo hizo en las ceremonias nupciales de Isabel II con Felipe de Edimburgo y de los duques de Cambridge, el 29 de abril de 2011. Completaban el ramo otras delicadas flores como los lirios del valle, el jazmín, el astilbe y la astrantia, entre otras especies. Todas ellas unidas con una cinta de seda natural teñida.

Meghan y Harry
Mehgan Markle