Topos sembraron semilla para brigada neoyorquina

·3  min de lectura

Luis Carlos Rodríguez

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 11 (EL UNIVERSAL).- Héctor Méndez, "El Chino", aterrizó en Nueva York el 16 de septiembre de 2001 al frente de los Topos para ayudar a las labores de rescate, luego de los atentados terroristas a las Torres Gemelas en esa ciudad. Enfrentaron no sólo la fatalidad, la falta de apoyos, sino la incomprensión, el recelo y hasta la expulsión por parte de policías de la Zona Cero.

A 20 años de esos hechos, un grupo de rescatistas mexicanos recuerda aquellos días en que los Topos Aztecas ayudaron a encontrar sobrevivientes, y también restos humanos en medio del concreto y hierro retorcido sólo con lo básico, picos, palas, lámparas y las propias manos para escarbar como lo han hecho en los terremotos en México, India, Chile, El Salvador y más recientemente en Haití y en el derrumbe de un edificio en Miami.

Pero no sólo participaron en el rescate de víctimas en el 11-S, sino que crearon y capacitaron a un grupo de mexicanos residentes en la Gran Manzana que conformaron los Topos Aztecas Nueva York, dedicada a las mismas labores, pero también al trabajo solidario con la comunidad latina y estadounidense durante los huracanes, nevadas y más recientemente en la pandemia por Covid-19.

Javier Correa, alias Chalino, integrante de los Topos Azteca Nueva York, recuerda las enseñanzas de El Chino y de los rescatistas que hace dos décadas "sembraron la semilla" de esta labor altruista y que permitió que actualmente una brigada de 10 mexicanos continúe con esta labor en suelo neoyorkino.

En entrevista vía telefónica con EL UNIVERSAL, recuerda las crónicas posteriores al 11-S donde hablaban medios hispanos y de otros países de la valentía de los Topos en la zona cero, pero también del recelo y hasta actitudes inexplicables en medio de la tragedia, en la que policías de Nueva York que expulsaron y detuvieron a integrantes de los restos que quedaban de las Torres Gemelas.

Dice que "El Chino" les platicó aquella anécdota cuando lo sacaron de la Zona Cero a empujones, que incluso los policías le quitaron su credencial. Otros tres Topos fueron detenidos durante tres días. Algunos rescatistas se regresaron molestos a México y sólo seis se quedaron a continuar apoyando en las labores de rescate hasta el 3 de octubre.

Méndez persistió y trabajó en un puesto de comando frente al Hotel Hilton para remover escombros en la Calle 12, donde él mismo encontró el cuerpo de una persona llamada Joe Vecchio, además de restos de otras víctimas que los rescatistas neoyorkinos no se atrevieron a tocar, así como encontró y sacó de los escombros el cuerpo de un bombero el 20 de septiembre.

Correa resalta que él ya forma parte de la segunda generación de rescatistas de Topos en Nueva York. "Conocí al Chino, quien viene cada año a esta ciudad. Le comenté, vio intención de unirme a la brigada y ya llevo 12 años siendo parte de este grupo".

Chalino, quien trabaja en el sector de la construcción, fue soldado en México y participó en labores de rescate varios años en el marco del Plan DN-III-E.

"Topos Azteca Nueva York está conformada por 10 personas, todos mexicanos que vivimos acá", dice el rescatista de 37 años. Expone que Méndez, quien es el fundador de Topos en Nueva York, participará en los homenajes a las víctimas del 11-S este año. "Viene llegando desde Puerto Príncipe, Haití, donde estuvo trabajando en el rescate de víctimas del terremoto".

"Tenemos invitación para participar en los homenajes en el World Trade Center y en el Liberty Museum Building".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.