El tope al gas falla y Sánchez busca urgentemente otro conejo en la chistera

·3  min de lectura
Y ahora, ¿qué va a hacer Pedro Sánchez? Andalucía abre un escenario electoral aún más incierto en España
La medida estrella de Pedro Sánchez para aliviar los bolsillos de los españoles no ha funcionado como esperaba. Getty

Si había un buen momento para exhibir el supuesto escudo social en forma de tope al gas, era ahora. Contener el precio de la energía en plena ola de calor y a 96 horas de las elecciones andaluzas era la mejor carta que podía jugar un PSOE en claro retroceso. Un antídoto contra el imparable crecimiento del PP a quien solamente Vox impide cosechar una mayoría absoluta en las próximas citas electorales. Pero el as en la manga de Pedro Sánchez no ha funcionado. Al menos no como en Moncloa se esperaban.

Después de haber celebrado como un hito la excepcionalidad ibérica de España y Portugal para intervenir temporalmente el mercado energético, resulta que el supuesto alivio para los bolsillos de los españoles va a ser apenas un suspiro. Dejando de lado que hace ya más de dos meses desde el cacareado anuncio por el que la factura de la luz bajaría un 20% durante los próximos 12 meses, resulta que en su estreno ha sido un pequeño fracaso. Al menos para el español de a pie.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La jornada arrancó con el anuncio de que el mercado mayorista experimentaría un descenso del 22,6%. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, salió rápidamente a colgarse la medalla diciendo que la rebaja serviría para "amortiguar el alza de la energía y los efectos del IPC". Música para los oídos de quienes no tienen otra que encender ventiladores y aire acondicionado para sobrellevar la actual ola de calor que está derritiendo España.

Pero, casi al mismo tiempo, las eléctricas señalaban que la luz no solo no iba a bajar ese 22,6% sino que, encima, subiría un poco con respecto de la víspera hasta los 224 €/MWh.

¿Por qué? porque aparte del tope del gas, en el precio final influyen, entre otros, la compensación de centrales de ciclo combinado, el gasto para la energía eólica...

Al Gobierno le queda la posibilidad de decir que, sin la excepción ibérica, el precio se hubiera disparado hoy por encima de los 240 €/MWh. Y tiene razón. Pero lo cierto es que, para el ciudadano, el precio de la luz hoy no ha bajado lo que le habían prometido.

El as en la manga de Sánchez ha fallado. Y es el segundo en poco tiempo. Porque la medida de rebajar el precio de la gasolina en las propias estaciones de servicio tampoco ha funcionado como se esperaba. Es decir, el usuario recibe un descuento, pero es menor del incremento que está experimentando el carburante. Por lo que es la petrolera quien se lleva el pico por la subida del precio más el pico de supuesta ayuda a los españoles. Casi nada.

Según el propio Ministerio de Transición Ecológica, el 98% de las gasolineras han subido el precio de la gasolina 95 desde la entrada en vigor del descuento de 20 céntimos. La mayoría lo ha subido más, incluso, que los 20 céntimos de descuento por litro.

Tras el fracaso de sus dos últimos trucos, Sánchez rebusca en el fondo de su chistera con la esperanza de encontrar un último conejo que le permita amortiguar el retroceso que está experimentando en todas las encuestas.

En vídeo | España prevé un reforzamiento del suministro de gas y petróleo de Nigeria tras la visita de Buhari

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.