Top 5 de cosas curiosas en la final del Preolímpico de Concacaf

Manuel R. Medina
·2  min de lectura
Top 5 de cosas curiosas en la final del Preolímpico de Concacaf
Top 5 de cosas curiosas en la final del Preolímpico de Concacaf

ZAPOPAN, JALISCO.- 15 partidos en solo 12 días, así es como se llega al final del Torneo Preolímpico de Concacaf que vio como Honduras y México clasificaban a los Juegos Olímpicos.
Pero en el duelo en el que se decidía quién sería el campeón de la zona en la categoría Sub 23, pudimos ser testigos de cinco cosas curiosas.

5. ¡No toques el trofeo!
Dicen las leyes no escritas del futbol que no se debe de tocar el trofeo antes de ganartelo, de lo contrario es mala suerte y se podría maldecir su propia actuación en la final. Pero esto no le importó al mediocampista de 'El Tri', Alan Cervantes, quien antes de entrar a la cancha "saludó" al trofeo de campeón. Pero al final, México prevaleció y la maldición no se hizo presente.

4. Se intentó una ola... con sana distancia
Era el minuto 60 del juego y ninguno de los dos equipos había logrado vencer la portería contraria, el púbico mexicano ya estaba un poco aburrido y así con todo y distancia social, intentó hacer una ola en el segundo piso del Estadio Akron. Lamentablemente el experimento falló ya que no era claro en qué punto del inmueble iba la ola, pero al menos la normalidad está volviendo poco a poco a los estadios.

3. Se acabó la amistad deportiva
Durante las semifinales del certamen, Honduras enfrentaría a Estados Unidos y este fue el pretexto para que la afición mexicana se pusiera a apoyar a los catrachos desde las gradas. Aplaudían cada llegada de 'La H' y de paso abucheaban a los estadounidenses, pero todo cambió en la final donde los pocos gritos de "¡Honduras, Honduras!" eran ahogados pronto pos abucheos del público local.

2. El gesto de Falero
Lamentablemente el defensa Denil Maldonado tuvo que salir sustituido apenas a los 29 minutos de juego, debido a una lesión; y justo cuando era cargado por la camilla por la banca de Honduras, el director técnico Miguel Falero olvidó un poco el juego y se dirigió a darle unas palabras de aliento a su pupilo.

1. Guadalajara es de Sebastián Córdova
El número 17 de las Águilas del América podrá presumir algo que muchos futbolistas nunca lo harán: hizo que tanto el Estadio Jalisco como el Estadio Akron, casa de Atlas y Chivas respectivamente, corearan su nombre sin parar, presionando para que lo metieran a la cancha a buscar cambiar el resultado. El nombre de un futbolista del equipo más odiado en Guadalajara fue coreado por toda la afición local. ¡Simplemente increíble!