Tommy Robinson contrató a un investigador privado para hallar a periodista de The Independent

·4  min de lectura

Tommy Robinson contrató a un investigador privado para averiguar la dirección de una periodista del diario The Independent que estaba trabajando en un artículo sobre él, según se ha sabido por un tribunal.

El fundador de la Liga de Defensa Inglesa (EDL), cuyo nombre real es Stephen Yaxley-Lennon, se presentó en el domicilio de Lizzie Dearden después de que ésta se pusiera en contacto con él en relación con una investigación sobre las denuncias de que se había apropiado indebidamente de donaciones de sus partidarios.

Robinson compareció el jueves ante el Tribunal de Magistrados de Westminster en relación con una solicitud de orden de protección por acoso.

Le dijo a la corte que “entró en pánico” después de ver el correo electrónico que le daba derecho a responder durante un fin de semana, el mensaje era urgente debido a la fecha límite del artículo.

“Me puse en contacto con un investigador privado”, señaló. “Y le pedí, y le dije que pagaría, información para encontrar a Lizzie Dearden”.

Explicó que lo hizo porque “el correo electrónico decía que si no respondía antes del lunes por la mañana publicarían la historia”.

El 17 de enero, poco antes de las diez de la noche, se dirigió a la casa de la corresponsal de asuntos de interior y seguridad de The Independent y de su novio, Samuel Partridge.

Robinson, que declaró ante el tribunal que acostumbra filmarse a sí mismo debido a las prohibiciones de las redes sociales, dijo que el plan era grabarse a sí mismo dándole Dearden “todas las pruebas”, alegando que su artículo se basaba en una “fuente poco fiable” y que las acusaciones eran falsas.

Leer más: Cómo el Kremlin está recurriendo a YouTube para sofocar el periodismo independiente

Cuando se le preguntó por qué no había respondido al correo electrónico ni había publicado una respuesta por escrito, aseguró que sus vídeos llaman más la atención.

“Un vídeo mío, dando las pruebas a la periodista, y ella todavía informando de mentiras, se compartiría”, comentó el fundador de la EDL al tribunal.

Ryan Dowding, representante de la Policía Metropolitana, mencionó al tribunal que “con el tiempo” Robinson “se obsesionó” con la periodista.

“Tan obsesionado que, en lugar de limitarse a responder a su correo electrónico estándar con derecho a réplica o pedir más tiempo, decidió pagar a un investigador privado para obtener información sobre Dearden, incluida su dirección, y acudir a esa dirección a las 10 de la noche de un domingo”.

El tribunal escuchó cómo Dearden envió un correo electrónico a Robinson en la tarde del viernes 15 de enero para pedirle un comentario para un artículo para la mañana del lunes 18 de enero.

Alex di Francesco, representante de Robinson, indicó al tribunal que el plazo era “irrazonablemente corto”.

Robinson reiteró al tribunal: “En cuanto vi el correo electrónico, me sentí mal. Tenía miedo. Estaba preocupado. Sabía lo que se avecinaba con respecto a lo que dirían los titulares”.

Después de averiguar la dirección de Dearden, Robinson señaló que un amigo lo llevó a su casa.

“El momento, por desgracia, tenía hasta la mañana siguiente para hacerlo”, precisó al tribunal. “De lo contrario, todo el mundo iba a decir mentiras sobre mí. No tuve más remedio que ir en ese momento”.

Robinson afirmó que se fue a comer después de no encontrarse con la periodista.

Dearden, que declaró de manera remota la semana pasada, sostuvo que estaba “demasiado asustada” para bajar a hablar con Robinson cuando éste se encontraba fuera de su casa.

“Por lo que pude oír por el interfono y por la calle, parecía muy enfadado y agitado”, externó al tribunal.

Dowding dijo previamente al tribunal que durante el tiempo que Robinson estuvo fuera de la casa de Dearden hubo “gritos sobre Partridge, afirmando que era un pedófilo”, añadiendo: “Luego hubo amenazas de volver todos los días si lo necesitaba”.

El jueves, Dowding describió la acusación sobre Partridge como “infundada” y “sin sentido”, y le externó a Robinson que sabía que la acusación era “completamente infundada”.

Robinson detalló que la acusación procedía de un comentario de “una fuente poco fiable” de un “grupo de investigación” utilizado para buscar información.

El magistrado jefe adjunto Tan Ikram acordó imponer una orden provisional en marzo antes de la solicitud completa de una orden de protección contra el acoso.

El jueves, Ikram dijo que dictará su sentencia en una fecha futura.

La orden provisional estará vigente hasta el 13 de octubre, a menos que sea revocada.

Informes adicionales de Press Association

Relacionados

Periodista afgano escapa dramáticamente de Kabul al limbo

Rusia: arrestan a periodistas que protestaban en Moscú

Grupos de prensa buscan proteger a periodistas en Afganistán

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.