Tomas: Eduardo Duhalde dijo que Alberto Fernández cometió "un error" al apoyar a Juan Grabois

LA NACION
·4  min de lectura
El exmandatario aseguró que tiene "vía libre" de parte del Presidente para armar una "coalición legislativa"; "Mi misión es unir a los argentinos", lanzó
Fuente: Archivo

El expresidente Eduardo Duhalde calificó como "un disparate" el elogio de Alberto Fernández al dirigente social Juan Grabois luego de la usurpación, que derivó en desalojo, de un campo de la familia Etchevere. Aseguró que el primer mandatario comete "errores" porque recibe muchos "golpes".

También reveló que el Presidente le dio "vía libre para armar una gran coalición legislativa" y adelantó que buscará hablar con la vicepresidenta Cristina Kirchner y que ya conversó con los distintos referentes opositores.

"Yo no permitía las tomas ni en la etapa más difícil. Cuando asumí como Presidente, mientras iba a la Capital vi una toma y los fui a sacar. Eso no se puede permitir, es una vergüenza. El derecho que tiene la gente, lo tiene contra el Estado, no contra los particulares. Es una inmoralidad", sostuvo en diálogo con el programa +INFO que transmite LN+.

La vacuna, el dólar y el fallo de la Corte modificaron el clima en la Casa Rosada

Aunque aclaró: "La gente [que toma tierras] me parte el alma, más allá de algunos sinvergüenzas que le venden las tierra. Es todo una porquería, pero es el Estado el que en forma paulatina tiene que ir garantizando la tierra a la gente, sobre todo en municipios de menos de 60, 70 mil habitantes. En los más grandes no", dijo

Y agregó: "Hay intendentes que han incentivado las tomas, ellos o sus allegados, es una vergüenza".

Consultado sobre la toma de un campo para un "proyecto agrícola" dirigido por Grabois, y el posterior apoyo del Presidente a la idea del dirigente social, Duhalde opinó: "Es un disparate. Las dos cosas. Grabois es el Estado, porque ocupa un cargo cuando se mete en un lugar. Y el Presidente comete ese tipo de errores, lo lamento mucho".

"Golpes"

Consultado acerca de si considera que Alberto Fernández continúa en un estado "grogui", como observó Duhalde hace algunos meses en declaraciones que causaron fuerte polémica, dijo: "Es difícil verlo de otra manera, porque tiene muchos golpes y la psiquis no tolera tantos golpes. Sigue golpeado, se equivoca, sigue colgado, y son los golpes los que a un presidente o boxeador le hacen que no esté bien, ni perfecto psíquicamente. Así se cometen errores".

"Los golpes pueden ser muchas cosas estando en una función como esta. Cuando te falta plata para pagar algo, cuando se muere un chico, cuando han matado 18 policías en lo que va del año. Esos son golpes para el que preside, si tiene sentimientos. Y la psiquis humana no está preparada para tantos golpes, se lo dije al Presidente desde el primer día", expresó.

Acuerdo político

El exmandatario se refirió a la posibilidad de que en la Argentina se produzca un acuerdo político en medio de la crisis económica y la pandemia, después de la carta de la vicepresidenta Cristina Kirchner en la que llamó a un diálogo. "Mi misión es unir a los argentinos. La Argentina necesita unirse. Todos los que gobernamos en estos 37, 38 años somos responsables de los problemas. Todos hicimos algo, por acción u omisión. Somos todos responsables por unirnos", dijo.

En ese sentido, informó: "El Presidente me ha dado vía libre para armar una gran coalición legislativa y yo sigo pensando que es posible. Creo que la oposición está dispuesta a armar algo, todos nos damos cuenta. Inclusive está entusiasmado con eso".

En ese sentido, reveló: "Hablé con la UCR, con el Pro, con la presidenta de Pro, con los socialistas, y hay una idea clara: o nos juntamos, o seguimos bajando. Porque los países no tienen piso, pero seguir bajando puede significar entrar en una situación muy mala y violenta".

Consultado acerca de las posibilidades de lograr un acuerdo con el kirchnerismo más duro, sostuvo: "Estuve hablando por Zoom con Adolfo Rodríguez Saá, que tiene buena relación con Cristina. Hablé para una reunión. Y voy a hablar con Macri. Hay que hablar con todos. Jamás hablé mal de una persona. Lo que queremos es el encuentro de los argentinos".

Cuando se le señaló la dificultad de un acuerdo de ese tipo, respondió: "Parto de la idea de que es difícil, pero: ¿Qué tenemos que hacer? ¿cruzarnos de brazos? ¿esperar que los dirigentes un día se den cuenta de que hay que capitalizar la experiencia europea? ¿Cuánto más tiene que caer la Argentina?".