Tomas: un desalojo en Córdoba terminó con ocho detenidos, entre ellos una diputada

Gabriela Origlia
·2  min de lectura

CÓRDOBA.- Cien policías participaron en el desalojo de un predio ocupado en Estación Ferreyra, al sudeste de la ciudad de Córdoba. En el operativo hubo ocho detenidos, entre ellos Soledad Díaz García, legisladora del Frente de Izquierda.

Todos los detenidos recuperaron la libertad después del mediodía. Además de la parlamentaria, en el grupo estaban el abogado Jorge Navarro y la dirigente Susana Altamirano, ambos del Polo Obrero.

La orden de desalojo la dio el fiscal Tomás Casas en una causa que se inició con la denuncia del dueño del terreno, Leonardo Yaryura. Las tierras están usurpadas desde junio pasado. Las detenciones, según explicaron las autoridades intervinientes, fueron en seis casos por entorpecer el operativo y, los otros dos, por tener órdenes de arresto previas.

Elisa Carrió y su entorno apuntaron contra Cristina Kirchner por el pedido de indagatoria

Rafael Pardina, abogado del dueño del terreno, sostuvo que pretenden una "solución definitiva": que no quede ninguna construcción en el lugar. En el predio había familias instaladas en casillas precarias. Habían comenzado a lotear la tierra.

Cuando llegaron los efectivos, un grupo de ocupantes los agredió con piedras. Dos policías sufrieron traumatismos: el sargento Pablo Llanes y su dupla, el cabo primero Pablo Fontana.

Emanuel Berardo, dirigente del Polo Obrero, sostuvo que alrededor de las seis de la mañana llegó la Policía "sin orden de desalojo ni notificación previa de aviso". Planteó que el fiscal Casas nunca los recibió para establecer un diálogo sobre la situación.

El ministro de Seguridad provincial, Alfonso Mosquera, llegó al lugar con el operativo ya iniciado y planteó que el desalojo fue ordenado para cumplir con las leyes vigentes que garantizan el respeto por la propiedad privada. Sostuvo que se hizo "el menor" uso de la fuerza posible y que hubo personal del Ministerio de Desarrollo Social para "contener" a los desalojados".

Aborto: "Sin Cristina no se puede aprobar la ley", dice la Rosada, pero ella no da señales

En paralelo al procedimiento de desalojo, organizaciones sociales y políticas se movilizaron por el centro de Córdoba. En la marcha el Polo Obrero coló otro reclamo: un bono de $15.000 para todos los trabajadores y jubilados que "compense la pérdida de poder adquisitivo de este año y permita una mejora en los ingresos" y un salario igual a la canasta familiar.

La legisladora del MST Córdoba, Luciana Echavarría, dijo en las redes sociales: "Repudiamos el brutal desalojo que nuevamente la policía de [Juan] Schiaretti llevó adelante en Barrio Estación Ferreyra. Sin orden judicial, entraron golpeando a mujeres y niños. Esta es la respuesta que le da el Gobierno a las cientos de familias que se han quedado sin casa".