Tomas. "Banco de tierras", una posible solución a la problemática de las usurpaciones

Pablo Mannino
·5  min de lectura
En Mendoza y en otras localidades del país están surgiendo iniciativas para dar respuestas a las tomas
Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

MENDOZA.- En medio de la controversia nacional por las usurpaciones en diferentes zonas del país, comienzan a surgir proyectos para intentar darle una solución a la problemática. Una de las iniciativas que empieza a asomar es el "banco de tierras", con el objetivo de dar una "respuesta habitacional legítima".

En Mendoza, el proyecto, que busca otorgar terrenos a través de organismos públicos, bajo diversos requisitos, ya fue presentado en la Legislatura provincial, y será tratado en las próximas semanas. En tanto, están surgiendo planes similares en localidades de las provincias de Corrientes, Rio Negro y Buenos Aires, incluida La Plata.

La iniciativa consiste básicamente en que la provincia, junto a los municipios, pueda disponer de terrenos que sean loteados, y que cuenten con los servicios básicos, para ser entregados a familias en situación de vulnerabilidad social para que ellas mismas construyan su casa.

En diálogo con LA NACION, el autor del proyecto, el senador mendocino Ernesto Mancinelli, de la agrupación Libres del Sur y miembro del Frente Cambia Mendoza, explicó que serán las comunas quienes fijen los requisitos mínimos de dichas construcciones. Esto es, tipo de materiales y métodos de edificación, entre otros. "Los vecinos pagarán el lote en cuotas accesibles, y cuando hayan cancelado el 50% de las mismas se procederá a darles la escritura con hipoteca por el saldo", indicó el legislador, quien confirmó que su propuesta, elaborada junto con la asociación Barrios de Pie, ya ingresó en la Casa de las Leyes y estará en condiciones de ser tratada en comisión, en dos semanas aproximadamente. "La idea que tenemos es hacer una ronda de consulta con todos los intendentes de la provincia para recoger aportes e intentar sumar consensos", aclaró el senador.

De esta manera, en medio de la tensión que sigue generando la toma de terrenos en la Argentina, los bancos de tierras pueden convertirse en una primera salida a la problemática, que en Mendoza reporta un déficit habitacional de unas 70.000 viviendas, según estimaciones del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). Para Mancinelli, con este plan, el IPV podrá otorgar terrenos mediante el pago de cuotas "razonables", con el fin de que las familias sin hogar puedan construir en "terrenos legítimamente obtenidos".

La toma de Guernica puso en alerta a las autoridades provinciales y municipales en todo el país
Fuente: LA NACION - Crédito: Anibal Greco

En los fundamentos del proyecto se expresa que "la usurpación de tierras no es solo un problema que pone en riesgo el derecho a la Propiedad privada de legítimos dueños. Es un problema mucho más profundo, que tiene que ver con la falta de acceso al derecho a un lugar para vivir de vastos sectores de la sociedad".

Asimismo, se prevé el recupero del valor del lote mediante el cobro de una cuota mensual accesible al beneficiario, lo que permitirá la adquisición de nuevos lotes al Banco Provincial de Tierras. La entidad, que dependerá del Ministerio de Planificación e Infraestructura, estará conformada por inmuebles pertenecientes al dominio privado de la provincia, aptos para vivienda, que no tengan asignado un destino específico. También inmuebles pertenecientes al dominio privado municipal que sean donados por cada Municipio con destino a la conformación del Banco. Asimismo, podrán incorporarse inmuebles provenientes de donaciones, compraventas, compensaciones y cualquier otra forma de adquisición. Se llevará un Registro de Postulantes con intención de adquirir una parcela de terreno.

Entre los requisitos para acceder al lote se establece que la persona no sea propietaria de otro bien inmueble, ni el postulante ni los miembros de su grupo familiar conviviente. Los miembros mayores del núcleo familiar deben ser ciudadanos argentinos nativos, o por opción, y en caso de ser extranjero, tener residencia permanente comprobable en la provincia de 5 años. Asimismo, no podrán ser beneficiarios de planes de viviendas oficiales o créditos hipotecarios para la compra o construcción de vivienda al momento de la presentación. Por su parte, la firma del contrato se regirá por la obligatoriedad de no enajenación del bien por un plazo de quince (15) años, contados a partir de la fecha de escrituración y la escritura traslativa de dominio se realizará una vez cancelado el 50 % del precio del inmueble, y se constituirá garantía hipotecaria por el saldo; por lo que el incumplimiento de cualquiera de estos requisitos dará lugar a la caducidad de la adjudicación.

Los proyectos de "bancos de tierras" apuntan a que el Estado disponga de terrenos para entregar a las familias que se inscriban en un registro, bajo diversos requisitos
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

En Mendoza, la preocupación por la toma de tierras es creciente, aunque no se han reportado casos de gravedad en las últimas semanas. De todas maneras, el mes pasado se registraron los primeros intentos de usurpación y días atrás hubo una pequeña acción en la comuna de Luján de Cuyo, pero logró desactivarse rápidamente. Asimismo, desde el sector rural se muestran en alerta para que el Estado mantenga los controles preventivos.

El episodio más reciente que tuvo una rápida resolución y fue de menor alcance ocurrió hace 10 días en el playón de una bodega en actividad de Luján de Cuyo. Se trata de la firma Espiño e Hijos, ubicada en Mayor Drummond. Un grupo de 20 personas, pertenecientes a unas cinco familias, intentó tomar parte del espacio, con palos y elementos para delimitar "lotes". A los pocos minutos del ingreso, apareció personal de la fuerza de seguridad y oficiales de Justicia que lograron negociar y desalojarlos. La bodega quedó bajo custodia oficial y privada. Días previos hubo otro hecho, de similar características, pero con menos personas, en el distrito de Agrelo. Las autoridades de Luján aseguran que en lo que va del año se han producido unos 50 intentos de toma de terrenos.

A comienzos de setiembre, tal como contó LA NACION, más de 100 hombres, mujeres y niños decidieron tomar un extenso terreno en la comuna de Guaymallén, pero a las pocas horas tuvieron que irse, ya que se reforzaron los controles policiales, entre los distritos de Belgrano y Bermejo, en las inmediaciones del barrio Lihué. Sin embargo, horas más tarde regresaron, lo que provocó incidentes y un clima de tensión por lo que tuvo que intervenir Infanteía para lograr el desalojo, lo que incluyó helicóptero policial, detonaciones al aire libre y gases lacrimógenos. También esa semana, se produjo un intento de posesión de terrenos en la comuna de Luján de Cuyo, que finalmente logró ser desactivada por autoridades policiales y municipales. Asimismo, hubo una situación similar en el Valle de Uco.

Según explicaron a este diario las autoridades de las diversas comunas se trata de un proceso "fogoneado" por el Gobierno nacional, que "empodera" a los usurpadores.