Toma de Guernica: Sergio Berni tiene "todo listo" para el desalojo, que podría concretarse el viernes

Inés Beato Vassolo
·3  min de lectura
En el predio de la toma resisten 1446 familias que aún no han aceptado la propuesta oficial de ser trasladadas a centros de transición por seis meses, hasta que se les asignen lotes con servicios
Fuente: LA NACION - Crédito: Julian Bongiovanni

El Ministerio de Seguridad bonaerense ya está listo para proceder al desalojo de la toma de Guernica. El procedimiento se realizaría este viernes, según informaron a LA NACION fuentes de la fiscalía que interviene en la casa. De acuerdo a los resultados del último censo, 1446 las familias resisten en el lugar. Se trataría de un total aproximado de 4400 personas.

El ministro Sergio Berni había advertido a principios de octubre que hasta fin de mes no contaría con los recursos necesarios para hacer cumplir la orden judicial. Hoy, a tres días de cumplirse la fecha límite para el "lanzamiento" dispuesto por el juez de Garantías de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo, fuentes cercanas al ministro confirmaron que "el equipo está listo" y que del operativo participarán alrededor de 4000 efectivos.

El gobierno de Axel Kicillof retoma la ofensiva contra los countries: "Que paguen lo que deben"

Sin brindar mayores detalles respecto del procedimiento de desalojo, el Ministerio espera la indicación de la fiscalía para desembarcar en el predio de Presidente Perón, un descampado de 100 hectáreas que se encuentra ocupado desde el 20 de julio pasado.

La negociación sigue abierta

En paralelo, voceros del ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, aseguran seguir "abiertos al diálogo" con las familias de la toma, y estar "a la espera de una respuesta" de parte de los ocupantes a la oferta que hizo la Provincia.

La propuesta del gobierno de Axel Kicillofconsiste en derivar a las familias a centros de transición municipales hasta que se encuentren "listos" 3000 lotes con servicios que prometen ser acondicionados, en el marco del Plan Bonaerense de Suelo, Vivienda y Hábitat. El equipo del gobernador aún apuesta a un desalojo pacífico del predio, a fin de evitar un escenario de represión durante el operativo.

Tras negociar retiros voluntarios, la Provincia estimaba que en el lugar quedaban unas 150 personas, pero los ocupantes son más de 4400
Fuente: LA NACION - Crédito: Anibal Greco

Hasta el momento, la alternativa de la Provincia ha sido rechazada, reiteradas veces, por las asambleas que se hacen a diario en la toma, entre las familias, los delegados y la organizaciones sociales. Como cada tarde, este martes habrá un nuevo encuentro en el que las familias discutirán las medidas para las próximas 72 horas, pero su pedido se mantiene firme en la premisa "tierra por tierra".

En este sentido, distintos referentes de los grupos de izquierda coincidieron -en diálogo con LA NACION- en que se hará lo que las familias decidan. Incluso, una de las fuentes deslizó: "Muchos vecinos en este momento están más a la izquierda que las propias organizaciones, en términos de las discusiones".

El jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco, sostuvo que el Ejecutivo está a la espera de que la Justicia de la orden para desalojar
Fuente: Archivo

Con o sin retiro voluntario, el gobierno bonaerense ya afirmó, en más de una oportunidad, que no pedirá más tiempo a la Justicia. En una conferencia de prensa realizada esta mañana, el jefe de gabinete de la provincia, Carlos Bianco, ratificó: "En el momento que se determine, habrá que avanzar con el desalojo porque es lo que marca la Justicia. El Poder Ejecutivo es un brazo ejecutor de lo que marca el Poder Judicial".

Hebe de Bonafini dijo que "no corresponde" la toma en Entre Ríos y apuntó a Juan Grabois: "No me gusta para nada"

En diálogo con LA NACION, fuentes del Juzgado de Garantías 1 de Cañuelas sostuvieron que "no hace falta una nueva orden para que el ministerio de Seguridad ejecute la resolución".

Al parecer, entonces, el desenlace está sujeto a lo que decidan hacer las familias de la toma: aceptar la oferta sobre la mesa y trasladarse a un refugio estatal o preparar "medidas de lucha" -como las definen- para resistir al operativo policial.