Tom Cruise y el aburrido arte de promocionarse sin decir nada

·4  min de lectura

Hoy en día quedan pocas estrellas como Tom Cruise. El carisma y buen hacer que desprende en pantalla es innegable, sobre todo cuando le vemos interpretar esas insólitas escenas de riesgo en películas como Misión Imposible que muy pocos, o incluso nadie, se atrevería a realizar. Pero no solo debe su estatus a su grandilocuencia en pantalla, también a haber sido un actor muy cuidadoso y agradecido que siempre ha medido muy bien sus palabras de cara evitar polémicas, que su vida personal se anteponga a su trabajo o que el público pueda tener aversión a su figura. Y esto es justo lo que ha vuelto a demostrar en su esperada aparición en el Festival de Cannes, aunque se haya traducido en que su intervención haya sido mucho menos emocionante de lo que podríamos esperar.

Tom Cruise en la premiere de Top Gun: Maverick en el Festival de Cannes (Foto: Daniele Venturelli/WireImage/Getty Images)
Tom Cruise en la premiere de Top Gun: Maverick en el Festival de Cannes (Foto: Daniele Venturelli/WireImage/Getty Images)

Cruise ha visitado el certamen francés para promocionar Top: Gun Maverick, la secuela de uno de sus títulos más míticos de los 80 que llega a los cines el próximo 26 de mayo. Aunque, aprovechando el marco de la premiere, el festival también decidió honrarle con la Palma de Oro de honor y organizar diversas actividades en torno a su figura. Fue entonces cuando el actor protagonizó una masterclass para hablar de su nuevo estreno y de su carrera, aunque, para decepción de muchos, Cruise se limitó a contar lo mismo de siempre.

Durante los 50 minutos que duró su intervención, sus palabras fueron poco más allá de resaltar información sobre Top Gun: Maverick o los muchos logros que ha obtenido a lo largo de su extensa y admirada trayectoria, no saliéndose de un guion muy medido como para evitar generar titulares que puedan generar algún tipo de controversia. Cruise contó que trabajó durante años para desarrollar la secuela de Top Gun, que se tomaron su tiempo para encontrar el guion correcto, que fueron muy cuidadosos para encontrar el mejor momento para rodarla y se mostró insistente en defender las salas de cine frente al streaming.

Esto último es posiblemente lo más interesante de su intervención, reincidiendo en este rechazo a los nuevos modelos de exhibición que la pandemia ha instaurado y al que muchos sectores de Hollywood, como bien es el caso de Cruise o de directores como Christopher Nolan, se oponen tajantemente. Aunque tampoco es información nueva que sea jugosa para la prensa o espectadores, porque la opinión del actor sobre los estrenos en streaming que dejan de lado total o parcialmente las salas de cine ya estaba bien clara desde hace tiempo.

"Eso no va a suceder. Nunca”, declaraba en la masterclass sobre la posibilidad de que Top Gun: Maverick se hubiera estrenado en plataformas durante la pandemia. “He pasado mucho tiempo con los dueños de los cines, las personas que venden las palomitas, las que hacen que todo esto sea posible... Sé por lo que están pasando. Solo sé que estamos haciendo Misión: Imposible y que Top Gun está llegando", continuaba mientras los espectadores de Cannes estallaban en aplausos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Y es que Tom Cruise busca mayormente esto, el aplauso y la admiración del público por sus logros en el séptimo arte. De ahí que el resto de su intervención se limitara a resaltar su prestigiosa filmografía y a atribuirse méritos, lo que condujo a la masterclass fuera rutinaria, predecible y monótona. Recordó míticas películas como Misión Imposible, Entrevista con el vampiro, Collateral, sus nominaciones al Óscar con Nacido el cuatro de julio o Jerry Maguire e incluso se atribuyó haber inspirado a Paul Thomas Anderson para la creación de su personaje en Magnolia, que también le valió la candidatura a los premios de la Academia de Hollywood.

Tampoco dudó en resaltar sus habilidades en rodaje, su decisión de interpretar siempre las escenas de riesgo sin usar dobles, que continuamente sigue tratando de superarse a sí mismo o que hace sus películas pensando en el público, es decir, lo mismo de siempre. “Crecí en sets de películas en salas de escritura y salas de edición. He pasado ahí mi vida, y es una vida increíble y muy privilegiada, porque es algo que quería hacer. Y siempre me ha gustado el público, y hago mis películas para el público. Porque ante todo soy espectador”, afirmaba. “Sabes, nadie le pregunta a Gene Kelly, ¿por qué bailas?”, matizaba respecto a poner en riesgo su vida para sacar adelante sus secuencias de acción extrema.

Y poco más hay para destacar en su intervención, porque, aunque el Festival de Cannes montara un evento por todo lo grande para su recibimiento que implicó incluso al ejército del aire francés sobrevolando la ciudad, él siguió empeñado en cuidar su imagen y estatus mediante una conjunción de declaraciones que, en el fondo, no dijeron absolutamente nada. Sino más bien, repitió lo mismo que dice siempre que promociona una nueva película: cuánto ama el séptimo arte, lo mucho que quiere protegerlo, su entrega absoluta en un rodaje o que trabajar ha sido su escuela de cine. Al final, su materclass se limitó a ser otra promoción aburrida de su figura y de su nueva película, haciendo que nunca terminemos de conocer a la persona detrás del personaje.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.