Toleran a este Corona Capital

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 21 (EL UNIVERSAL).- El Corona Capital sería la fiesta prometida para olvidar al otro que nos encerró, al coronavirus. La pandemia dejó a la Ciudad de México sin festivales musicales durante un año y ocho meses cuando, tras el Vive Latino, inició una sequía en la capital que culminó ayer.

Pero si hay algo que hemos aprendido de estos tiempos trepidantes, es que pocas cosas pueden ya predecirse.

El primer día del Corona Capital se tornó, por momentos, en un mal sueño para 56 mil 600 de asistentes que, según cifras de los organizadores, acudieron, debido a la cancelación de dos de las bandas más importantes del lineup, The Kooks y Disclosure —aunada a la de St. Vincent, anunciada hace tres días—, lo que implicó además el cambio de horario de LP, una de las más esperadas.

Lo anterior, provocó que los organizadores del festival lanzaran un comunicado asumiendo "los múltiples retos que la organización implica en medio del regreso a la normalidad", e invitando a los asistentes sin boletos para el día de hoy, a acudir de manera gratuita con la entrada del sábado.

Aguantan de todo

El primer contratiempo con el que se enfrentaron los asistentes, tras pasar los filtros sanitarios, fue el del sonido. SG Lewis, quien se presentó en el escenario Corona Cero tuvo que disculparse, pues las fallas técnicas le impidieron terminar: "Volveré lo antes posible para un set completo y compensarlo. Los amo chicos por darme su energía de cualquier modo", dijo.

Pero fue el anuncio de la cancelación de The Kooks lo que conmocionó a los presentes.

"Luke está a punto de ser papá y nos informan que va volando de regreso al quirófano para alcanzar a su esposa", publicó Corona Capital en su cuenta de Twitter.

Poco después, la banda mostró una foto en Instagram con el músico y su recién nacido, Julian: "Estábamos esperando a nuestro primer hijo el próximo mes, pero ella (su mujer) entró en trabajo de parto prematuro y la llevaron de urgencia", explicó.

La posibilidad de ver a otra de las bandas grandes, Disclosure, se cerró cuando LP anunció que tomaría el lugar de los británicos, quienes luego subirían un video explicando lo sucedido.

"Guy (uno de los integrantes) ha sufrido una seria intoxicación por comida y tiene una infección estomacal. Estamos en la Ciudad de México, con doctores entrando y saliendo", lamentó Howard, su hermano.

Salvan la noche

Pero hubo muchos músicos, y en particular LP y Tame Impala, que hicieron que todo lo ocurrido valiera la pena.

Entre una llovizna, cientos esperaron más de dos horas a la cantante de "Lost on you", recibida con euforia: "Los extrañé muchísimo, en serio muchas gracias", dijo a sus fans, muchos sin distancia, ni cubrebocas.

Otra situación desfavorable fue dejar a LP para ver a Tame Impala, debido al cambio de horario. Con su psicodelia, los australianos cerraron la noche demostrando por qué eran de los más esperados. "Mexico city, ¿Cómo se sienten todos”, dijo Kevin Parker, a lo que muchos respondieron: ¡Bieeen!

Sin "Susana"

Las medidas sanitarias no convencieron.

1. A los asistentes se les pidió una prueba PCR o certificado de vacunación completo.

2. Tras pasar este filtro, se les colocó una pulsera para identificar que sí cumplieron.

3. No todos, pero algunos optaron por usar gel en los diferentes expendios.

4. Muchos se quitaron el cubrebocas al entrar y no hicieron caso a los constantes llamados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.