Tokio condena el lanzamiento de misiles balísticos norcoreano

Tokio, 25 mar (EFE).- El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, condenó hoy el lanzamiento de dos misiles balísticos de corto alcance (SRBM) por parte de Corea del Norte, al tiempo que la cancillería japonesa ha presentado una protesta formal por esta prueba de armamento.

Suga explicó a los medios que el primer misil fue disparado poco después de las 7.00 hora local (22.00 GMT del miércoles) y que el segundo fue lanzado unos 20 minutos después, y añadió que volaron unos 420 y 430 kilómetros antes de caer en aguas del Mar de Japón.

El ejército surcoreano, por su parte, indicó que el lanzamiento se produjo desde la provincia de Hamgyong del Sur, en la costa oriental norcoreana.

Suga condenó enérgicamente la acción y señaló que se trata de una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que prohíben a Corea del Norte disparar misiles balísticos.

El ensayo de hoy "amenaza la paz y la seguridad de Japón y la región circundante", explicó Suga.

A su vez, el gobierno japonés ha presentado una protesta formal contra Corea del Norte a través de su embajada en Pekín, según explicó un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores a la agencia Kyodo.

La protesta debe seguir ese cauce puesto que ambos países no mantienen relaciones diplomáticas.

Tras el lanzamiento, Suga convocó una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad Nacional en Tokio, al término de la cual indicó a los medios que Japón "cooperará estrechamente con EE.UU., Corea del Sur y otros países para proteger con firmeza la vida pacífica de la ciudadanía".

La última vez que Corea del Norte probó proyectiles de este tipo fue el 29 de marzo del año pasado, cuando realizó pruebas con el llamado sistema KN-25 desde su costa oriental.

Se trata del segundo ensayo de armas que realiza el régimen en una semana tras probar dos misiles de crucero el pasado domingo en un momento marcado por las presiones norcoreanas para retomar el diálogo sobre desnuclearización mientras Washington lleva a cabo una revisión de su estrategia para lidiar con Corea del Norte.

La prueba del domingo no se dio a conocer hasta ayer, y tanto Corea del Sur como EE.UU. quitaron peso a la operación -las resoluciones de la ONU no sancionan los lanzamientos de misiles de crucero por parte norcoreana-, lo que indica un aparente plan coordinado para facilitar el reinicio del diálogo, estancado desde 2019.

(c) Agencia EFE