A tu próximo jefe no le importará en qué universidad te graduaste

Business people shaking hands in the office. Group of business persons in business meeting. Three entrepreneurs on meeting in board room. Corporate business team on meeting in modern office. Female manager discussing new project with her colleagues. Company owner on a meeting with two of her employees in her office.
A tu próximo jefe no le importará de qué universidad te graduaste. Foto: Getty Images

A menos de una semana para 2023, grandes compañías como Amazon, Salesforce y Vimeo anunciaron otra ola de despidos masivos, que acabó con más de 25.000 puestos de trabajo en medio de temores crecientes por una próxima recesión.

Los últimos recortes ocurren tras las reducciones significativas en Twitter y Meta que vimos a fines del año pasado, cuando más de 1.000 empresas de tecnología en todo el mundo eliminaron colectivamente cerca de 150.000 empleos.

Si tu puesto de trabajo quedó afectado por los despidos, o simplemente te interesa buscar otro empleo, hay dos buenas noticias para ti. La primera es que el mercado laboral se mantiene resiliente, con una demanda que supera con creces la oferta de los empleadores, según datos publicados por Bloomberg el miércoles.

La segunda es que, cuando envíes tu currículum a las empresas este 2023, ya no tendrás que añadir a tu lista de preocupaciones que no con un título universitario o si te graduaste de una escuela con mala reputación.

Todo indica que las empresas más exitosas este año serán las que “se sientan más cómodas evaluando a los candidatos únicamente en función de su capacidad para desempeñar el puesto, en lugar de sus credenciales y experiencia previa”, dijo a CNBC una especialista en Recursos Humanos.

Emily Rose McRae, directora sénior de investigación enfocada en recursos humanos en la firma de analistas Gartner, predijo en un informe de esta semana que habrá menos énfasis en los títulos de cuatro años, ya que eliminar los requisitos de educación es una estrategia clave para atraer “candidatos no tradicionales”.

“Hemos estado utilizando la educación como un referente y es muy importante averiguar por qué”, dice McRae. “¿Cómo medimos eso realmente?”.

Con candidatos no tradicionales, McRae se refiere a personas con habilidades no técnicas y que se desempeñan con éxito e interactúan con otros en un ambiente laboral. No son habilidades que necesariamente se aprenden en un curso, como análisis de datos o programación, sino que reflejan tu estilo de comunicación o ética de trabajo.

La tendencia ha ido ganando terreno lentamente durante algunos años. Según un estudio de 2022 de Harvard Business Review y la empresa de datos del mercado laboral Emsi Burning Glass, el 46% de las ocupaciones de calificación media y el 31% de las ocupaciones de alta calificación redujeron los requisitos de grado en las ofertas de trabajo entre 2017 y 2019.

Se estima que la tendencia podría acelerarse dramáticamente este año. Exigir un título educativo deja sin trabajo a una franja significativa de la población estadounidense, “en un momento en que los empleadores [ya] luchan por encontrar talento”, señalaron los autores del estudio.

Warehouse manager discussing delivery schedules with a female worker. Warehouse supervisor walking and talking with dispatch worker.
Exigir un título educativo deja sin trabajo a una franja significativa de la población estadounidense. Foto: Getty Images

Harvard Business Review señaló que, con base en las tendencias actuales, alrededor de 1.4 millones puestos de empleo podrían abrirse para trabajadores sin títulos universitarios en los próximos cinco años.

Sin título, pero con las habilidades necesarias

Cuando los empleadores eliminan los requisitos de grado, se vuelven “más específicos sobre las habilidades en las ofertas de trabajo, que se supone vienen con una educación universitaria”, señalan los autores del estudio.

Eso es exactamente lo que McRae dice que quiere ver más en el próximo año. A los empleadores, la experta recomienda enfocar sus entrevistas en buscar aptitudes como la organización, interacción social apropiada, y adaptación, entre otras.

“Encontrará candidatos que puedan hacer el trabajo, pero que necesiten capacitación y desarrollo para compensar la posible falta de experiencia en la industria. Ya sea formal o informal, podría contratarlos para aprendizajes”, sugiere.

Para los solicitantes, McRae recomienda no tener miedo de buscar activamente oportunidades de capacitación o de levantar la mano para pedir ayuda cuando sea necesario.

“Cualquier empresa que te contrate, a pesar de la falta de experiencia tradicional, probablemente estará dispuesta a apoyar su transición al puesto”, agregó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Guia de aciertos y errores en LinkedIn (que no te deberías perder)