Los titanes de los cruceros se reúnen de nuevo en Miami Beach

·4  min de lectura
Courtesy of MSC Cruises

Seatrade, la mayor conferencia mundial del sector de los cruceros, arrancó el lunes por primera vez desde 2019 con la habitual gran afluencia de público en el Centro de Convenciones de Miami Beach.

Los líderes de la asediada industria son optimistas. A pesar de los repetidos brotes de coronavirus en los barcos, de suspender operaciones durante más de un año en aguas estadounidenses y de asumir enormes deudas para mantenerse a flote, insisten en que los cruceros están de regreso y crecen casi al mismo ritmo que antes de la pandemia, con la aparición de nuevas marcas de cruceros y muchas antiguas compañías que siguen invirtiendo miles de millones de dólares en nuevos barcos y terminales.

El Miami Herald se reunió con Pierfrancesco Vago, presidente mundial de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), el mayor grupo de la industria de los cruceros y brazo cabildero con sede en Washington DC. Vago pronunciará el discurso de apertura de Seatrade el martes, junto con otros altos ejecutivos del sector. La conferencia se prolongará hasta el jueves.

Vago es también el presidente ejecutivo de MSC Cruceros, una compañía de cruceros con sede en Ginebra que recientemente comenzó a construir una nueva terminal de cruceros en PortMiami, que será la terminal de cruceros más grande en Norteamérica.

La entrevista fue editada para mayor brevedad y claridad.

▪ Pregunta: ¿Cuál es su evaluación de la situación de la industria.?¿Cuáles son las tendencias que ha observado y los retos que se presentan en el futuro para los cruceros?

▪ Respuesta: Los dos últimos años han sido casi la tormenta perfecta, con la pandemia y la guerra en Ucrania. Pero la capacidad de la industria para adaptarse y reaccionar en poco tiempo ha hecho que seamos muy eficientes. Los barcos son activos móviles, así que eso nos favorece. Hemos tenido que quitar San Petersburgo de los itinerarios por el Mar Báltico, pero hemos añadido más escalas en el norte de Europa alrededor de los fiordos. Hemos tenido que adaptarnos a los cambios de itinerarios en el último momento debido al cierre de las fronteras. Desde que se reanudaron los cruceros en Europa en agosto de 2020, la industria ha tenido 7.5 millones de pasajeros en todo el mundo.

También vivimos un momento muy peculiar en que las reservaciones d se hacen mucho más cerca de la fecha de salida, porque las cosas pueden cambiar, así que la planificación de los viajes ha sido difícil. Obviamente, algunas de las compañías han tenido problemas durante estos últimos 24 meses con sus flujos de efectivo, por lo que ha habido una desaceleración en la obtención de reembolsos para los pasajeros. Pero creo que ahora, con la recuperación de la actividad, todos entienden que tenemos que velar por nuestros clientes.

P: Como organismo cabildero de los cruceros, ¿cómo ha sido su relación con Washington y los CDC?

▪ A: Queremos asegurarnos que tenemos el marco legal adecuado para operar de manera justa y de forma comparable a nuestros competidores en tierra. Seguimos trabajando muy bien con los CDC para hacer frente a una emergencia.

La advertencia de viaje de los CDC obviamente fue inesperada. Considerábamos que nuestros protocolos habían sido probados en los meses previos, y dar una advertencia de Nivel 4, fue un poco injusto. Ahora la advertencia ha desaparecido, lo que significa que los datos que compartimos con los CDC han sido correctos. Estamos trabajando con ellos y siendo transparentes al compartir los datos para que todos podamos tomar decisiones.

▪ P: ¿Por qué la industria de los cruceros no ha hecho público el número de casos de COVID-19 entre pasajeros y tripulantes?

▪ A: Los números deben entenderse y explicarse. A veces, mostrar a la gente un número sin el contexto adecuado pudiera ser mal usado y crear confusión en este entorno tan complejo en el que vivimos. No compartimos las cifras no porque no queramos ser transparentes, sino porque lo que salga de esos datos debe ser analizado por los CDC para un análisis profesional.

▪ P: Los cruceros siempre han sido unas vacaciones relativamente asequibles, ¿los pasajeros verán subir los precios?

▪ A: Nos enfrentamos a dos grandes problemas en este momento en particular. Uno es la inflación y el otro es el problema de los suministros y la logística, que tiene un gran impacto en las materias primas de los productos acabados. La industria de los cruceros tiene la ventaja de las economías de escala, lo que significa que compramos mucho y tenemos un mejor poder adquisitivo. En MSC, servimos 100 millones de comidas al año, así que si se puede ahorrar un dólar por cada comida, es mucho dinero, y trasladamos ese ahorro a los clientes. Hay un repunte en los precios debido a la inflación. Pero creo que la relación calidad-precio siempre será mayor que la de cualquier otro tipo de vacaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.