A pesar tiroteos, Miami-Dade resiste tendencia nacional al alza de homicidios

·7  min de lectura

El año 2021 comenzó con dos tiroteos masivos a las afueras de locales musicales que dejaron cuatro muertos y 26 heridos, un comienzo premonitorio que parecía dar continuidad a la preocupante tendencia violenta del año anterior.

Luego ocurrió algo inesperado. Los homicidios en Miami-Dade cayeron en picada. Los líderes de las fuerzas del orden lo atribuyeron a la intensificación de la aplicación de la ley, a un esfuerzo centrado en sacar las armas de las calles y a los procesos judiciales. Otros apuntaron a varios factores sociales.

Cualquiera que sea la razón, los asesinatos en todo Miami-Dade, con sus 2.7 millones de habitantes, disminuyeron más de un 15% en comparación con el año anterior, contrarrestando una tendencia nacional en la que más de una docena de ciudades establecieron tasas de homicidio históricas.

“Teníamos más recursos para investigar. Compartimos información. Incautamos muchas de armas de fuego de las calles y la fiscal estatal ayudó asignando abogados adicionales para cerrar los casos”, dijo el director de la Policía de Miami-Dade, Alfredo Ramírez.

En 2021 la Oficina del Médico Forense (ME) de Miami-Dade registró 245 homicidios.,45 menos que el año anterior; un año en el que las fuerzas del orden atribuyeron gran parte de un aumento del 15% en los homicidios a las frustraciones de estar encerrados durante la pandemia. Los registros muestran que 188 de los asesinatos del año pasado fueron por disparos. Otros fueron apuñalamientos, ahogamientos, agresiones e incluso incendios provocados.

Las cifras de homicidios del condado palidecen en comparación con las de muchas ciudades del país con poblaciones similares.

Chicago, con la misma población que Miami-Dade, continuó su tendencia al alza de los asesinatos con más de 800 el año pasado. En Houston, que también tiene una población similar, hubo 467 homicidios. Y Filadelfia, con 1.6 millones de habitantes, tuvo 559 asesinatos.

Incluso algunas ciudades consideradas durante mucho tiempo entre las más seguras del país experimentaron un aumento significativo de los delitos violentos. San Antonio, con 1.6 millones de habitantes, tuvo su año más letal en más de una década, con 128 homicidios. Y San Diego, con una población de 1.5 millones de habitantes, tuvo cerca de 100 asesinatos, duplicando el total del año anterior.

Alex Piquero, criminólogo y catedrático de Sociología de la Universidad de Miami, señaló que si se descarta el año 2020 como una aberración, la tasa de homicidios de Miami-Dade es bastante uniforme en comparación con años anteriores. Miami-Dade tuvo 241 homicidios en 2019. Piquero dijo que muchas grandes ciudades con altas tasas de homicidio como Chicago y Filadelfia sencillamente siguen una tendencia que comenzó hace años.

“Históricamente, las ciudades con muchos inmigrantes tienden a tener tasas de homicidio más bajas. No quieren entrar en conflicto con la ley”, dijo el profesor de UM. “Y no hay duda de que sacar las armas y a las personas violentas de las calles tuvo un efecto en las bajas cifras de criminalidad”.

Solo ocho agencias policiales de Miami-Dade tienen sus propias oficinas de homicidios. Todas esas agencias, excepto una, informaron de menos asesinatos en 2021 que el año anterior. La única excepción fue Hialeah, que tuvo un homicidio más en 2021 que el año anterior. La Policía de Miami-Dade también cubre muchos más homicidios que solo los del área no incorporada. La agencia policial más grande del condado también se ocupa de investigar los asesinatos de los otros 27 departamentos de Policía de Miami-Dade.

En un desglose por agencias, tanto la Policía de Miami-Dade como la de Miami investigaron 9% menos de asesinatos en 2021 que el año anterior. La Policía Estatal de la Florida (FDLE) observó una caída de 38%. Miami Gardens, Miami Beach, North Miami, North Miami Beach y Hialeah se mantuvieron más o menos igual.

Chassidy Saunders, conocida por sus amigos y familiares como la "Princesa Tik Tok", tenía solo seis años cuando fue asesinada a tiros en enero durante una fiesta de cumpleaños en Miami.
Chassidy Saunders, conocida por sus amigos y familiares como la "Princesa Tik Tok", tenía solo seis años cuando fue asesinada a tiros en enero durante una fiesta de cumpleaños en Miami.

El año comenzó con 29 homicidios en enero, entre ellos la muerte de la “Princesa TikTok” Chassidy Saunders, de 6 años. Perdió la vida el 16 de enero durante un triple tiroteo en una fiesta de cumpleaños en Miami. Dio continuidad a la preocupante tendencia de niños muertos por disparos del año anterior.

En los tres meses siguientes, otras 76 personas murieron baleadas en Miami-Dade. Uno fue un sociable niño de 3 años llamado Elijah LaFrance. Fue asesinado a tiros frente a la casa de North Miami-Dade que su familia había alquilado para su fiesta de cumpleaños de Elijah.

Elijah LaFrance, de tres años, perdió la vida a causa de los disparos en abril, cuando fue asesinado frente a una casa en North Miami-Dade que sus padres alquilaron para su fiesta de cumpleaños.
Elijah LaFrance, de tres años, perdió la vida a causa de los disparos en abril, cuando fue asesinado frente a una casa en North Miami-Dade que sus padres alquilaron para su fiesta de cumpleaños.

Luego vinieron los tiroteos consecutivos que, según las autoridades locales y los expertos, pusieron fin a una ola de delitos violentos que duró 16 meses.

Un viernes por la noche, al comienzo del fin de semana del Día de los Caídos, un vehículo se detuvo a las puertas de un local de fiestas alquilado en el moderno distrito de Wynwood de Miami, y un hombre armado disparó más de 30 veces con un fusil automático. En menos de 30 segundos, Quinton Valbrun, de 25 años, murió y otras seis personas resultaron heridas.

Solo 26 horas más tarde, en las primeras horas de la mañana del Día de los Caídos, en una zona del noroeste de Miami-Dade, decenas de personas salían del salón de banquetes El Mula cuando tres agresores enmascarados saltaron de un Nissan Pathfinder y dispararon cientos de veces con fusiles semiautomáticos en cuestión de segundos.

Shankquia Lechelle Peterson, de 32 años, Desmond Owens y Clayton Dillard III, ambos de 26 años, murieron. Otras 20 personas resultaron heridas.

La Policía atribuyó gran parte de la violencia de este año al aumento de peleas en redes sociales por todo tipo de temas, desde novias hasta nuevos lanzamientos musicales. Las disputas letales por el control de las esquinas de venta de drogas o el territorio parecen más raras que en años anteriores. Fueron discusiones que a menudo desembocaban en violencia, pero que la policía se había vuelto más experta en resolver.

Cuatro días después del tiroteo en El Mula, líderes comunitarios, conmovidos por el derramamiento de sangre y presionados por los angustiados familiares, se reunieron en la sede de la Policía de Miami-Dade en Doral y anunciaron la creación de la Operación Calor de Verano. Entre los asistentes estaban la alcaldesa condal Daniella Levine Cava, la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle y los jefes de varias agencias policiales de todo el condado.

El grupo prometió una serie de medidas para poner fin a la violencia: más policías en la calle, intercambio de información, recogida de armas y drogas. Y lo que es más importante, recursos adicionales para investigar los homicidios y abogados que ayudaran a procesarlos.

En los siete meses siguientes hubo 112 homicidios más. La tasa de homicidios había descendido 36%. La Policía de Miami-Dade lo atribuyó a su plan estratégico. Durante el mismo período, informó la Policía, hubo 3,741 detenciones y se retiraron de la calles 946 armas de fuego. Ramírez dijo que, con la ayuda de la Fiscalía del Estado, la tasa de solución de asesinatos el año pasado aumentó significativamente.

Lo más importante, dijo, es que se redujeron los asesinatos de niños. Solo cuatro menores de 18 años fueron asesinados a tiros en los últimos siete meses de 2021.

“La verdad es que me dio rabia, mucha rabia ver cómo mataban a nuestros niños. La retórica en las redes sociales se manifestó en las calles. Muchos de estos tiroteos fueron por cosas menores, como algo en TikTok”, dijo el director. “Como padre y policía, era exasperante. Había que hacer algo”.

Tangela Sears, una activista contra la violencia armada, cuyo hijo fue asesinado en 2015, dijo que atrapar y condenar a los tiradores da a los afectados por la violencia armada algo de esperanza.
Tangela Sears, una activista contra la violencia armada, cuyo hijo fue asesinado en 2015, dijo que atrapar y condenar a los tiradores da a los afectados por la violencia armada algo de esperanza.

Tangela Sears, activista contra la violencia que perdió a un hijo a causa de la violencia armada en 2015, dijo que no se puede subestimar la importancia de tener un investigador de la Fiscalía del Estado en el lugar de los homicidios, no puede ser subestimada.

“No voy a decir que elimina el dolor que sentimos, pero trae la justicia que deseamos. Da esperanza”. agregó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.