Tiros en Mogadiscio para dispersar protesta contra el retraso de los comicios

Mogadiscio, 19 feb (EFE).- Tiros de las fuerzas de seguridad se escucharon hoy en Mogadiscio, capital de Somalia, para dispersar a manifestantes que protestaban contra el retraso de las elecciones en este país del Cuerno de África.

Los disparos al aire se efectuaron cuando los manifestantes, entre ellos el candidato presidencial Hassan Ali Khaire, ex primer ministro somalí, marchaban esta mañana con pancartas y banderas nacionales por la carretera que conduce al aeropuerto de Mogadiscio, cerca del cual un restaurante recibió el impacto de una granada de procedencia desconocida.

"Yo y otros candidatos a la Presidencia, miembros del Parlamento, otros funcionarios y muchos civiles sobrevivimos a un intento de asesinato", denunció Khaire en su página de Facebook.

El primer ministro somalí, Mohamed Hussein Roble, reaccionó a los hechos en una intervención televisada donde subrayó que "las protestas son un derecho constitucional, pero las protestas armadas son inaceptables". Manifestó, asimismo, el compromiso del Gobierno con la celebración de elecciones pacíficas en el país.

El incidente ocurrió un día después de que líderes opositores alentaran una gran manifestación para exigir la celebración de los comicios tras no reconocer la autoridad del presidente somalí, Mohamed Abdullahi Mohamed Farmaajo, cuyo mandato venció el pasado 8 de febrero.

Los opositores desafiaron así la prohibición de reuniones públicas decretadas por las autoridades, que han cortado las calles más importantes de la ciudad.

La noche del jueves, fuerzas gubernamentales se enfrentaron con milicias de la oposición en la zona capitalina de Daljirka Dahsoon, donde se levanta el monumento al soldado desconocido, indicaron los medios locales.

Los expresidentes Hassan Sheikh Mohamud y Sharif Sheikh Ahmed aseguraron que el Ejército atacó su hotel por la noche.

"Hemos sido atacados injustamente por el Gobierno al allanar el Hotel Maida donde yo y el expresidente Hassan Mohamud y otros miembros de la Unión de Candidatos presidenciales se alojan", aseguró Ahmed de madrugada en su cuenta de Twitter.

LA ONU, "PROFUNDAMENTE PREOCUPADA"

La Misión de Asistencia de la ONU en Somalia (UNSOM, en sus siglas en inglés), se mostró hoy "profundamente preocupada" por los choques armados en Mogadiscio.

La UNSOM pidió "calma y moderación a todas las partes involucradas" e instó a que "se mantengan líneas abiertas de comunicación para ayudar a reducir las tensiones".

"Los enfrentamientos en Mogadiscio subrayan la urgente necesidad de que los líderes del Gobierno Federal y de los estados miembros federales se unan para alcanzar un acuerdo político sobre la implementación del modelo electoral", añadió la ONU.

Los líderes de la oposición ya anunciaron el pasado día 8 que no reconocen a Farmaajo como presidente y pidieron la formación de un Consejo Nacional de Transición para conducir al país a unas elecciones indirectas.

Los opositores acusaron a Farmaajo, que busca un segundo mandato, de fracaso al aplicar un pacto alcanzado en septiembre pasado sobre el modelo de las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Ese acuerdo mantenía un sistema indirecto basado en clanes, pese a la promesa del presidente de celebrar los primeros comicios con sufragio universal desde 1969.

El presidente de Somalia es designado por los legisladores del país, pero los comicios para votar a los senadores y diputados que deben elegir al jefe del Estado en una sesión conjunta del Parlamento bicameral se han pospuesto ya dos veces debido a desacuerdos entre el Gobierno central y algunas regiones.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.

(c) Agencia EFE