Tirador de Texas, Salvador Ramos, contaba con 22 cargadores de 30 balas durante la masacre, según informe

·3  min de lectura
Los padres de estas víctimas de Uvalde quieren prohibir los AR-15, ¿EE.UU. los escuchará?

El tirador que mató a 19 estudiantes y dos maestros en una escuela primaria de Texas el martes pudo haber estado armado con hasta 660 balas en cargadores de municiones de alta capacidad durante la masacre, informó ABC News.

Salvador Ramos tenía un cargador de 30 rondas cargado en el rifle de asalto estilo AR-15 que usó durante el tiroteo, dijeron fuentes policiales.

El joven de 18 años tenía otros seis cargadores en un chaleco táctico que llevaba puesto, así como 15 más en una mochila que la policía descubrió más tarde.

En total, Ramos pudo haber llevado hasta 660 balas a la Escuela Primaria Robb.

Es la última señal de que Ramos pudo obtener un arsenal de armas de grado militar sin alertar a las fuerzas del orden.

Poco después de cumplir 18 años el 16 de mayo, el adolescente se dedicó rápidamente a comprar armas de fuego y accesorios.

Al día siguiente, fue a una armería local y compró un rifle semiautomático.

Un día después, compró al menos 375 rondas de municiones.

El 19 de mayo, regresó a la tienda de armas y compró otro rifle estilo AR-15.

Todo esto fue legal bajo la ley estatal de Texas, que tiene algunas de las leyes de armas más laxas del país.

Los jóvenes de 18 años pueden comprar y portar armas largas o rifles.

En 2021, el gobernador Greg Abbott promulgó leyes que permiten a los tejanos portar armas y rifles sin permisos.

El gobernador defendió su historial con las armas, dijo que son los problemas de salud mental los que conducen a tiroteos masivos, no el acceso a armas de alto poder.

“La capacidad de un joven de 18 años para comprar un arma larga ha existido en el estado de Texas durante más de 60 años, y durante el transcurso de esos 60 años, no hemos tenido episodios como este”, declaró en una conferencia de prensa el miércoles.

“Algo que ha cambiado sustancialmente”, continuó, “es el estado de la salud mental en nuestras comunidades. Lo que sí sé es esto: nosotros como estado, nosotros como sociedad, necesitamos hacer un mejor trabajo con la salud mental. Cualquiera que le dispare a otra persona tiene un problema de salud mental, punto”.

Los homicidios con armas de fuego en Texas aumentaron más del 90 por ciento en el estado en la última década y han aumentado casi todos los años desde 2011, según el Centro de Leyes Giffords.

Dos de los cuatro tiroteos escolares más mortíferos en la última década también ocurrieron en Texas, al igual que una serie de otros asesinatos masivos impactantes en los últimos años, incluidas masacres en una base militar en Fort Hood, una iglesia en Sutherland Springs y un Walmart en El Paso.

Muchos de esos tiroteos, como el de Uvalde, involucraron el uso de un rifle estilo AR-15, un arma semiautomática inspirada en las que usaron las tropas estadounidenses en Vietnam.

Se utilizó un arma estilo AR-15 en un tiroteo masivo de 2017 en una iglesia en Sutherland Springs, Texas, que mató a 26 personas.

En 1994, el presidente Bill Clinton firmó una ley de prohibición de armas de asalto, la cual cubría el AR-15.

En la década que siguió a dicha ley, los tiroteos masivos se redujeron en comparación con los años anteriores a su aprobación y posteriores a su expiración.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.