El tirador de Georgia, acusado de ocho asesinatos, comparecerá en la Corte el próximo miércoles

Newsweek México
·2  min de lectura

ROBERT AARON LONG, autor confeso de los tiroteos en tres salones de masajes en Atlanta fue acusado de asesinato por los ataques cometidos este martes que dejaron ocho muertos y sembraron el pánico en la comunidad asiática de Estados Unidos.

El joven de 21 años, aparentemente ha negado cualquier motivo racista y se ha presentado como un “adicto al sexo” ansioso por acabar con “una tentación”, dijo el capitán Jay Baker, portavoz de la Oficina del condado de Cherokee, donde el acusado fue detenido.

Por ahora los investigadores consideran prematuro pronunciarse sobre el verdadero móvil de la masacre.

También lee: Hombre mata a ocho personas en spas de Georgia: ‘Eran una tentación que yo quería eliminar’

La autoridades también informaron que seis de sus ocho víctimas son de origen asiático, cuatro de ellas, surcoreano. Siete son mujeres.

Long admitió los hechos, “insinuó que tenía problemas de adicción al sexo y que pudo haber frecuentado varios de estos lugares en el pasado”, dijo Baker.

Por ahora la Policía Federal verifica las declaraciones, buscando en las redes sociales e interrogando a los familiares de Long.

El autor confeso tiene ya programa una primera audiencia y comparecerá en la corte el próximo miércoles, confirmó BNC.

En tanto, la comunidad asiática en el sureste de Estados Unidos denunció un aumento de la violencia racista y crímenes de odio, a propósito de la consternación de una masacre en Atlanta y sus alrededores.

No te pierdas: Lo que sabemos del peor tiroteo en la historia de Canadá que dejó 18 muertos

Este jueves, ofrendas de flores fueron colocadas al pie de los salones de masaje en los que Robert Aaron Long abrió fuego el martes.

“La supremacía blanca nos está matando, literalmente”, denunció el miércoles Stephanie Cho, directora ejecutiva de la ONG Asian Americans Advancing Justice, en Atlanta.

“La violencia contra las comunidades asiáticas ha pasado desapercibida… durante muchos años”, añadió, al rechazar las declaraciones del agresor que negó haber asesinado por motivos racistas. N