TikTok, en la mira. EE.UU. avanza contra la redsocial más exitosa

The Economist
·6  min de lectura

En mayo ByteDance, la startup más valiosa del mundo, aumentó aún la ventaja que le saca a otros "unicornios" tecnológicos. La empresa china fue valuada en US$140.000 millones en el mercado secundario, un aumento de casi la mitad desde la ronda de financiación de hace apenas unos meses. ¿El motivo? TikTok, una app de videos cortos que ha sido descargada 2000 millones de veces. El "último rincón soleado" de internet, como es conocida gracias al alegre contenido generado por los usuarios, es la primera sensación mundial de China en la red. Para el fundador de 37 años de ByteDance, Zhang Yiming, es parte de su ambición de construir un gigante del software global. Ahora esa ambición está en peligro.

El 29 de junio la India prohibió TikTok y 58 apps chinas más, luego de choques mortales entre soldados indios y chinos en el Himalaya. El mismo mes los abogados estadounidenses de ByteDance le dijeron que la administración de Donald Trump está preocupada por la propiedad china de TikTok. Ahora Estados Unidos amenaza con prohibir la app por completo.

Qué hay detrás del fenómeno TikTok. El secreto mejor guardado (y el más polémico) del negocio digital

La preocupación oficial con TikTok ha crecido con su popularidad. Se estima que tiene 70 millones de usuarios estadounidenses al mismo nivel que Snapchat. En el primer trimestre del año fue descargada 315 millones de veces globalmente, más que cualquier otra app en tres meses, según la consultora Sensor Tower. En los Estados Unidos y Gran Bretaña compite con YouTube por la atención de los usuarios y no solo entre los adolescentes, que fueron los primeros a los que atrajo. "TikTok es un lugar para todos ahora", dice Vanessa Pappas, la gerenta general de la app para Estados Unidos.

ByteDance no difunde sus ingresos pero sus inversores dicen que está en camino de alcanzar los US$30.000 millones en 2020, comparado con US$15.000-20.000 millones en 2019. Las ganancias netas podrían aumentar a más del doble, llegando a US$7000 millones. La mayor parte de sus ingresos proviene de sus negocios en China, Douyin, una versión de TikTok, y Toutiao, una app de noticias.

TikTok aún no gana dinero, pero ByteDance calcula que con el tiempo puede eclipsar la suma de todas sus demás propiedades chinas al incursionar en el mercado publicitario de EE.UU. Para lograrlo, ha estado entregando herramientas a anunciantes. El capital de riesgo, principalmente norteamericano, que es el soporte de ByteDance cree que esto, más el crecimiento en China, podría llevar su valuación a US$500.000 millones.

Censura y propaganda

Para los usuarios de TikTok la idea de que EE.UU. reprima videos de erizos bebé es tan tonto como que un abuelo intente aprender a bailar. Pero los funcionarios norteamericanos tienen dos preocupaciones. La primera tiene que ver con censura y propaganda. En el pasado TikTok ha impedido hablar de temas sensibles en China, tales como Tíbet, la Plaza Tiananmen o la represión en la provincia de Xinjiang. La segunda preocupación es que siendo una firma china, ByteDance está sujeta a leyes que requieren que trabaje con las autoridades chinas.

TikTok dice que nunca ha recibido ningún pedido formal de datos de China y se negaría a entregar información sobre usuarios no chinos. Pero Alex Stamos, exagente de seguridad de Facebook que ahora asesora a Zoom, dice que aún si TikTok pudiera resistir los pedidos del gobierno "la cuestión es qué medios extralegales existen para sacar datos". Sí ingenieros con base en Pekín tienen acceso a servidores de TikTok en cualquier lugar del mundo, dice, su gobierno podría forzarlos a entregar los datos almacenados. TikTok dice que recoge menos datos que muchas redes sociales, pero registra automáticamente la locación del GPS de los usuarios, su dirección de internet y la historia de navegación y búsquedas en la app. Los usuarios también pueden optar por compartir sus contactos.

Plan radical

ByteDance ha tratado de reducir estas preocupaciones. Al crecer exponencialmente la base de usuarios de TikTok en Occidente, dio pasos para americanizar sus operaciones y administración. En marzo ByteDance introdujo también un plan más radical. Podría tomar todos sus negocios no chinos, incluyendo TikTok, y darles una sede global en Londres, más una oficina operativa en Irlanda (donde rigen las estrictas reglas de protección de datos europeas). Operativamente la firma se bifurcaría en "ByteDance China" y "ByteDance Global". Conversó con el gobierno británico acerca de la idea en febrero.

Estas discusiones cesaron cuando la Casa Blanca planteó la perspectiva de prohibir TikTok. Algunos analistas ahora consideran que la probabilidad de tal prohibición es bastante elevada. La prioridad de ByteDance es evitarlo, reteniendo una parte significativa del valor económico de TikTok.

¿Qué hay detrás del conflicto entre entre EE.UU. y China por TikTok?

La opción preferida de la compañía es el plan de "ByteDance Global". Está dispuesta a modificar su estructura de capital y separar la rama global, reteniendo una participación de entre el 35% y el 49%. Zhang nombraría una minoría de los miembros del directorio. ByteDance Global a su vez podría separar la rama estadounidense de TikTok para distanciarla aún más de China. Otra opción sobre la mesa según se dice es que los inversores existentes de ByteDance compren una participación mayoritaria en TikTok, quizá permitiendo a ByteDance mantener una pequeña parte de las acciones. No está claro si esto tranquilizaría a la administración Trump.

El temor más grande

Lo que más teme ByteDance es una venta forzada del 90-100% de TikTok global a inversores estadounidenses o un gigante tecnológico. Larry Kudlow, el asesor económico de Trump, ha dicho que piensa que TikTok se convertirá en una firma estadounidense separada de la empresa madre China. La firma considera que Pekín probablemente aceptaría una nueva sede europea global para ByteDance. Pero entregar la TikTok global a estadounidenses parecería una expropiación. "Estados Unidos recibiría otra plataforma tecnológica global" señaló una persona en China involucrada en el asunto.

Ceder parte o toda TikTok sería un golpe financiero para ByteDance. Sin TikTok Estados Unidos su valor potencial caería de US$500.000 millones a quizás US$300.000 millones, según calculó un gran inversor. Perder TikTok globalmente sería aún más doloroso. Una división también podría contener el desarrollo futuro de la app, cuya popularidad ha sido alimentada por los algoritmos de ByteDance, que fueron mejorados con el desarrollo de Douyin y Toutiao.

Los problemas de TikTok ofrecen una oportunidad para otros. En la India, donde 200 millones de usuarios perdieron el acceso a ella de la noche a la mañana, un rival local, Roposo, tuvo 22 millones de usuarios nuevos en 48 horas. En Estados Unidos Facebook está por lanzar Instagram "Reels", un clon de TikTok, y YouTube pronto desplegará "shorts". La Casa Blanca aún puede cambiar de idea respecto de prohibir una app en la que están enganchados tantos estadounidenses. Su estructura corporativa podrá cambiar. Pero Pappas está decidida. "TikTok no se va".