Tierra del Fuego: una reforma previsional permite a docentes jubilarse a los 50 años y a los estatales, a los 55

El gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Gustavo Melella
El gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Gustavo Melella

EL CALAFATE.- La legislatura de Tierra del Fuego aprobó una reforma al sistema previsional de los empleados públicos que podrán jubilarse con 55 años de edad hasta el 2027 y en algunos casos elevar el haber jubilatorio hasta el 88% de su sueldo en actividad. Son dos de las modificaciones centrales aprobadas por unanimidad y que formó parte de las promesas de campaña del gobernador Gustavo Melella, quien ahora tendrá un mes para promulgarla o vetarla.

“ Gracias legisladores y legisladoras por haber actuado a la altura de las circunstancias, legislando para ampliar derechos y, como en este caso, restituirlos”, c elebró Melella a través de sus redes ante la aprobación de la reforma tras una extensa sesión. Sin mencionarlo directamente, Melella se refería a la reforma que en enero de 2016 encaró el gobierno Roxana Bertone (PJ) en el cual se quitó el 82% móvil y desató una revuelta social que se extendió durante varios meses.

Lo que empezó como una reforma al régimen jubilatorio docente se extendió a toda la administración pública, por pedido de las diferentes centrales gremiales, a través de una comisión en la legislatura que estuvo presidida por el diputado Federico Greber, de FORJA, -el partido por el cual Melella accedió a la gobernación- y con la representación de todos los bloques de la legislatura.

Si bien el sistema actual establece una modalidad paulatina para llegar a una edad jubilatoria de 60 años, tanto de hombres como de mujeres, la modificación previsional creó transición que permitirá jubilarse a los 55 años a quienes hayan ingresado a la administración pública antes del 31 de diciembre de 2017 y se jubilen hasta el 31 de diciembre de 2027. Pero para poder acceder deberán tener 30 años de aportes a cualquier sistema previsional pero 20 de ellos, como mínimo, al régimen fueguino.

Uno de los puntos mas destacados es lo que se denominó “bonificación por servicios excedentes”, la cual establece que el jubilado podrá superar el 82% móvil, accediendo a “un 1% más por cada año y medio de servicio que exceda los aportes necesarios para jubilarse”, con un tope máximo “del 88%”, de lo que se desprende que algunos jubilados ganarán más que cuando estaban en actividad laboral. Sin embargo, quedan exceptuados del beneficio los vocales del Tribunal de Cuentas, el fiscal de Estado, los jueces y funcionarios del Poder Judicial y quienes perciben sueldos superiores al del gobernador.

Desde la Asociación de Trabajadores del Estado celebraron y festejaron la reforma, ellos fueron uno de los que presentaron un proyecto alternativo en la legislatura. “ Los puntos que se han modificado fueron todos logros para los jubilados y para los trabajadores, en todos los puntos que nos alcanza las modificaciones fueron a mejor de lo que hoy tenemos ”, afirmó a LA NACION Cristian Wilder dirigente de ATE y uno de los referentes de la organización más involucrados en este proceso.

Sin embargo, aclara que aún hay puntos que no se alcanzaron y los seguirán pidiendo, “faltó lo del 82% para todos, dado que aún se mantiene que de los 30 años de aportes, 25 sean para la Caja de la provincia, si alguien tiene menos de 25 años, cobra un 3% menos por año que le falta, eso no se modificó en esta ley, pero lo seguiremos peleando” .

El cálculo del haber

Otro de los puntos que se cambió fue la forma de calcular el haber jubilatorio, que antes remitía al promedio de los sueldos de los últimos 10 años de actividad, y ahora promediará los mejores 60 sueldos de esos últimos 10 años. A su vez, la norma permite que quienes ya están jubilados por el régimen actual, puedan solicitar la redeterminación de su haber de acuerdo al nuevo sistema, aunque no podrán exigir el pago de sumas retroactivas.

Para solventar el mayor gasto derivado de estos cambios, se estableció que las contribuciones patronales subirán al 16 % para el caso de jubilaciones ordinarias y al 18% para los regímenes especiales (dos puntos más que actualmente) mientras que los aportes personales, del 14 y 16% en la actualidad, podrán ser incrementados por el Gobierno de la provincia en un 0,5% por año hasta un tope del 2% extra.

El proyecto también mejoró las condiciones jubilatorias de los docentes, que ahora deberán acreditar un mínimo de 12 horas cátedra en el momento de la jubilación, y 10 años efectivos frente al grado, con 25 años de servicio y 50 años de edad.

Fue justamente este sector, aliado político de Melella, quien inició el recorrido del cambio previsional: en abril del 2021, el Sindicato Unificado de la Educación Fueguina, Sutef, presentó en la legislatura un anteproyecto del régimen diferencial de jubilaciones del sector que proponía acceder a la jubilación con 25 años de servicio y sin límite de edad, el cálculo del haber jubilatorio con los mejores 24 sueldos consecutivos y el 82% móvil real. El proyecto como tal no prosperó y desde el gobierno se presentó una propuesta propia que derivó en la reforma general aprobada anoche.

“Después de un largo pero valioso análisis, las y los legisladores provinciales aprobaron la reforma previsional, luego de escuchar el legítimo reclamo de los trabajadores estatales y nuestros jubilados. De la misma manera en que estamos llevando adelante el plan de recuperación salarial, con mucha responsabilidad encaramos esta reforma”, aseguró el gobernador fueguino a través de su cuenta oficial de Twitter.

En el caso que falten fondos para los pagos, la ley prevé que el gobierno transferirá a la Caja de Previsión Social las sumas necesarias para el pago de la totalidad de las prestaciones en tiempo y forma” y posteriormente accionará para recuperar esos recursos.

Con información de la agencia Télam