¿Tienes $8,000? Puedes jugar a ser multimillonario del espacio y volar en este avión de gravedad cero

·3  min de lectura

Lo más importante que debes saber sobre los vuelos comerciales de ingravidez de Zero-G es esto: No todo el mundo vomita.

La experiencia es más suave de lo que cabría esperar, dice Matt Gohd, director ejecutivo de la empresa de turismo espacial, que también empezará a volar desde el Aeropuerto Ejecutivo de Miami-Opa-locka el 29 de enero.

“No es una montaña rusa”, explica, y añade que calcula que quizá una de cada 28 personas tenga una experiencia desagradable (normalmente porque no se siguen las instrucciones). “Es todo lo contrario. Es como si estuvieras flotando. La gente tiene la idea errónea de que es una cosa estridente y loca”.

Eso no quiere decir que no se puedan hacer volteretas, giros mal hechos o bailes en el vuelo de Zero-G, siempre que se pueda pagar los $8,200 que cuesta la entrada, un precio elevado que probablemente siga siendo más asequible desde el punto de vista emocional que entablar una estrecha relación personal con Jeff Bezos.

El interés por el turismo de altura se ha elevado tras la multimillonaria carrera espacial del año pasado, en la que Bezos y Blue Origin se impusieron a Richard Branson y Virgin Galactic al borde del espacio (o al menos a 250,000 pies de altura). Pero Zero-G, que también volará desde Fort Lauderdale a partir de mayo, no es nueva en el juego de la gravedad cero: la empresa lleva vendiendo experiencias “sin gravedad” desde 2004.

Los asientos están en la parte trasera del Boeing 727; el primer plano está acolchado para los momentos de flote sin gravedad.
Los asientos están en la parte trasera del Boeing 727; el primer plano está acolchado para los momentos de flote sin gravedad.

“Antes nos iba bien, pero entonces la gente empezó a buscar en Google la gravedad cero y vio a Al Roker haciéndolo”, explica Gohd, quien añade que un vuelo previsto desde Nueva York se convirtió en cinco debido a la abrumadora demanda.

Con todo, los viajes comerciales son menos de la mitad del negocio de Zero-G. El resto proviene de científicos y empresas que quieren probar proyectos de investigación y diversos materiales en gravedad cero. Un viaje a bordo de Zero-G es más barato que un viaje a la Estación Espacial Internacional, después de todo.

¿Qué pueden esperar los pasajeros una vez que suben al Boeing 727-200 modificado, al que se le ha ajustado el sistema hidráulico y se le añadieron acelerómetros a la cabina para mejorar su rendimiento?

En primer lugar, hay que ponerse el traje de vuelo, subir a bordo y tomar asiento en la parte trasera del avión. La zona de flotación está en la parte delantera, acolchada desde el suelo hasta el techo y con una cuerda a cada lado. El avión vuela entre 20,000 y 30,000 pies en lo que se llama un arco parabólico.

Pasajeros posan para fotos a bordo del vuelo en gravedad cero de Zero-G.
Pasajeros posan para fotos a bordo del vuelo en gravedad cero de Zero-G.

Gohd lo compara con lanzar una pelota de tenis al aire. En la cima de su vuelo, hay un segundo en el que la pelota se detiene antes de descender. Ese es el momento sin gravedad, solo que en este viaje dura unos 30 segundos. El vuelo incluye 15 parábolas, lo que proporciona a los clientes entre siete y ocho minutos de gravedad cero.

“Esta es la única manera de sentir lo que es ser un astronauta”, dice Gohd.

Para asegurar que usted no se maree, tiene sugerencias. No se desvele en los bares de Wynwood, porque no se debe beber la noche anterior al vuelo. Desayuna alimentos con mucho almidón. Y una vez que estés flotando, no intentes grabar videos con el teléfono: Gohd dijo que una vez grabó un video de un reportero en el avión y quedó “destrozado para el resto del viaje; es un poco desestabilizador”.

Además, la tripulación de Zero-G lleva seis cámaras GoPro, así como un fotógrafo para capturar lo que él llama una “experiencia especial”.

“La mayoría de nosotros crecimos viendo las estrellas y pensando siempre cómo sería estar allí arriba”, dijo. “Hicimos algo al respecto y ahora vemos a gente común y corriente en el espacio. Ya no hace falta ser un astronauta de la NASA”.

Pasajeros suben al avión Zero-G.
Pasajeros suben al avión Zero-G.

Cero-G

Vuelo desde el Aeropuerto Ejecutivo de Miami-Opa-locka: 29 de enero; $8,200 por 15 parábolas.

Vuelo desde Fort Lauderdale: 13 de mayo; $10,500 por 30 parábolas-

Más información: www.gozerog.com

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.