La tienda británica Debenhams cierra permanentemente y peligran 12.000 puestos de trabajo

LA NACION
·3  min de lectura

La popular tienda por departamentos Debenhams, con 242 años de historia, se encuentra en proceso de cierre. Las pérdidas incluyen la desaparición de 124 sucursales y potencialmente de 12.000 puestos de trabajo.

La marca fue adquirida por la empresa de comercio electrónico Boohoo porUS$75 millones, junto con sus derechos de propiedad intelectual. Esto excluye de la transacción las tiendas físicas, sus acciones o servicios financieros. Autoridades de Boohoo consignaron a The Guardian que parte del atractivo de la marca se debió a las 300 millones de visitas anuales que recibe la página de Debenhams, lo que la convierte en uno de los 10 comercios minoristas con más visitas por Internet.

Coronavirus. El gobierno de Formosa comparó su gestión de la pandemia con la porteña

Boohoo ya aprovechó los daños causados por la pandemia de coronavirus para adquirir marcas como Oasis, Coast y Karen Millen. Sus acciones treparon un 4% tras el anuncio del lunes.

Debenhams ya había diseñado un plan para cerrar 50 sucursales tras declarar su insolvencia y ser intervenida en abril de 2020. También atravesó el mismo proceso un año antes.

La multinacional británica termina así su presencia en Londres, donde existió desde el siglo XVIII, y en 178 otras ubicaciones a lo largo del Reino Unido e Irlanda. Entre sus productos más conocidos se encuentran las prendas de vestir, los artículos para el hogar y el mobiliario de diseño.

El invierno británico resultó poco auspicioso para las ventas. El sector lleva varios años de declive, pero las medidas de cierre han arruinado a varias de las sucursales físicas de las marcas más conocidas.

Otra histórica tienda por departamentos que debió cerrar sus puertas es Beales, con 139 años de historia. En esa situación también se encuentran otras marcas actualmente afectadas por dificultades económicas, como Peacocks, Jaeger, Edinburgh Woollen Mill, Topshop, Dorothy Perkins, Burton y Miss Selfridge.

Inflación: el Gobierno reflota el plan de un pacto de precios y salarios

Entre los cierres que más han resonado en los últimos tiempos se encuentran el de la empresa de productos para bebés Mothercare, que llegó a contar con 150 sucursales; T. M. Lewin, tienda de ropa masculina con 122 años de presencia en el mercado; The Carphone Warehouse, de comercio electrónico; Cath Kidston, tienda de moda que migrará la mayor parte de su operativa al comercio electrónico; Oliver Sweeney, zapatería que también abandonará la operativa en tiendas presenciales, y Bright House, mueblería con más de 240 sucursales.

El cierre de tiendas históricas como Debenhams se da en en un contexto de cambio de hábitos de consumo y un crecimiento de las operaciones online, que en el Reino Unido duplicaron su participación en el último año. Según datos de la compañía de investigación de mercado eMarketer, al comenzar la pandemia, las ventas minoristas concretadas a través del comercio electrónico en el Reino Unido representaban un 19%, mientras que en noviembre de 2020, el último dato disponible, significaron un 36%.

El auge del comercio electrónico en general ha venido en desmedro de las tiendas físicas. Son muchos los casos en que las marcas no han cesado sus operaciones, pero sí han desvinculado a su personal de venta y cerrado sus locales al público. Además de Boohoo, varias empresas dedicadas específicamente al comercio electrónico se han visto favorecidas a nivel mundial por las ventajas en materia de costos y el aislamiento producto de la pandemia. Mercado Libre, por ejemplo, fue la vigésimo cuarta empresa a nivel mundial que más multiplicó sus ingresos.