“Tiemblo de rabia”: La superviviente de un violador adolescente teme que vuelva a atacar

·8  min de lectura
Una foto de dos mujeres que fueron agredidas sexualmente por Belter  (Provided by source)
Una foto de dos mujeres que fueron agredidas sexualmente por Belter (Provided by source)

Una adolescente cuyo abusador sexual se libró de la cárcel a pesar de declararse culpable de la violación o la agresión sexual de cuatro niñas ha dicho que está “temblando de rabia” por la decisión del juez.

Christopher Belter Jr, ahora de 20 años, fue condenado el martes a ocho años de libertad condicional por una serie de delitos sexuales contra niñas de 15 y 16 años mientras era estudiante de un colegio privado de élite en el norte del estado de Nueva York.

Ahora, una de sus supervivientes advirtió que teme que vuelva a delinquir gracias a la indulgencia del juez Matthew Murphy, y afirma que todavía hay muchas mujeres de las que abusó que no han denunciado.

En una entrevista con The Independent el viernes, declaró: “Creo que este es el principio de sus delitos. Su naturaleza es manipuladora; es táctico... ahora no tiene la correa so bastante corta. Creo que es totalmente capaz de volver a abusar dentro de su libertad condicional”.

Una evaluación psicológica realizada en octubre consideró que Belter presentaba un “riesgo superior a la media” de reincidencia, según los documentos judiciales.

El fallo de la libertad condicional provocó esta semana la indignación de todo Estados Unidos, y el abogado de una víctima manifestóque Belter “seguramente habría sido condenado a prisión” si no fuera “un acusado blanco de una familia rica e influyente”.

Belter, hijo de un exitoso abogado, fue puesto en libertad condicional en 2019 tras aceptar declararse culpable de cargos menos serios. Un juez le contestó a Belter que tendría que ser “perfecto” para evitar la prisión, pero rompió sus condiciones de libertad condicional al eludir deliberadamente el software de monitoreo en su PC para ver pornografía en línea.

“Me sentí víctima por segunda vez de la decisión del juez Murphy”, dijo la mujer, que no es nombrada por The Independent porque pidió el anonimato.

“Estuve físicamente enferma durante tres días. Me voy a la universidad lejos de mis padres, y mi padre ha tenido que llamarme para rogarme que coma algo. He perdido dos kilos en los últimos tres días.”

“[El juez] mencionó que había rezado para encontrar la sentencia adecuada para Christopher. No creo que el Dios al que rezo para navegar por el trauma que Christopher ha infligido sea el mismo al que rezó el juez Murphy.”

Un abogado de Christopher Belter declinó hacer comentarios a The Independent.

“Iba a suicidarme o a dar la cara”

La mujer tenía 15 años en noviembre de 2017 cuando Belter la agredió mientras dormía en la gran casa solariega de su familia en Lewiston, Nueva York, la noche antes de Acción de Gracias.

Ella y sus compañeras de la Academia Nardin, una escuela privada para chicas, eran invitadas a menudo allí para beber y festejar, supuestamente con el estímulo de la madre de Belter, Tricia Vacanti.

La noche del ataque, la joven había utilizado un vaporizador que le había dado Belter para tomar THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis, y alucinó mucho. Según declaró al Buffalo News, recuerda haber dicho repetidamente “no” mientras Belter la agredía, y haberse despertado a la mañana siguiente magullada y “golpeada”.

Conocida en algunos documentos judiciales como Jane Doe, la mujer demandó a Belter, Vacanti, su marido Gary Sullo y el padre de Belter, Christopher Belter Sr., por daños personales y gastos médicos, acusando a los tres adultos de haber fomentado por negligencia los abusos de Belter. Los tres negaron esas reclamaciones.

La mujer, que ahora tiene 19 años, relata que tardó unos seis meses en darse cuenta de lo que le había ocurrido. Desarrolló C-PTSD (trastorno de estrés postraumático complejo) y tuvo “problemas de comportamiento”.

“En ese momento era un misterio”, cuenta. “Nadie sabía por qué me comportaba así. Nadie sabía por qué me estaba desmoronando por la ansiedad. Mi familia se vio obligada a buscar lo que me ocurría. No quería que mi familia lo supiera.”

“No fue hasta que mi hermano menor, que tenía 13 años en ese momento, me encontró en mi habitación en medio de un intento de suicidio que finalmente se lo dije a mi familia.”

Eso fue en septiembre de 2018, y otros supervivientes empezaron a salir a la luz. La mejor amiga de la infancia de la mujer, conocida en los documentos judiciales como “MM”, había avisado a una línea estatal de ayuda contra el abuso infantil tras ser violada por Belter.

“Esa fue la gota que derramó el vaso”, expresó la mujer. “Sabía que o me suicidaba o salía a la luz, y salí a la luz por el bien de ella y de las otras chicas que fueron atacadas.”

No fui la primera víctima

A medida que más supervivientes comenzaron a contar sus historias, se dieron cuenta de que no estaban solas. La mujer dijo: “No fui la primera víctima... en ese momento, había habido otras llamadas sobre la misma casa, el mismo chico, la misma familia.

“[Un] investigador me contó que había recibido casi 25 llamadas de diferentes niñas y familias que creían ser víctimas de Christopher Belter, [que] habían decidido no denunciar del todo porque los cuatro íbamos a luchar por ellas.”

Todos le aseguraron que dar la cara era lo correcto, y ella se sintió responsable ante las demás supervivientes. En 2019, otro juez del condado de Niágara condenó a Belter a dos años de libertad condicional, diciéndole que tendría que ser “perfecta” para evitar ser condenada como adulta.

“La desconocida” quedó destrozada. “Yo, por desgracia, creí al fiscal del distrito en ese momento que era un procedimiento adecuado para los delitos de Christopher”, dice. “Siento que mi familia y yo fuimos manipulados para creer que esa era la decisión lógica... Reprimí mis dudas.”

Christopher Belter en su primera sentencia en 2019 (WKBW)
Christopher Belter en su primera sentencia en 2019 (WKBW)

Durante mucho tiempo no habló con los medios de comunicación porque los investigadores le expresaron que podía interferir en el caso. También luchó contra el anonimato, sintiéndose deshumanizada por la etiqueta “Jane Doe”, que es un nombre de stock para proteger a las víctimas de violación, pero también para las mujeres muertas que no pueden ser identificadas.

También le resultaba difícil entender cómo se había permitido que se cometieran los crímenes de Belter. Una demanda separada presentada por la familia de MM atribuye gran parte de la culpa a Vacanti, acusándola de “preparar a MM y a otras niñas para que fueran presas de su hijo depredador”.

La demanda alega: “Vacanti cultivó una relación con MM con todas las características de una amistad entre iguales, incluyendo el intercambio mutuo de información personal y confidencial...

“Vacanti halagaba y elogiaba la apariencia de MM, encontraba puntos de inseguridad en la psique de MM y los utilizaba... [ella] se ganó la confianza de MM ofreciéndole un espacio para ella y otros para festejar con drogas y alcohol”.

“Jane Doe” está de acuerdo con esa descripción. “Siento absolutamente que fui preparada”, dice. “Tricia Vacanti siempre estaba con nosotras, bebiendo -hasta el punto de la incompetencia por parte de mí y de las chicas-. Nos decía que fuéramos a buscar a Christopher en algunos momentos.

“Nos esperaba en su cocina con tragos de gelatina en una bandeja de plata. Nos sermoneaba sobre lo encantador que era su hijo. Hizo todo lo posible para que confiáramos en ella, en que Christopher era un buen chico”.

Doe alega que Vacanti le dijo a una de las víctimas que Belter había visto a un médico y que iba a ser llevado a un centro de rehabilitación. Fue después de ese momento cuando MM fue violada.

La mujer también dice que los fiscales se negaron a acusar a Vacanti como cómplice de las agresiones, reaccionando con hostilidad a los intentos de las familias de presionarlo, y acusando a los propios padres de Doe de intentar reforzar su caso civil.

La declaración de sentencia del violador, “regodeándose”, fue como una “puñalada trapera”

Vacanti, Sullo, Belter Sr. y sus abogados no respondieron a las solicitudes de comentarios de The Independent.

En los archivos judiciales, Vacanti, Sullo y Belter Sr. negaron las acusaciones de “Jane Doe” y MM o dijeron que no tenían suficiente información para dar una respuesta. A través de su abogado, Vacanti relató que “todas y cada una de las pérdidas o daños sufridos por los demandantes fueron causados por el acto, las acciones o las omisiones de terceros”, y pidió al juez que desechara ambos casos.

La policía ha presentado cargos contra Vacanti y Ullo, así como contra un amigo de la familia, por poner en peligro a los niños y por tratar ilegalmente con ellos. Los tres se han declarado inocentes, y el caso sigue su curso.

En la actualidad, la mujer conocida como Jane Doe sigue luchando contra el trastorno de estrés postraumático, que a veces la deja aletargada e incapaz de salir en público porque tendría que estar rodeada de hombres.

Ella cree que la influencia y las conexiones familiares de Belter contribuyeron a su leve condena y a que sus ataques continuaran durante tanto tiempo. “No sé a qué más se puede culpar, aparte de los privilegios”, aseveró.

En la vista de su sentencia, Belter pudo dirigirse al tribunal. “Espero que cada uno de ustedes pueda cerrar la herida que le hice”, formuló. “Sé, sin embargo, que quedará una cicatriz que servirá de recordatorio de la maldad de esa noche.”

La mujer describió esto a The Independent como un “regodeo”.

Dijo: “Lo dijo de forma jactanciosa. Para mí eso es lo que le alimenta, el hecho de clavarnos el cuchillo una y otra vez, gracias por recordármelo, Christopher”.

Aunque la desconocida pidió el anonimato, tanto ella como MM dieron permiso a The Independent para publicar su foto, para que los lectores pudieran ver la realidad de los crímenes de Belter.

Ella pronunció: “Siento que una parte importante de esto sería que la gente reconociera que realmente hay una chica de 15 años detrás de todo esto - y cómo éramos”.

Relacionados

Christopher Belter: Juez otorga libertad a estudiante de escuela privada que agredió sexualmente a cuatro

Mujeres en ejército de Reino Unido deben enfrentar el riesgo de vivir acoso sexual, agresión e intimidación

Trabajadores de McDonald’s planean huelga masiva por acoso y agresión sexual

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.