FOTOS | La joya arquitectónica oculta en el país más pobre del mundo

Mariángela Velásquez

Los fotógrafos y viajeros empedernidos adoran Tiébélé, un pueblo remoto de Burkina Faso de un poco más de una hectárea, muy próximo a la frontera con Ghana.

El motivo de la fascinación es que, más que una aldea, parece un museo al aire libre. Todas sus casas están pintadas con hermosas obras de arte.

Las pinturas son apenas una de las decenas de prácticas tradicionales de sus habitantes, que pertenecen a la etnia Kassena.

El revuelo que ha causado la singularidad de esa comunidad levantó las alarmas rojas de líderes comunitarios y asociaciones internacionales que desean evitar el saqueo de los grandes museos y coleccionistas privados, como ha ocurrido tantas veces en el pasado.

El Fondo Mundial de Monumentos ha reconocido a Tiébélé como un lugar único y desde 2012 ha recaudado financiamiento para proteger sus edificaciones y su cultura.

Lo irónico es que Burkina Faso es uno de los países más pobres del mundo, mientras su riqueza cultural es incalculable.

TE PUEDE INTERESAR