En 'tick, tick… Boom!', Robin de Jesús sabía que podía

·4  min de lectura
El actor Robin De Jesús en Nueva York, el 7 de noviembre de 2021. (Steven Molina Contreras/The New York Times).
El actor Robin De Jesús en Nueva York, el 7 de noviembre de 2021. (Steven Molina Contreras/The New York Times).

La camiseta lo dice todo: “Este cuerpo fue construido utilizando arroz con gandules”.

El arroz con gandules (o frijoles) es un platillo clásico puertorriqueño y Robin de Jesús usa la camiseta con orgullo debajo de una chaqueta naranja oscuro. Cuando unos montículos de maduros (plátanos fritos) llegan con nuestro plato fuerte, cada uno lleva encima una diminuta bandera de Puerto Rico. De Jesús, de 37 años, da su aprobación.

La familia del actor es de una zona rural de Puerto Rico y él creció en una comunidad de clase trabajadora en Norwalk, Connecticut. De Jesús, conocido por sus papeles exuberantes de un adolescente gay que se aventura a travestirse en la película “Camp”, un vivaz ayudante doméstico en el nuevo montaje de “La jaula de las locas” en Broadway y un escandaloso decorador de interiores en “Los chicos de la banda”, tanto la obra de teatro como la adaptación cinematográfica, quería diversificar su repertorio.

Luego llegó “tick, tick… Boom!”. De Jesús se tomó muy en serio la audición para el papel de Michael, un actor que se convierte en publicista, en la película dirigida por Lin-Manuel Miranda.

“Tenía la idea fija de ‘querer una interpretación tranquila’. Quiero un tono tranquilo y sutil”, dijo de Jesús en el almuerzo. “Y sé que, si lo logro, puedo demostrar madurez”.

La película (en cines y en Netflix) es la adaptación de un musical sobre el proceso de escribir un musical. La versión original de “Tick, Tick… Boom!”, fue escrita por Jonathan Larson —quien después escribiría el musical de rock “Rent”— y se representó por primera vez en 1990. La cinta cuenta la historia de un aspirante a compositor (también llamado Jonathan e interpretado por Andrew Garfield) que se vuelca hacia otro musical llamado “Superbia”. La trama se desarrolla a inicios de la década de 1990, con la epidemia del SIDA como el crudo telón de fondo.

A medida que se aproxima su trigésimo cumpleaños, la ansiedad de Jonathan se manifiesta como un tictac persistente. Le preocupan los inminentes ensayos de “Superbia”, de la que pareciera depender todo, y si él puede tener el más mínimo éxito en el campo de las artes escénicas.

El actor Robin De Jesús en Nueva York, el 7 de noviembre de 2021. (Steven Molina Contreras/The New York Times).
El actor Robin De Jesús en Nueva York, el 7 de noviembre de 2021. (Steven Molina Contreras/The New York Times).

Michael, su excompañero de casa y mejor amigo desde la infancia, ha renunciado al estilo de vida del artista harapiento para mejor optar por una carrera inteligente en la publicidad y un reluciente apartamento en un rascacielos. Se había hartado de esperar horas en una fila para hacer una audición, tan solo para ser interrumpido después de seis compases de una canción y que lo llamaran por otro nombre: “Juan, Pedro, Carlos, lo que sea”.

De Jesús comentó: “Sabía que Michael no tenía que ser reservado y retraído, que era alguien que había sorteado la vida del artista, una persona creativa, alguien que era sofisticado y en onda, y que no tenía problema con también dedicarse a la publicidad”.

“No tenía que ser una sola cosa”, agregó.

Aunque De Jesús ha aparecido en muchas películas de gran presupuesto, supuso que otras estrellas de mayor renombre podían hacerse del papel de Michael. Así que corrió un riesgo en su audición. Miranda quedó impresionado.

“He visto muchas producciones de “Tick, Tick… Boom!” y muchas veces quien obtiene el papel de Michael es alguien que se siente muy cómodo siendo un empresario, muy elegante, muy refinado”, comentó Miranda en una llamada telefónica. “Lo entretenido de haber elegido a Robin es que le crees por completo que es un artista que prospera en este mundo. Es un artista debajo de un traje”.

Miranda y De Jesús se conocen desde hace tiempo (tanto, de hecho, que De Jesús cantó en la boda de Miranda). En 2005, De Jesús hizo su debut en Broadway en “Rent” como miembro del coro y un remplazo para el personaje de Angel, una joven “drag queen”. Ese mismo año, se sumó al elenco original de “In the Heights”, el primer musical de Miranda, con un libreto de Quiara Alegría Hudes.

“Quiara y yo nos dimos cuenta de que, siempre que tenía la pelota, le daba un efecto extravagante y la volaba del parque”, comentó Miranda para referirse a De Jesús. “Estoy mezclando mis metáforas del tenis y el béisbol, pero eso mismo hace Robin”.

De Jesús obtuvo una nominación a los premios Tony por su papel de Sonny en “In the Heights”. Luego, recibió una nominación por “La jaula de las locas” en 2010 y “Los chicos de la banda” en 2019. Este año, se presentó en los premios Tony con Andrew Garfield.

Sin embargo, muchos de sus papeles daban la impresión de ser juveniles o exagerados. De Jesús estaba listo para algo nuevo.

“Mis otros personajes son como botellas de refresco de dos litros que agitas y abres”, opinó. “A Michael, lo agitas, pero lo dejas cerrado. No suelo tener papeles así. Siempre he sabido que soy capaz de interpretarlos”.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.