The Last of Us: la verdad detrás del hongo Cordyceps

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- "The Last of Us" ya arribó a HBO Max y Pedro Pascal y Bella Ramsey encarnan a Joel y Ellie, quienes caminan en un mundo postapocalíptico, luego que de una pandemia ocasionada por un hongo haya azotado el planeta. El ejemplar en cuestión es el Cordyceps y transforma a los hombres en caníbales.

La pregunta que ha surgido luego del estreno de esta adaptación del famoso videojuego es si este hongo existe y puede afectar a los humanos en la vida real. En una parte de la ficción, un científico describe cómo es posible que algunos de estos organismos sean capaces de colonizar a otros seres vivos y de esta manera poder controlar su cerebro.

La respuesta a la inquietud que han reportado algunos internautas luego de ver la serie es increíble. El hongo mencionado en la ficción existe en el mundo real y tiene hasta 400 tipos diferentes. Como menciona el científico, son capaces de crecer en huéspedes hasta causar su deterioro lentamente de adentro hacia afuera.

Estos hongos se pueden encontrar en las selvas del continente asiático y sus víctimas más comunes son los insectos y pequeños artrópodos. En la ficción uno de los científicos dice que no pueden sobrevivir a temperaturas mayores de 34 grados centígrados y el otro insiste en que pueden evolucionar hasta hacerlo. Es así que el Cordyceps comienza a invadir los cuerpos de miles de hombres y mujeres en la serie, producto del calentamiento global.

En este escenario donde Ellie y Joel deben sobrevivir, el hongo ataca el cerebro de los humanos, los controla y se extiende por todo el cuerpo hasta que los termina descomponiendo. Pero eso solo sucede en la ficción, ya que el Cordyceps de la vida real no provoca eso en las personas. El creador se ha inspirado en la acción del hongo en los insectos, nada más.

Este organismo es uno de los ingredientes de la medicina china tradicional y es conocido como "hongo de la oruga china" o "viagra tibetano". De esta manera queda claro que el efecto que tiene en los humanos es vigorizante y además protege el sistema hepático y cardíaco.