“Es casi como The Beano”: Tilda Swinton y Wes Anderson en The French Dispatch

·8  min de lectura

Cuando Wes Anderson tenía 16 años, descubrió The New Yorker. La revista semanal, con su animada mezcla de crítica, reportaje y ficción, cambió la vida de un joven que crecía en Texas. Una vez que recibía su nuevo ejemplar, se dirigía inmediatamente a los relatos cortos. “Siempre era lo primero que se leía en The New Yorker”, dice. “Después de las piezas cortas, eran ‘The Talk of the Town’ y ‘Goings on About Town’”. Estas columnas sobre acontecimientos culturales y la vida en la lejana Nueva York disparaban su imaginación.

A lo largo de los años, su devoción por The New Yorker alimentó su vida cultural, sus películas, incluso sus personajes. No es difícil imaginar, por ejemplo, a la familia de genios descoloridos de The Royal Tenenbaums de 2001 -la película que le valió a Anderson la primera de sus siete nominaciones al Oscar- como suscriptores habituales. Pero ahora ha utilizado la revista como influencia clave en The French Dispatch, hasta el uso autoconsciente del tipo de letra The New Yorker. “Es la base de la película”, dice Tilda Swinton cuando nos encontramos en el Hotel Marriott de Cannes. Vestida con un traje pantalón de color turquesa, con el pelo decolorado de rubio, es sólo una de las innumerables estrellas del deslumbrante conjunto de Anderson.

Ambientada en los primeros años de la década de 1960, la película se centra en las oficinas de la publicación titular, que -como sugiere el título completo de la película, The French Dispatch of the Liberty, Kansas Evening Sun- es un suplemento extranjero de un periódico del medio oeste. Con sede en la ciudad francesa (ficticia) de Ennui-sur-Blasé, esta “revista para expatriados”, como la llama Anderson, está dirigida por un tal Arthur Howitzer Jr. (Bill Murray), inspirado en el editor fundador de The New Yorker, Harold Ross, y cuenta con personal de la talla de Swinton, Frances McDormand, Jeffrey Wright y Owen Wilson.

La película en sí es una antología, ya que cada una de las tres historias cortas que contiene es uno de los “artículos” de lo que se supone que es la edición final de The French Dispatch. En “The Concrete Masterpiece”, el personaje de Swinton, de pelo llameante, JKL Berensen, informa sobre un artista radical encarcelado (Benicio Del Toro) y su relación amorosa con una guardia de la prisión (Léa Seydoux), que posa desnuda para él. Berensen se inspira en la crítica de arte Rosamond Bernier, que dio clases en el Metropolitan Museum de Nueva York y dirigió la influyente revista de arte L’oeil.

Le sigue “Revisions to a Manifesto”, en la que la férrea lectora de noticias Lucinda Krementz de McDormand se enreda con el estudiante activista de Timothée Chalamet. Anderson se basó en Los acontecimientos de mayo, de Mavis Gallant, que cubrió las protestas estudiantiles de mayo de 1968 en Francia, pero también se inspiró en el Cinéma du look, el movimiento de películas de Jean-Jacques Beineix, Luc Besson, Leos Carax y otros en la década de 1980, que dio un giro al cine francés en una dirección de estilo.

Según Swinton, se trata de un ejemplo típico de la mentalidad de Anderson. “No se trata sólo de fantasía, sino de cine-fantasía”, me dice. “Así que tienes estas pequeñas punzadas. La revuelta de los estudiantes... Siento que ya hemos visto esa película antes. Pero la verdad es que no la hemos visto. En realidad no ha existido. Hemos visto cómics que han ido un poco por ahí. Y hemos visto imágenes documentales de 1968. Es casi como la sensación de The Beano... está ahí en tu visión periférica”. Puede que sea la primera -y única- vez que se compara a Anderson con el cómic que nos trajo a Dennis the Menace.

El último “artículo”, “The Private Dining Room of the Police Commissioner”, es aún más excéntrico y ecléctico que sus predecesores, ya que el reportero Roebuck Wright, al estilo de James Baldwin, investiga una extraña historia de intoxicación alimentaria. Con los diálogos archiconocidos y las escenas artísticas, todo se inscribe en la idea de que Anderson es un cineasta de “regaliz”, como dijo recientemente la revista Slate. O lo amas o lo odias. “Ningún director en activo hace películas que se parezcan más a ese divisivo caramelo a base de raíces que Wes Anderson”.

Sin embargo, aunque la estrafalaria visión del mundo de Anderson no sea de tu gusto, es imposible negar lo profundamente personales que son sus películas. Aparte de su amor por The New Yorker y otras revistas similares, también es un devoto francófilo. “Siempre he querido pasar tiempo en Francia, y siempre he querido vivir en Francia”, dice. “Durante años, Francia ha sido una parte importante de mi vida. Pensé: ‘Quiero hacer una película que utilice lo que estoy aprendiendo aquí’, porque parte de la razón por la que empecé a ir a Francia en primer lugar es porque me encantaban las películas francesas. Eso es parte de lo que me enganchó de Francia”.

Leer más: Alec Baldwin: una cuarta persona manejó el arma antes del incidente fatal en el set de filmación

A principios de la década de 2000, pasó un tiempo viviendo en París con Jason Schwartzman, que desde que protagonizó Rushmore ha sido un colaborador habitual (y aquí interpreta al dibujante Hermès Jones, que trabaja en las oficinas de la revista The French Dispatch). En 2007 realizaron el corto Hotel Chevalier, con Schwartzman y Natalie Portman como antiguos amantes en una habitación de hotel de París. La película de 13 minutos fue un precursor narrativo de su largometraje ambientado en la India The Darjeeling Limited, estrenado ese mismo año.

Desde entonces, Anderson ha realizado dos películas de animación en stop-motion -la adaptación de Roald Dahl “Fantastic Mr. Fox” y el extravagante cuento japonés “Isle of Dogs”-, así como “Moonrise Kingdom”, ambientada en Nueva Inglaterra, y la película de conjunto “The Grand Budapest Hotel”, que se convirtió en el mayor éxito de su carrera, con 172 millones de dólares en todo el mundo. Ahora, por fin, vuelve a Francia, unos 14 años después de Hotel Chevalier, para crear la que es, sin duda, su película más ambiciosa hasta la fecha.

Sólo el reparto es alucinante, con cameos de Christoph Waltz, Elisabeth Moss, Saoirse Ronan y otros. Anderson también crea una película verdaderamente bilingüe, animando a sus compatriotas a utilizar subtítulos cuando sea posible. “Pensé: ‘quiero tener a algunos de mis actores franceses favoritos [entre ellos Léa Seydoux, Lyna Khoudri y Mathieu Amalric] en esto y quiero tener actores estadounidenses y quiero que los actores franceses puedan actuar en su idioma y los estadounidenses en el suyo’”.

También era esencial encontrar la ciudad francesa adecuada para crear Ennui-sur-Blasé. Anderson se decantó finalmente por Angulema, en el suroeste de Francia. “Es una ciudad construida en niveles; hay algo especial en rodar en un lugar que tiene profundidad, donde siempre hay algo detrás de ti”, explica. “Las capas se integran en el fondo y te dan más oportunidades para escenificar las cosas. Una ciudad con escaleras y carreteras inclinadas y ese tipo de cosas tiene algo que atrae inmediatamente”.

Sobre el papel, The French Dispatch parecía una perspectiva sencilla. “Creo que Wes pensó: ‘Oh, esto es un grupo de cortometrajes, no es tan ambicioso’”, señala Roman Coppola, coguionista habitual de Anderson. “Pero creo que llegó a apreciar que, en la preparación, en el departamento de arte y en el casting, eran cuatro o cinco películas juntas. Y así el trabajo se agravaba”. La producción utilizó el doble de decorados que cualquier otra película anterior de Anderson. “Lo que al principio parecía sencillo -hacer un puñado de cortos- se convirtió en algo bastante complejo”, añade Coppola.

En las películas de Anderson, y en particular en The French Dispatch, hay una cantidad increíble de arte. Gran parte de ello puede verse en una nueva exposición que se está celebrando en Londres, en la que se muestran los decorados originales del genial diseñador de producción de Anderson, Adam Stockhausen, y el vestuario de la cuatro veces ganadora del Oscar, Milena Canonero. También puede entrar en el café Le Sans Blague y degustar algunas de las delicias francesas que aparecen en la película.

Sin embargo, aunque “The French Dispatch” puede parecer tan dulce y enfermizo como un milhojas, hay sustancia debajo de todo ello. La película termina, de forma conmovedora, con una larga lista dedicada a los escritores y editores cuyo trabajo inspiró a Anderson. “En esa lista está Luc Sante, que no es un escritor del New Yorker, sino [un escritor de] New York Review of Books y Village Voice”, dice Anderson, “y luego también en esa lista hay una serie de editores, o personas que fueron escritores y editores, personas que encontraron escritores y los animaron y ayudaron a dar forma a la revista”.

Es un momento de inspiración, que resume la intención de Anderson de crear una carta de amor al periodismo que le dio forma e inspiración. También es su forma de demostrar que el trabajo de estos titanes de la literatura no ha sido olvidado. “Cualquier chico joven en particular -o cualquier persona a la que le guste esta película- espero que utilice esa lista de lecturas del final”, afirma Swinton, “y lea, por ejemplo, a James Baldwin”.

Si The French Dispatch puede inspirar a alguien a profundizar en estos afamados escritores, entonces es misión cumplida.

The French Dispatch se estrena en los cines el 22 de octubre. La exposición “The French Dispatch” estará en el 180 The Studios de Londres hasta el 14 de noviembre. Las entradas cuestan 10 libras (13 dólares).

Relacionados

Como francesa, era escéptica con The French Dispatch de Wes Anderson; luego la vi y me encantó

“The French Dispatch” de Wes Anderson se estrena en Cannes

Cannes recibirá películas de Wes Anderson y Sean Penn

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.