Anuncios

‘The Batman’ fue un triunfo, pero ahora es momento de darle un descanso al héroe

El superhéroe ha protagonizado 12 películas desde 1989, incluidas las de Lego; eso es similar a un Batman cada dos años y medio  (Jonathan Olley/Warner Bros)
El superhéroe ha protagonizado 12 películas desde 1989, incluidas las de Lego; eso es similar a un Batman cada dos años y medio (Jonathan Olley/Warner Bros)

La nueva película de Batman es lo suficientemente buena como para justificar la inclusión del artículo definido en su título. La trilogía del Caballero de la Noche de Christopher Nolan fue genial y todo, pero este es el Batman. El adecuado. El que los fanáticos reconocen. El que realmente usa sus habilidades de detective para resolver cosas antes de reorganizar la cara de un criminal con los puños. Sí, puede ser demasiado tardado, los acertijos del Acertijo pueden no ser los más difíciles de resolver, y el final puede ser un poco decepcionante, pero en general, esta es la película de Batman que hemos estado esperando: un thriller de cine negro que simplemente presenta a un multimillonario psicótico que se disfraza de murciélago. Entonces, ahora que lo lograron, finalmente podemos darle un descanso a esta franquicia, ¿verdad? Incorrecto.

Si bien The Batman no recurre al método de Marvel de anunciar una secuela con una escena poscréditos, sí insinúa que hay más por venir. Si no has visto la película, esto es un spoiler y definitivamente deberías mirar hacia otro lado ahora. Si la has visto, hablo del cameo de Barry Keoghan como El Guasón, que sin duda volverá en algún momento para enfrentarse al Batman de Robert Pattinson. Efectivamente, tanto Pattinson como el director Matt Reeves ya han expresado su deseo de hacer una trilogía de películas en esta nueva y cruda Ciudad Gótica, lo que debería mantenernos contentos por el resto de la década. Pero con Ben Affleck aún por hacer su última aparición como el Caballero de la Noche en The Flash de este año, y Michael Keaton por retomar su versión del personaje para la misma película y una próxima película de Batichica, nos estamos acercando al límite de murciélagos.

Durante las últimas décadas, Batman apenas ha tenido tiempo para respirar. Ha aparecido en la pantalla grande la asombrosa cantidad de 12 veces desde 1989 (eso incluye ambas películas de Lego), si no cuentas la gran cantidad de largometrajes animados lanzadas exclusivamente en vídeo. Eso promedia aproximadamente una película cinematográfica de Batman cada dos años y medio. Eso es más frecuente que la Copa del Mundo. ¿Y qué sucede cuando haces tantas secuelas y nuevas versiones en tan poco tiempo? Terminas decepcionando. Terminas con Val Kilmer y George Clooney en trajes de murciélago con pezones.

La venerada trilogía de Batman de Christopher Nolan: Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2012), compensó en gran medida las decepciones previas. Por un tiempo, pareció que sus películas habían saciado nuestra sed de murciélagos de una vez por todas, pues su versión filosófica y realista del material parecía ser el mejor enfoque posible. Pero solo unos años más tarde, después del trauma relativo causado por Batman v Superman: Dawn of Justice y Justice League de Zack Snyder, el personaje una vez más se encontró con la necesidad de una solución.

Ahora que Batman ha proporcionado precisamente eso, lo que el héroe realmente necesita es un buen descanso. Contrariamente a las demandas cada vez más sofocantes de la cultura de los fanáticos de las películas de cómics, no existe la obligación de tener siempre a un Batman titular esperando entre bastidores. Lo mismo puede decirse de Superman, que está a punto de ser relanzado en una producción de JJ Abrams antes de que Henry Cavill de la era Snyder haya dejado oficialmente el papel. ¿No sería maravilloso si pudiéramos esperar un poco más antes de ser golpeados en la cara con otro intento del mismo personaje?

The Batman puede ser un triunfo: también se desempeñó bien en la taquilla, donde recaudó US$128,5 millones en su primer fin de semana, lo que la convierte en el segundo título con mayores ingresos durante la pandemia, solo por debajo de Spider-Man: No Way Home, pero no es una película que necesite una secuela de inmediato. Ciertamente tampoco necesita que se lance una nueva versión dentro de cinco minutos con un nuevo actor. La brecha de ocho años entre el punto más bajo de la franquicia, Batman y Robin de 1997, y el rescate de la franquicia, Batman Begins de 2005, era exactamente lo que necesitaba el Caballero de la Noche. Ahora que tenemos la interpretación definitiva que habíamos estado esperando, es hora de retirarse a la Baticueva una vez más.