Thalía ondea la bandera LGBT y pide respeto a las diferencias

CIUDAD DE MÉXICO, junio 27 (EL UNIVERSAL).- Este sábado, las calles de la Ciudad de México lucen casi vacías, no hay carros alegóricos, multitudes, gente con banderas multicolor y tampoco ese fervor de celebración que cada año se vive en la Marcha del Orgullo LGBT+, este año ese ánimo festivo se ha llevado a las redes sociales y las plataformas digitales, desde las que miles de personas festejan la diversidad y donde la cantante Thalía fue la encargada de dar el banderazo de salida.

Año con año al mediodía, las calles de Paseo de la Reforma, Juárez, Madero, 5 de mayo y la Plancha del Zócalo están llenas de color, brillante y pancartas que piden y exigen trato igualitario para la comunidad LGBT y aunque ahora todo ha sido a la distancia, es Thalía, quien desde Nueva York hace un llamado a reconocer las diferencias entre individuos y celebrarlo.

"En esta marcha en mi México o cualquier parte del mundo exigimos que se nos reconozca no como iguales sino como un cúmulo de diferencias porque de eso se trata cuando hablamos de diversidad, somos millones de seres distintos, pero todos con un corazón que late fuerte", detalló.

La cantante, quien para la ocasión portó un traje con los colores del arcoiris y de fondo una bandera propia de la comunidad LGBT, detalló que a la distancia se une para celebrar esas diferencias entre individuos y también para apoyar a aquellos que aún no viven su vida en libertad y sin prejuicios.

"Este día es para decirles a quienes viven con miedo y a quienes optan por vivir en la sombra que no están solos, que estamos aquí para ustedes, pero también para exigir una sociedad responsable y que garantice vías para la integración de todas y todos, para eso estamos aquí en esta marcha virtual para visibilizar a la comunidad y recordar que su lucha es permanente, para reconocer la fuerza y valor de quienes la iniciaron y aplaudir a aquellos que nos han ayudado a entender el valor, el peso y el significado de las diferencias", detalló.

La intérprete de "Amor a la mexicana" señaló que esta época de crisis sanitaria obliga a los seres humanos recapacitar y ver la manera en la que el mundo se ha manejado y darse cuenta que quiza hay casas a las que se le debería prestar más atención y muchas otras cosas que no deberían de importar tanto, como es la sexualidad de cada individuo.

"Hay que imaginar cómo será el mundo cuando nos encontremos con él y cómo queremos que sea, donde esperemos no hablar de racismo, asesinatos, homofobia, transfobia, lesbofobia, tampoco de terapias de conversión que coartan la libertad y cobran vidas, un mundo donde las leyes no permitan la discriminación laboral en caso de una preferencia sexual, donde no pongamos en duda hasta donde llegan nuestros derechos", añadió.

Tras finalizar su discurso y el banderazo de inicio a las Marcha 42 del Orgullo LGBT, Thalía tomó las bandera y la extendió en sus manos mientras la ondeaba.