Escándalo de corrupción en Reino Unido: mensajes sobre contratos de pruebas covid-19 habrían sido eliminados

·3  min de lectura

Un exministro de salud conservador, Lord Bethell, ha discutido con el Partido Laborista por acusaciones de "corrupción", después de admitir que pudo haber borrado los mensajes telefónicos sobre los contratos de covid-19.

El conservador dijo que fue víctima de un ataque "personal" injusto por parte de la líder adjunta del Partido Laborista, Angela Rayner, después de que ella afirmó que él tuvo un papel clave para "repartir" los contratos durante la pandemia.

El gobierno afirmó anteriormente que Lord Bethell había "perdido" o "reemplazado" su teléfono móvil antes de que pudiera ser analizado en busca de mensajes relacionados con los contratos para pruebas asignados a Abingdon Health y con un valor de casi US$115 millones.

En una nueva declaración durante una revisión judicial, lanzada luego de un desafío legal por parte de los activistas en Good Law Project, Lord Bethell reconoció que se eliminaron los mensajes relacionados con los contratos.

"He borrado mensajes de WhatsApp de mi teléfono móvil personal cada cierto tiempo para liberar espacio de almacenamiento", dijo el exministro. "Hasta el punto en el que estos mensajes relacionados con el contrato de Abingdon Health también se habrían eliminado".

Esto ocurre después de que se supo que Owen Paterson, el conservador y ex miembro del parlamento en el centro del escándalo de corrupción que envuelve al gobierno, tuvo comunicación con Lord Bethell al comienzo de la crisis por el covid-19.

Según los informes, Paterson participó en una llamada con Lord Bethell y la empresa de salud Randox en abril pasado, poco después de que la firma obtuviera un contrato con el gobierno para proporcionar pruebas de covid-19.

Haciendo énfasis en que Randox le pagaba a Paterson US$135 mil por año para que fungiera como consultor, la líder adjunta del Partido Laborista tuiteó: "Owen Paterson estuvo en una llamada entre Randox y Lord Bethell, quien repartió los contratos de covid-19".

Leer más: Merkel da veredicto positivo sobre influjo de migrantes

Rayner agregó: “Randox se adjudicó más de US$675 millones en contratos de covid-19 sin una licitación ni un proceso abierto. Nombremos esto por lo que es: corrupción".

Pero el exministro de salud conservador respondió a la líder adjunta laborista: “Este tipo de ataque personal consistente implica una mala conducta de manera injusta. Se burla de nuestro esfuerzo nacional, cuando de hecho muchos buscaban salvar vidas".

En una serie de tuits en los que negó cualquier mala conducta, agregó: "Pensé que todos teníamos la responsabilidad de nuestro lenguaje y nuestra retórica, y que deberíamos evitar intoxicar el debate nacional".

Rayner respondió: “Llamar corrupción a la corrupción no es 'intoxicar el debate nacional', es una declaración de hechos. Publique sus WhatsApps y correos electrónicos privados en los que especifique cómo Randox obtuvo más de US$675 millones sin licitación, a pesar de no tener suficiente equipo y de no haber cumplido con un contrato anterior”.

El líder laborista Keir Starmer también ha exigido una “investigación completa y transparente” sobre cómo Randox llegó a obtener los contratos de pruebas de covid-19. Dijo que era “vital que el público tenga confianza en que las asesorías particulares de Owen Paterson no influyeron en estas decisiones”.

Mientras tanto, el comisionado de información continúa investigando el uso de Lord Bethell de "WhatsApp y cualquier otro canal privado" para realizar negocios gubernamentales.

Relacionados

Rusos regresan a trabajo tras 9 días de suspensión por COVID

Los pacientes vacunados mueren de covid debido a la disminución de la inmunidad

Emotivos reencuentros familiares al desaparecer normas COVID

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.