Texas renueva los simulacros de "tirador activo" en las escuelas de educación básica para minimizar el trauma

AUSTIN, Texas— Después de que el hijo de Britt Kelly participara en un simulacro contra tiroteos hace dos años en su clase de kínder en Lamar, Texas, tuvo pesadillas y se orinó en la cama. Ahora, con ocho años, solo puede dormir con una luz encendida.

En agosto, la hija de Mary Jackson, alumna de preescolar en Leander, le pidió a su madre que pusiera un "candado especial" en la puerta de su habitación para "mantener alejados a los adultos malos" luego de otro simulacro contra tiroteos.

Clay Giampaolo, estudiante de último año de secundaria con necesidades especiales, dijo que después de los simulacros en su escuela en Plano, va a la sala de educación especial para "calmarse".

A medida que la nación reevalúa sus leyes relacionadas con armas, el entrenamiento para amenazas violentas se ha convertido en una realidad espeluznante, aunque común, en las escuelas de educación básica. Más de 40 estados exigen que las escuelas preparen a los alumnos para reaccionar cuando un campus sufre un ataque. Casi todos los alumnos de Estados Unidos hacen al menos uno o varios de estos simulacros al año, aunque su eficacia ha sido muy discutida por los legisladores estatales, el personal de las escuelas, los expertos en seguridad y los padres.

Alrededor del 98 por ciento de las escuelas públicas enseñaban a los alumnos los procedimientos contra tiroteos antes de la pandemia, de acuerdo con National Center for Education Statistics (NCES). Las razones son claras: en el curso escolar 2020-21 se produjeron 93 tiroteos en escuelas con víctimas, la cifra más alta en dos décadas, de acuerdo con NCES. Aunque los tiroteos escolares son poco frecuentes, tienen consecuencias devastadoras.

Pero los preparativos para estos eventos también pueden tener un precio. "El trauma literal que provocan es espantoso", dijo Giampaolo.

La ansiedad, el estrés y la depresión aumentan entre un 39 y un 42 por ciento en los alumnos de primaria y secundaria después de los simulacros de cierre, de acuerdo con un estudio publicado en diciembre en la revista Nature que examinó las publicaciones en las redes sociales. Los simulacros, sobre todo los que implican simulaciones, aumentaron el miedo de los estudiantes ante la posibilidad de un tiroteo y los hicieron sentirse inseguros en la escuela. Cuanto más realista era el simulacro, más miedo provocaban. De acuerdo con los expertos en seguridad, los estudiantes como Giampaolo que tienen necesidades especiales y los que han sufrido traumas previos son los más afectados.

Al menos un estado está dando un paso para equilibrar la seguridad escolar y la salud de los alumnos. Para minimizar el trauma de los participantes, las nuevas directrices de Texas exigen a las escuelas que se aseguren de que los simulacros no simulan tiroteos, un cambio que llega justo un semestre después de que un hombre armado matara a 19 estudiantes y dos profesores en Uvalde.

"Si algunos niños salen traumatizados o magnificamos los traumas existentes, no estamos avanzando en la dirección correcta", dijo Nicole Golden, directora ejecutiva de Texas Gun Sense, un grupo de defensa que apoyó el proyecto de ley.

Texas exige que las escuelas hagan dos simulacros de cierre al año, pero había confusión y diversas interpretaciones acerca de cómo debían hacerse, dijo la representante estatal Claudia Ordaz Pérez, demócrata que patrocinó el proyecto de ley que se aprobó durante la sesión legislativa de 2021.

A pesar de un creciente cuerpo de investigación en torno a cómo prepararse para los peores escenarios, no todas las escuelas están siguiendo las mejores prácticas y no hay manera de saber cuáles son, dijo Jaclyn Schildkraut, profesora asociada de justicia penal en la Universidad Estatal de Nueva York-Oswego, que ha argumentado a favor de los simulacros.

"No tenemos ninguna norma nacional, ninguna orientación nacional ni ningún sistema de seguimiento", dijo Schildkraut.

En casos extremos, las escuelas simulan tiroteos, con oficiales blandiendo armas o imitando sonidos de disparos, lo que, de acuerdo con ella, es innecesariamente traumatizante tanto para los estudiantes como para los miembros del personal. "No prendemos fuego a las escuelas para practicar un simulacro de incendio", dijo Schildkraut.

Las normas de Texas ahora distinguen más claramente entre los simulacros de cierre, que son obligatorios, y los ejercicios de amenaza activa, que son voluntarios y pueden implicar la recreación de aspectos de un tiroteo.

Un simulacro no implica heridas falsas ni sonidos de disparos. En su lugar, los alumnos hablan de lo que tienen que hacer o practican actividades como apagar las luces, cerrar las puertas y permanecer en silencio y alejados de las ventanas.

Los ejercicios de amenaza activa, cuyo objetivo es formar a los primeros intervinientes, pueden incluir representaciones realistas de alumnos heridos o sonidos fuertes. Dan a los funcionarios de diferentes jurisdicciones la oportunidad de planificar una respuesta coordinada, dijo Kathy Martínez-Prather, directora de Texas School Safety Center (TxSSC), pero las escuelas tienen que planificar esos simulacros con cuidado, sin exigir la participación de los estudiantes, dijo.

Las nuevas regulaciones requieren que las escuelas adapten los simulacros y ejercicios a las edades y desarrollo de los estudiantes, pero se centran en la creación de barandillas para los ejercicios de amenazas activas. No se prohíbe a los alumnos participar en los ejercicios, una medida que querían algunos grupos de seguridad de armas y de padres, pero las normas aconsejan a los centros educativos que los lleven a cabo en un momento en el que los alumnos no estén en el campus; también exigen que todos los implicados sean avisados con suficiente antelación antes de un ejercicio y que se haga un anuncio público inmediatamente antes, para que ningún participante confunda un simulacro con un tirador real.

La medida, que también ordena a los distritos escolares que busquen formas de minimizar los posibles traumas a los estudiantes y al personal, como consultar a profesionales de la salud mental mientras se planifican los simulacros, estuvo en vigor durante el curso escolar anterior, pero la Agencia de Educación de Texas (TEA) no ultimó las normas hasta este año.

Las aclaraciones llegan cuando las escuelas renuevan su atención a la seguridad. "Especialmente todo lo que salió de Uvalde, esta legislación es más importante que nunca", dijo Ordaz Pérez.

La medida es una señal de progreso gradual, pero no es completa, dijo Blair Taylor, una defensora de Moms Demand Action en Texas, una organización sin fines de lucro que se centra en poner fin a la violencia armada. Ella quiere que la legislatura de Texas haga más para evitar que se produzcan tiroteos en las escuelas.

Son "tiritas para los agujeros de bala", dijo Taylor. "No estamos abordando el problema real del fácil acceso a las armas y la cultura tóxica de las armas".

La Federación Americana de Profesores de Texas (Texas AFT) está creando carteles para asegurarse de que los profesores conocen las nuevas normas, para que puedan presentar cualquier queja a los distritos escolares, pero la normativa de Texas no especifica medidas punitivas si los distritos no la cumplen.

El Distrito Escolar Independiente Consolidado de San Marcos (SMCISD) no tiene planes de cambiar la forma en que realiza los simulacros este año, dijo Doug Wozniak, director de servicios de seguridad y salud del distrito.

Una vez al semestre, los alumnos reciben instrucciones de esconderse en un rincón en silencio mientras los primeros intervinientes recorren los pasillos y "sacuden ligeramente" los pomos de las puertas de las aulas, dijo. Los agentes entonces gritan "Policía. Abran". Los alumnos con necesidades especiales no están exentos de estos simulacros contra tiroteos, dijo, pero los agentes intentan comprobar primero las aulas con esos alumnos para que puedan reanudar rápidamente las clases.

Después del simulacro, los alumnos, los profesores y los primeros intervinientes se reúnen en la cafetería para dar un informe de lo ocurrido.

Pero incluso el hecho de mover los pomos de las puertas puede ser demasiado parecido a un simulacro para muchos estudiantes, especialmente para los más jóvenes o los que han experimentado un tiroteo anterior, dijeron algunos expertos.

Cuando las escuelas simulan cualquier aspecto de un tiroteo, pueden potencialmente hacer que los estudiantes se sientan inseguros en los terrenos de la escuela, dijo M. Aurora Vásquez, vicepresidenta de la política estatal y el compromiso de Sandy Hook Promise.

"La ansiedad comienza a surgir en ellos de forma regular cuando van a la escuela", dijo.

Texas limita el número de todo tipo de simulacros que los distritos escolares deben hacer a 16 por año escolar, pero muchos argumentan que los simulacros contra tiroteos no necesitan hacerse con frecuencia.

"Cuando se empiezan a hacer estos simulacros cada mes, lo que algunos distritos escolares exigen, entonces se empieza a sugerir que son relativamente probables", dijo David Schonfeld, director de National Center for School Crisis and Bereavement (NCSCB) del Hospital Infantil de Los Ángeles. "Esa es una mala percepción para los niños".

Muchos estudiantes dijeron que la forma en la que las escuelas de Texas actualmente hacen los simulacros tiene un impacto duradero. La hija de Jackson está en el espectro autista. Antes de agosto, nunca le preocupaba un intruso en su habitación. "Nunca tuvo miedo de los monstruos; nunca tuvo miedo de la oscuridad", dijo Jackson. Después, eso cambió.

Entre el tiroteo de Uvalde y la regularidad de los simulacros, dijo Giampaolo, él y muchos de sus compañeros se sienten incómodos en la escuela este año. "Literalmente solo queremos ir a la escuela y no preocuparnos de que nos disparen", dijo.

Kelly dijo que entiende la necesidad de estar preparados para los tiradores en la escuela, pero que ha sido difícil para su hijo.

"Ni siquiera sé cuál es la respuesta y creo que ahí es en donde me siento tan impotente en esta lucha", dijo. "Los niños se llevan la peor parte de las malas decisiones".

---

KHN (Kaiser Health News) es una redacción nacional que produce periodismo en profundidad acerca de temas de salud. Junto con Policy Analysis and Polling, KHN es uno de los tres principales programas operativos de KFF (Kaiser Family Foundation). KFF es una organización sin ánimo de lucro que le proporciona información acerca de temas de salud a la nación.