Texas: Iglesia llora muerte de 13 miembros en accidente

Por JIM VERTUNO

NEW BRAUNFELS, Texas, EE.UU. (AP) — Las 13 personas de la tercera edad que murieron en un accidente en Texas regresaban a casa de un retiro de tres días, donde estudiaron la Biblia y reforzaron sus lazos de hermandad, dijo el jueves el pastor de una iglesia al recordar a las víctimas.

"Estas son personas con las que nos hemos sentado y con las que hemos cenado y reído y llorado y orado. Eran parte de nuestra familia espiritual", dijo Brad McLean, pastor sénior de la Primera Iglesia Bautista, en New Braunfels, Texas.

Las autoridades dijeron el jueves que los miembros de la iglesia que murieron en el accidente del miércoles tenían entre 61 y 87 años. Estaba regresando a casa cuando el pequeño autobús en el que iban chocó de frente contra una camioneta pickup.

Caroline Deavors fue una de las creyentes que fue al retiro, pero regresó a casa en su auto. Dijo al San Antonio Express-News (http://bit.ly/2ocUq1r) que todo "es muy desgarrador".

Uno de los fallecidos fue el chofer del autobús, Murray Barrett, de 67 años, maestro de matemáticas en una escuela intermedia, que estaba semiretirado. Amity Dohoney, de 21 años, dijo que él fue su maestro en el séptimo y octavo grado, y que se mantuvieron en contacto a través de la iglesia.

Glenn Timmermann dijo que se le "cayó el alma al suelo" cuando se enteró de que Harold Barber, de 87 años, era uno de los fallecidos. Timmermann fue a la iglesia el jueves para rendirle tributo porque él conoció a Barber hace como un año, cuando Barber dirigía un estudio bíblico en un centro de retiro.

"Él era una persona amable y divertida. Siempre estaba sonriendo. Me trajo mucha felicidad en ese estudio bíblico", dijo Timmermann.

McLean dijo que los fallecidos eran parte de un grupo de 65 personas de la iglesia que fueron al retiro.

Agregó que horas después del accidente, los familiares seguían llegando a la iglesia para llorar apoyarse el uno al otro.

"La comunidad de nuestra iglesia hizo lo que las comunidades de iglesias deben de hacer: Muchas oraciones. Mucho apoyo para esas familias. Lloramos mucho con las familias de los afectados", dijo McLean.

McLean añadió que algunos de los fallecidos eran voluntarios en la cocina de la iglesia los miércoles por la noche.

"Creo que es la interacción y relación diaria que se ha desarrollado que, uff, esas son las cosas que realmente se verán afectadas de aquí a una semana, a un mes, a un año", dijo.