"Es patético lo diferente que me tratan cuando soy atractivo": un exmodelo saca a relucir la cruda realidad de la sociedad

·4  min de lectura

El testimonio de Eurasiawpww, un usuario de Reddit que se ha vuelto viral en los últimos dos días al contar su historia de ganancia y pérdida de peso, ha dado relevancia a una realidad que siempre ha existido: la discriminación por lo que marca la báscula existe y, además, no entiende de géneros. Este internauta denuncia tras lo vivido lo “patético” que es que haya quien trate a una misma persona de forma diferente en función de sus kilos.

En su relato cuenta cómo notó que, al engordar, su opinión pareció dejar de importar y la gente comenzó a tratarle de modo diferente. (Foto: Getty Images)
En su relato cuenta cómo notó que, al engordar, su opinión pareció dejar de importar y la gente comenzó a tratarle de modo diferente. (Foto: Getty Images)

El relato de Eurasiawpww, que ha encabezado con el título de “es patético lo diferente que me tratan cuando soy atractivo”, resume de manera certera, y los comentarios al hilo de su publicación dan fe de ello, cómo hay personas que adecúan el trato que dan a otros en función de su apariencia física. Este joven explica que tiene 24 años y que cuando era adolescente y hasta sus primeros veinte trabajó como modelo masculino. Sin embargo, “debido a problemas de salud mental y una serie de relaciones horribles, cogí una cantidad significativa de peso”.

Y ahí fue cuando se percató del cambio en la forma en la que le trataba la gente. Es una realidad que muchos mujeres han puesto en evidencia a lo largo del tiempo, pero no suele ser habitual testimonios masculinos en esta línea. “La forma en que la gente empezó a tratarme de manera diferente fue asombrosa. A nadie le importaba lo que tenía que decir y la gente me trataba como si ser gordo fuera el aspecto más significativo de mí”, continúa su relato. ¿Casualidad? No. Y él mismo explica el porqué a renglón seguido.

“Poco a poco he comenzado a perder peso y ahora se está notando. Es descaradamente obvio lo diferente que me tratan. La gente me mira más, sonríe más, me da más cosas, hace todo lo posible por ayudarme y, en general, está más atento a lo que tengo que decir. La gente también parece tener más miedo de confrontarme, pero quizás porque ahora estoy más musculado”, añade sobre cómo de nuevo ha cambiado la actitud de algunas personas al volver a estar delgado. Aunque lo que más raro le parece es que eso suceda incluso dentro de su propia familia. En concreto señala a “dos prima y una tía”.

Puede que ese trato diferente en función de los kilos que este usuario ha percibido no sea intencionado o que se produzca de manera inconsciente, pero su vivencia en primera persona da una idea de lo arraigado que está ese tipo de discriminación en la sociedad. Cada vez está más extendido el término ‘gordofobia’ y las redes sociales se han convertido en un canal habitual de denuncia de esta realidad. Hay quien piensa que quien tiene sobrepeso lo tiene por elección propia, sin ver más allá de los kilos y pararse a pensar que es altamente probable que detrás pueda haber un problema de ansiedad, de trastorno alimenticio, metabólico… o cualquier explicación ajena a la voluntad.

De todos los que se han animado a compartir su experiencia en este sentido hay una historia que sobresale por encima del resto por la crudeza de la misma y que ejemplifica muy bien lo dicho antes sobre las razones detrás del peso mayor o menor de una persona. Un usuario llamado Fair-Vegetable-7354 ha contado lo que él mismo vivió y su conclusión es que se trata mejor a un adicto que a un gordo. Su relato habla por sí solo:

“Solía ​​ser adicto a la metanfetamina y por eso estuve bastante delgado durante un tiempo. Cuando dejé de consumir el año pasado justo antes de que comenzaran los confinamientos, comencé a ganar mucho peso, debido al hecho de que mientras consumía, literalmente vivía de metanfetamina, cigarrillos y bebidas energéticas durante semanas (…). La diferencia de trato no solo con los extraños, sino de todos los que conozco, es tan increíblemente impactante y triste que durante un tiempo fue un gran detonante para mí y casi me empujó a empezar a consumir de nuevo para perder peso. Ahora estoy aprendiendo a amarme a mí mismo sin importar cómo luzco, así como a trabajar para lograr un peso más saludable. Pero, definitivamente, es una locura para mí que cuando era la definición literal de un criminal drogadicto mentalmente inestable la gente me mostró más respeto y eran mucho mejores que cuando mi mayor problema era mi peso”. 

Lo significativo de este hilo es que ha animado a que otras personas, tanto hombres como mujeres, a contar cómo han vivido y percibido esa misma diferencia en el trato al ganar peso. Como se sentencia en uno de los comentarios al hilo de la cantidad de testimonios en este sentido, “la discriminación de la belleza es muy real” y estos relatos dan fe de una parcela concreta de esa realidad, la que tiene que ver con el sobrepeso. 

EN VÍDEO | Pilar Rubio se pasa a la musculación: así son sus entrenamientos de fuerza para tener el cuerpo más duro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.