Tres testigos relatan masacre salvadoreña El Mozote en reinicio de audiencias

hs/rb/cfa

San Salvador, 8 feb (EFE).- Los sobrevivientes de la masacre salvadoreña de El Mozote, en la que fueron ejecutados unas 1.000 personas en 1981 por el Ejército, relataron hoy esta matanza ante un juez en el reinicio de las audiencias del proceso penal, en pausa desde mediados de diciembre de 2017.

El director de Derechos Humanos de la organización Cristosal y abogado acusador en la causa contra 18 mandos militares retirados, David Morales, explicó a Efe que los testimonios establecieron "la crueldad de este crimen masivo y el sufrimiento de las víctimas".

"Se sigue consolidando la prueba testimonial con la voz de los sobrevivientes y esperamos que estos aportes puedan ir avanzando a un mayor nivel de colaboración, sobre todo, del Ministerio de la Defensa para proporcionar la información que se sigue negando", apuntó Morales, también procurador de Derechos Humanos del país entre 2013 y 2016.

Añadió que el relato de los tres hombres ha "dejado en claro la responsabilidad de la Fuerza Armada, la participación de la Fuerza Aérea, de la artillería" y, principalmente, la participación del Batallón Atlácatl.

Eugenio Mejía, quien tenía 25 años de edad al momento de la masacre y perdió a su padre, relató a la prensa al final de la audiencia que los militares lo amarraron de pies y manos para torturarlo y apuñalarlo.

El agricultor recordó que los militares lo dejaron en su casa tirado en el piso y se llevaron al padre, momento que aprovecharon unas mujeres que estaban escondidas para socorrerlo y luego huyeron de la zona.

"La gente buscaba donde esconderse, porque ahí no había salvación para nadie", aseguró el sobreviviente, a quien los soldados le quemaron su casa hecha de forraje y que tuvo que huir a Colomoncagua, Honduras, donde vivió por 9 años "en el exilio".

En la parte acusadora también participa la organización Tutela Legal "María Julia Hernández", que ha acompañado a las víctimas en las diferentes etapas de este proceso y da seguimiento a la reapertura de la causa por el magnicidio de monseñor Óscar Arnulfo Romero.

El pasado 9 de diciembre, los pobladores de El Mozote y sitios aledaños, en el oriental departamento de Morazán, conmemoraron el 36 aniversario de la matanza, una de las más grande de Latinoamérica, animados por la causa penal.

También inhumaron, tras los actos oficiales, los restos de 6 niños de entre 5 años de edad y pocos meses de nacidos que fueron asesinados por el Ejército y que un equipo de expertos exhumó en 2015.

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981 unidades del Batallón Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros aledaños.

La causa penal de El Mozote, como la del asesinato de Romero de 1980 y de otras masacres, pudo ser abierta tras la anulación en julio de 2016 de una ley de amnistía por parte de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema. EFE