TESTIGO-Cómo fue ser voluntaria para el ensayo de la vacuna de J&J en Chile

Aislinn Laing
·3  min de lectura
La corresponsal de Reuters Aislinn Laing recibe la dosis de una vacuna o un placebo durante un ensayo clínico de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19

Por Aislinn Laing

SANTIAGO, 21 dic (Reuters) - La idea de inscribirme en el ensayo de una vacuna COVID-19 desarrollada por Johnson & Johnson se me ocurrió después de entrevistar al vicepresidente latinoamericano de asuntos médicos de la compañía en septiembre.

Josue Bacaltchuk me dijo que ofrecerse como voluntario para los ensayos significaba ser parte de la solución a un problema global, y los medios de comunicación podrían desempeñar un papel fundamental en el escrutinio del desarrollo de vacunas y en generar confianza entre las personas que podrían recibirlas. Todos nosotros, estos últimos nueve meses, nos habremos sentido en ocasiones abrumados por la tristeza generada por esta pandemia. Hasta el día de hoy, mi corazón se contrae cuando veo letreros que dicen a la gente, "Mantenga la distancia" y "Manténganse alejados", parece tan contrario a la naturaleza humana.

Como familia siempre hemos confiado en la ciencia médica y hasta ahora esa confianza ha sido recompensada. Los calendarios de vacunación de nuestros tres niños pequeños están actualizados y son sanos y saludables. Mi esposo superó con éxito un cáncer de testículo después de la quimioterapia y una excelente atención médica.

Mi madre y mi suegra corren un alto riesgo de enfermarse gravemente si contraen COVID-19 y han estado encerradas por largos períodos, al igual que mi abuela de 98 años, que es sociable y le encanta hacer actividades y sus propias compras.

Participar en la prueba fue simple: completé un formulario en línea, luego una enfermera del equipo local de pruebas de Janssen se puso en contacto y me pidió que completara uno más detallado. Luego me invitaron a Colina, un municipio al norte de Santiago.

Proporcioné algunas muestras de sangre para que me analizaran los anticuerpos para ver si ya había tenido el virus, me hice una prueba de embarazo y me sometí a un frotis nasal muy desagradable para una prueba de diagnóstico de PCR COVID-19.

Los equipos médicos estaban ocupados pero claramente emocionados de ser parte de algo tan importante. El sentimiento fue contagioso y los voluntarios que entraban y salían del contenedor que servía como centro neurálgico del ensayo sonreían y levantaban los pulgares.

Un médico intentó determinar mi historial médico y el riesgo de contraer el coronavirus: ¿trabajo en una oficina?, ¿cómo viajo hasta allí?, ¿estaban mis hijos en la escuela y cuándo fue la última reunión a la que asistí?

Pasé las pruebas y me llevaron a otro lugar para mi inyección. Terminó en minutos. Tenía una probabilidad del 50-50 de recibir la vacuna real o un placebo de solución salina en el ensayo doble ciego.

Me controlaron durante unos minutos para asegurarme de que no tenía una reacción inmediata, luego me agradecieron y me enviaron a casa, con solo una pequeña tirita circular que demostraba mi participación en el desarrollo de un producto del que todo el mundo está hablando.

Esa noche experimenté un fuerte dolor de cabeza, dolor en la mandíbula y un poco de náuseas, aunque, por supuesto, no sé si fue causado por la vacuna u otra cosa. Me fui a la cama temprano y me desperté sintiéndome bien.

Este ensayo está probando una vacuna de dosis única, potencialmente un ventaja potencial enorme si los datos son buenos y finalmente se aprueba.

Regresé al sitio del ensayo la semana pasada para nuevas muestras de sangre. Eso permitirá a los investigadores ver si desarrollé anticuerpos para combatir el virus o porque contraje COVID-19 sin saberlo, y si la vacuna que tal vez me pusieron pudo haber ayudado a disminuir el impacto.

(Reporte de Aislinn Laing, editado en español por Gabriela Donoso)