¿Quién va a testificar en la segunda audiencia del 6 de enero?

·4  min de lectura

Tras una primera sesión demoledora en su ronda de audiencias televisadas, la comisión del 6 de enero comienza en breve su segunda audiencia del verano: una sesión centrada en el origen y difusión de la “Gran Mentira”.

La audiencia contará con cuatro testigos, un grupo de hombres cuyas carreras les situaron en posiciones muy diferentes entre la noche electoral del 3 de noviembre de 2020 y los acontecimientos del 6 de enero de 2021.

Chris Stirewalt

Chris Stirewalt era editor político de Fox News en el momento de las elecciones de 2020, lo que significa que tuvo una influencia crucial en la cobertura de los resultados electorales por parte de la cadena. En ese cargo, autorizó a la cadena a seguir adelante con la convocatoria de Arizona para Joe Biden, lo que convirtió al medio afín a Trump en la primera cadena importante en poner el estado en la columna del ahora presidente.

Esa decisión, que salió de la mesa de decisiones de Fox News, enfureció a Trump y conmocionó a muchos de su círculo íntimo al ver los resultados. Stirewalt fue despedido en enero siguiente.

En un artículo de opinión del LA Times publicado pocas semanas después del ataque al Capitolio, escribió: “Me sentí orgulloso de haber sido el primero en proyectar que Joe Biden ganaría en Arizona, y muy feliz de defender esa decisión frente a una reacción pública alentada por el expresidente Trump. Tener razón y vencer a la competencia no es un acto de heroísmo; es simplemente cumplir con la descripción del trabajo que amo”.

Byung J. Pak

Byung J. (o “BJ”) Pak era fiscal de EE.UU. en Atlanta en el momento de las elecciones de 2020, pero dimitió el 4 de enero de 2021 cuando el equipo de Trump insistió falsamente en que las elecciones en Georgia se habían visto empañadas por un fraude electoral masivo. El verano pasado testificó a puerta cerrada ante el Comité Judicial del Senado, en una comparecencia que dio a los miembros del panel demócrata la confianza de que creía en el estado de derecho.

El nombre de Pak fue mencionado por Trump en la infame llamada telefónica de enero de 2021 con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, una conversación en la que el entonces presidente sugirió que las autoridades de Georgia debían “encontrar” suficientes votos para que él ganara. Esa conversación es ahora la base de una investigación en el condado estatal de Fulton que ha visto cómo se ha constituido un gran jurado para sopesar posibles cargos penales.

Benjamin Ginsberg

Benjamin L. Ginsberg, un veterano abogado electoral republicano, era un decidido crítico de Trump antes de la votación de 2020. Escribiendo en el Washington Post dos días antes de las elecciones, advirtió que los crecientes esfuerzos de Trump para deslegitimar la elección ya estaban teniendo un efecto corrosivo.

“Tal vez este era el plan todo el tiempo”, declaró. “La charla infundada del presidente sobre elecciones ‘amañadas’ causadas por el ‘fraude’ del voto por correo y las ‘trampas’ ha estado presente desde 2016; solo se ha incrementado en las últimas semanas”.

Se espera que su comparecencia ante el comité se centre en la escasez de pruebas de fraude electoral relevante, y en la infinidad de casos fallidos presentados por abogados aliados de Trump en todo el país en las semanas previas a la insurrección.

Al Schmidt

Al Schmidt era el único comisionado municipal republicano que supervisaba las elecciones de 2020 en Filadelfia, un puesto que lo puso en el punto de mira de la falsa teoría de conspiración de que la corrupción electoral profundamente arraigada en la ciudad más grande de Pensilvania lanzó el estado a Joe Biden. Fue señalado por Trump como “utilizado” para promover el supuesto fraude de la campaña de Biden, y ha rebatido de forma pública esa afirmación y otras similares en numerosas ocasiones desde el periodo inmediatamente posterior a las elecciones. Esto le valió la ira específica de Trump, que le llamó “un desastre en el fraude electoral masivo y las irregularidades que tuvieron lugar en Filadelfia”.

Dejó su puesto en enero de 2021, pero insistió al Philadelphia Inquirer que no había sido expulsado por los “terroristas psicológicos” entre la base de Trump.

No ha testificado: Bill Stepien

Bill Stepien fue el presidente de la campaña de la última etapa de la fallida reelección de Trump. Un antiguo asesor del exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que pasó de ser un rival de Trump a un aliado y a un crítico intermitente, tomó el timón de la campaña en el verano de 2020, cuando se hizo evidente que Trump tenía problemas para mantener la operación organizada.

Una figura mucho menos extravagante y beligerante que su predecesor, Brad Parscale, estaba preparado para declarar bajo citación, pero tuvo que abandonar en el último minuto debido a una emergencia familiar no especificada. Se reportó que su esposa se había puesto de parto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.