Uno de los terroristas más buscados por EE.UU. lidera la oración en una mezquita de Kabul: “Tenemos buenas intenciones”

·3  min de lectura
Khalil Haqqani, en una mezquita de Kabul
Khalil Haqqani, en una mezquita de Kabul

NUEVA YORK.- La mezquita más grande de Kabul, un gran edificio de cúpula azul en el corazón de la ciudad vieja, estaba rebosante de fieles para la oración del viernes cuando entró un grupo de combatientes talibanes.

Se trataba de combatientes de las fuerzas especiales, y un escolta de Khalil Haqqani, miembro de una de las redes más poderosas detrás del ascenso al poder de los talibanes y ahora parte integral de sus iniciativas para establecer un gobierno.

Su destacamento de protección vestía como los comandos del Ejército del ahora depuesto gobierno afgano. Vestían uniformes y cascos, tenían gafas de visión nocturna y se comportaban con un porte profesional.

Disturbios, disparos y desesperación: se complican las evacuaciones en el aeropuerto de Kabul

Limpiaron un espacio para Haqqani en la primera fila, donde él observaba: un nuevo rifle de asalto M4 de fabricación estadounidense a su lado. Después de que terminó el sermón del imán de la mezquita, Haqqani se levantó para dirigirse a los presentes.

“Nuestra primera prioridad para Afganistán es la seguridad”, dijo a la multitud, que fluyó hacia la calle. “Si no hay seguridad, no hay vida. Daremos seguridad, luego daremos economía, comercio, educación para hombres y mujeres. No habrá discriminación“. Fue recibido con vítores entusiastas.

La escena fue un recordatorio de que los talibanes gozan de un amplio apoyo en muchos sectores de Afganistán, aunque es difícil saber qué tan profundo es ese apoyo y cuánto durará.

“La gente está feliz ahora, porque los talibanes trajeron seguridad”, dijo un guardia de seguridad cerca de una caseta de cambio de moneda, que se negó a dar su nombre. “Pero estos son solo los primeros días. Depende de cómo gobiernen si la gente los apoyará “.

Por el momento, Haqqani disfrutó de la recepción. En la larga historia de la participación de Estados Unidos en Afganistán, pocos grupos han desempeñado un papel tan importante como la red de Haqqani.

Fundada por el renombrado comandante mujahidín Jalaluddin Haqqani a fines de la década de 1970, se sospecha que la red de la familia ayudó a Osama ben Laden a escapar de Tora Bora en 2001. Khalil Haqqani es su hermano y tío del líder adjunto de los talibanes, Sirajuddin Haqqani.

Después de la invasión estadounidense, la familia Haqqani llevó a cabo una operación que molestó y complicó el esfuerzo bélico durante años.

Ataques urbanos

Durante el conflicto, los Haqqani refinaron una marca característica de ataques terroristas urbanos y cultivaron una sofisticada red internacional de recaudación de fondos. Fue un factor importante en el impulso del ejército de Estados Unidos para mantener tropas en Afganistán.

Khalil Haqqani está en las listas de terroristas de Estados Unidos y Naciones Unidas. Y junto con varios miembros de la familia, ahora está desempeñando un papel destacado en el nuevo régimen talibán.

Dijo que había estado consultando con Abdullah Abdullah, presidente del Consejo de Reconciliación Nacional de Afganistán, y al expresidente Hamid Karzai. Uno de los otros sobrinos de Haqqani formó parte de la reciente delegación diplomática de los talibanes en Qatar y también ha estado en conversaciones directas con Abdullah y Karzai.

Después de que concluyeron los sermones, Haqqani pidió este viernes hablar con un fotógrafo del The New York Times que trabajaba en Kabul. Dijo que los periodistas estarían a salvo ahora que el país estaba en paz y que las mujeres también estarían protegidas. “Tenemos buenas intenciones”, dijo.

The New York Times

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.