Por qué algunos terremotos de gran magnitud causan gran destrucción y otros pocos daños

A man walks among rubble as he searches for people in a destroyed building in Adana, Turkey, Monday, Feb. 6, 2023. A powerful quake has knocked down multiple buildings in southeast Turkey and Syria and many casualties are feared. (AP Photo/Khalil Hamra)
Un hombre camina entre los escombros mientras busca personas en un edificio destruido en Adana, Turquía, el lunes. (Khalil Hamra / Associated Press)

El mayor terremoto que ha sacudido Estados Unidos desde la década de 1960 fue un temblor de 8,2 grados cerca de la península de Alaska el 28 de julio de 2021.

Si te cuesta recordar los horribles detalles, es porque no los hubo. Nadie murió ni resultó herido en el terremoto de Chignik, el séptimo mayor de la historia de Estados Unidos. No se derrumbó ni un solo edificio. Una inspección posterior al sismo en Perryville, la ciudad más cercana al epicentro, no reveló nada más preocupante que algunas grietas en los paneles de yeso.

No hay tales suspiros de alivio en las zonas devastadas por el terremoto de magnitud 7,8 que sacudió el sur de Turquía a primera hora del lunes. El sismo dejó más de 4.000 muertos, incontables heridos y decenas de miles de personas sin hogar al derrumbarse los edificios a su alrededor.

La magnitud por sí sola no determina el alcance total de los daños causados por un terremoto. La cantidad de muerte y destrucción que provoca un terremoto depende de múltiples factores, cada uno de los cuales puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte para quienes se encuentran en el lugar.

Ubicación, ubicación, ubicación

En términos sencillos y obvios, cuanto más cerca esté un terremoto de un asentamiento humano, más daño causará.

"Es como el tema inmobiliario: ubicación, ubicación, ubicación", explica Susan Hough, sismóloga del Servicio Geológico de Estados Unidos en Pasadena. "Es decir, la magnitud importa. Si es una [magnitud] 3 frente a una 8, eso [marca] la diferencia. ... Pero en general, cuanto más te alejas de la falla en movimiento, más se dispersa la energía y pierde su fuerza".

El terremoto de Chignik se produjo a unos 30 kilómetros bajo el lecho marino de la península de Alaska. Fue lo suficientemente profundo como para que su energía se hubiera disipado en su mayor parte cuando llegó al asentamiento humano más cercano, Perryville, un pueblo situado a unos 65 kilómetros de distancia con una población de unas 100 personas.

El terremoto de Turquía no tuvo esa suerte geográfica. Al igual que la falla de San Andrés de California, la falla de Anatolia Oriental -la veta a lo largo de la cual ocurrió este terremoto- discurre bajo zonas densamente pobladas.

Peor aún, el sismo del lunes se produjo relativamente cerca de la superficie, lo que se traduce en sacudidas mucho más fuertes en el suelo. El sismo principal se produjo a unos 18 kilómetros (11 millas) bajo la superficie, y una importante réplica de 7,5 grados fue aún menos profunda, a 10 kilómetros (6 millas).

El suelo

Los terremotos se producen de forma diferente según la composición del suelo. Las estructuras construidas sobre suelos sedimentarios más blandos, como los de la cuenca de Los Ángeles y el sur de Turquía, sufrirán más sacudidas que las ancladas en terrenos más firmes.

"Es básicamente tofu contra roca", afirma An Yin, profesor de geología de la UCLA. "Si construyes una casa perforada en roca sólida frente a una casa... perforada en tofu, ¿en cuál vas a confiar? Por supuesto, en las rocas".

Si hay suficiente humedad en el suelo, los terrenos sedimentarios también son propensos a la licuefacción. Es entonces cuando la combinación de presión intensa y sacudidas hace que la roca sedimentaria pierda su forma y se comporte más como un líquido que como un sólido. Los suelos de Ciudad de México son especialmente propensos a la licuefacción, razón por la cual los terremotos allí son tan devastadores. También lo es la región donde se produjo el terremoto de Turquía.

El entorno construido

"En la profesión tenemos un dicho: los terremotos no matan a la gente, sino los edificios. Esto es lo que estamos viendo realmente" en Turquía y Siria, dijo William Ellsworth, ex científico jefe del Programa de Riesgos Sísmicos del USGS y ahora profesor de geofísica en la Universidad de Stanford.

Un sismo de 7,4 grados en el este de Turquía en 1999, en el que murieron 17.000 personas, impulsó la adopción de códigos de construcción antisísmica más estrictos, a los que se han adherido muchas nuevas construcciones, sobre todo en las grandes ciudades. Pero la mayoría de los edificios que se construyeron antes de la entrada en vigor de las nuevas normas no se han adaptado para cumplirlas, con lo que muchos barrios densamente poblados corren el riesgo de sufrir catástrofes como la actual.

Vista aérea de los escombros de los edificios derrumbados en Hatay, Turquía, el lunes.
Vista aérea de los escombros de los edificios derrumbados en Hatay, Turquía, el lunes. (Anadolu Agency via Getty Images)

"Turquía tiene unos códigos antisísmicos muy buenos. En muchos aspectos, son tan fuertes como los que tenemos en California. Pero si los edificios no se construyeron según los códigos modernos, son vulnerables", dijo Ellsworth. "Mirando las fotos en Internet, es horrible ver un edificio de apartamentos tras otro completamente derrumbados".

El momento lo es todo

Incluso la hora del día o del año en que se produce un terremoto puede marcar la diferencia a la hora de sobrevivir.

"En general, la noche no es un buen momento para los terremotos", afirma Hough. La sacudida inicial en Turquía se produjo sobre las 4.15 de la madrugada, hora local, cuando la mayoría de los residentes de las zonas afectadas estaban en casa y durmiendo. Los terremotos que se producen a primera hora de la mañana suelen provocar un mayor número de víctimas cuando se derrumban edificios abarrotados.

Y aunque nunca es una buena época del año para que se produzca un terremoto de gran magnitud, el pleno invierno podría ser la peor. La fuerte nevada y la lluvia obstaculizaron el trabajo de los equipos de rescate que intentaban llegar a la provincia de Kahramanmaras, muy afectada por el sismo. Las temperaturas nocturnas en la zona están muy por debajo del punto de congelación, lo que dificulta tanto la supervivencia como el rescate.

Las secuelas

Las mayores víctimas de un terremoto suelen ser el resultado de "efectos secundarios", o desastres provocados por el sismo inicial. En el terremoto de San Francisco de 1906, fueron los incendios los que asolaron la ciudad al romperse las tuberías de gas y agua. En el terremoto del Océano Índico de 2004, fue el tsunami resultante el que arrasó la costa y mató a casi 228.000 personas.

En el terremoto de Turquía, se han registrado incendios en el puerto de Iskenderun, en el Mediterráneo, y a lo largo de un gasoducto. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, la región también corre un riesgo de desprendimiento de tierras entre importante y elevado.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.