"Terminator" Titmus: Con la mira fija en su objetivo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
AUSTRALIA-TITMUS (AP)
AUSTRALIA-TITMUS (AP)

Los ojos llenos de lágrimas durante la ceremonia de premiación fueron la mejor evidencia de que, después de todo, la Terminator australiana es humana.

Ariarne Titmus se permitió ese breve momento después de completar la primera parte de su misión olímpica con una concentración infranqueable.

Titmus, la nadadora australiana que doblegó a Katie Ledecky el lunes, lo hizo de nuevo el miércoles para colgarse su segundo oro olímpico en el estilo libre.

Tal y como hizo con Ledecky, la australiana conocida como “Terminator” dio alcance a Siobhan Haughey, de Hong Kong en otro final despiadado para sumar un oro en los 200 metros libres a su espectacular victoria sobre la estadounidense en los 400.

“Apenas voy a la mitad de mi programa”, dijo Titmus después de arrebatarle esos dos títulos a Ledecky.

La estadounidense quedó fuera del podio en los 200 metros, pero se recuperó para lograr un dominante triunfo en los 1.500 libres, en los que Titmus no compitió.

El sobrenombre de “Terminator” encaja con el estilo de Titmus en la piscina, pero también con su competitividad. Apenas tiene 20 años, pero parece que ya domina el arte de no permitir que nada la distraiga de su objetivo.

“Siento que soy bastante buena conteniendo mis emociones”, admitió. “Sabía que era algo que tenía que hacer muy bien”.

Incluso la ausencia de aficionados en la justa veraniega debido a la pandemia — aunque lamentable — no representa una gran diferencia para Titmus una vez que está en la piscina y a la caza de medallas de oro. “Estás en tu zona, así que en realidad no importa”.

Su reacción a las posibles distracciones en redes sociales es simple y, al parecer, altamente efectiva. Borró todas las aplicaciones de su teléfono mientras está en Japón dijo. No hay nada que la distraiga.

“Sólo hablo con mi familia un poco y tampoco mucho”, reconoció.

“Intenté no leer nada (en redes sociales). Creo que es bueno estar lejos de eso mientras compites. Es otra cosa de la que no tienes que preocuparte”, agregó.

Titmus se permitió dos momentos de emoción el miércoles: en el podio y durante una emotiva interacción con el entrenador Dean Boxall, cuyas efusivas celebraciones en las gradas se han vuelto un clásico.

Después de su segundo oro, Titmus y Boxall hablaron un poco, y aparentemente ambos rompieron en llanto.

“Verlo tan emocionado me emocionó, porque tenemos una gran sociedad”, dijo Titmus. “No solo gano yo. Él también gana”.

Titmus explicó que dejó salir sus emociones porque tiene un breve descanso antes de reanudar la caza, y se dio la oportunidad de exhalar.

Forma parte del equipo australiano del relevo 4x200 libres que nadará el jueves y finalizará su participación olímpica con un tercer duelo ante Ledecky en los 800 libres, donde la estadounidense parte una vez más como favorita.

Al igual que “Terminator”, Titmus señala que ahora es tiempo de “reiniciarse y enfocarse” para el resto de su misión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.