Terminan campañas en Francia previas a elección presidencial

Por RAPHAEL SATTER

PARIS (AP) — Las últimas horas de muchas campañas electorales son frenéticas y están dominadas por mensajes de último momento, sondeos de último minuto y masivas campañas a través de redes sociales a fin de alentar a los electores a salir a votar.

Pero esto no ocurre en Francia.

Leyes de hace más de medio siglo establecen que las campañas deben terminar 44 horas antes de que abran los centros de votación el domingo, lo que significa que políticos, periodistas e incluso ciudadanos ordinarios deben de abstenerse de divulgar cualquier tipo de "propaganda electoral".

Las cuentas de Twitter de los 11 candidatos presidenciales dejaron de enviar mensajes el viernes a la medianoche. La cobertura electoral de la televisión francesa cesó. Y para un periodista que ha recibido información noticiosa sobre un candidato u otro, ya es muy tarde.

"La prensa no puede publicar tal artículo", dijo Pascal Jan, profesor de Derecho Constitucional en Sciences Po Bordeaux. "Si hubiera un escándalo, debería de haber sido revelado el viernes".

La pausa nacional va desde la medianoche del viernes hasta las 8:00 de la noche del domingo en Francia y tiene la intención de dar tiempo de reflexión a los votantes, libre de distracciones de sondeos, comentarios por radio y actos de campaña televisados.

Las leyes también aplican para el ciberespacio, lo que quiere decir que los candidatos y sus campañas no pueden ni siquiera actualizar mensajes en Facebook ni Instagram. Las leyes incluso aplican para votantes franceses —por lo que alguien que publica en internet un mensaje pro socialista o a favor de republicanos podría estar infringiendo la ley, al menos en teoría.

"Aplica para todos nosotros. Está completamente prohibido ", indicó Jan, aunque reconoció que en la práctica una persona no sería castigada por expresarse en línea. "Pero si se convierte en algo masivo... desbalancearía la contienda y entonces podría influir en los votos de quienes estuvieron expuestos a las redes sociales".

En medio de las conversaciones sobre propaganda extranjera y las llamadas "noticias falsas" que podrían afectar la elección, las autoridades francesas parecen estar al tanto de las potenciales violaciones a la ley. A los periodistas les han dado varias veces instrucciones sobre lo que está y no está permitido en los últimos días.