Termina en Alabama una demanda sobre el censo y el recuento de indocumentados

Agencia EFE
·2  min de lectura

Washington, 4 may (EFE News).- Alabama ha abandonado su querella contra el Gobierno de Estados Unidos que buscaba la exclusión de los inmigrantes indocumentados en las cifras del Censo que determinan la representación política de los estados en el Congreso por una década.

La demanda la habían iniciado en 2018 el Gobierno estatal y el representante republicano Mo Brooks, y precedió el intento en 2020 del entonces presidente, Donald Trump, para la exclusión de los migrantes indocumentados.

El Censo se realiza en EE.UU. por mandato constitucional cada 10 años y sobre sus cifras de distribuyen la representación política en el Congreso federal y el Colegio Electoral, y miles de millones de dólares en fondos federales para vivienda, educación, salud y servicios sociales.

"Esta semana marca el fin del intento repugnante de Alabama por retornar al pasado cuando la Constitución de Estados Unidos omitió tratar a todas las personas como iguales en la distribución de escaños en la Cámara de Representantes", dijo este martes Thomas Sáenz, presidente del Fondo Mexicano Estadounidense de Educación y Defensa legal (MALDEF).

"La Enmienda 14 (de la Constitución) promulgada después de la Guerra Civil establece claramente que deberá contarse 'todo el número de personas en cada Estado' para la distribución decenal", agregó.

En su opinión, la "teoría nociva" de Alabama de que los indocumentados "no son personas bajo la Enmienda 14 es totalmente incoherente con el texto y la interpretación de la Constitución".

En diciembre, el Tribunal Supremo de Justicia desechó, por seis votos contra tres, un cuestionamiento al plan de Trump para descontar a los indocumentados en la distribución de representación política pero no se pronunció sobre la iniciativa del entonces presidente.

Debido, principalmente, a las demoras causadas en el censo de población de 2020 por la pandemia de la covid-19, la Oficina del Censo presentó sus resultados recién la semana pasada al presidente Joe Biden quien ya, tras su investidura el 20 de enero, decretó que se cumpla con lo estipulado por la Constitución.

El recuento de la población provocó cambios en el mapa político, ya que estados como Texas y Florida ganaron escaños en la Cámara de Representantes por sus incrementos demográficos, lo que ha hecho que California, Pensilvania o Illinois, entre otros, pierdan poder a nivel federal con estos nuevos datos.

De hecho, California, líder durante mucho tiempo en el crecimiento de la población, ha perdido un escaño en esa cámara por primera vez en la historia.

(c) Agencia EFE